Todo lo que tienes que saber sobre la alcachofa

La alcachofa es la típica planta que crece casi en cualquier sitio sin necesitar mucha agua, y que además tiene propiedades medicinales muy interesantes. Es más, si quieres tener un sistema inmunológico fuerte te voy a recomendar que te hagas con unas cuantas semillas o plántulas y que procedas a cultivarlas.

¿No tienes ni idea de cómo hacerlo? No te preocupes: para eso tienes esta guía completa en la que te contaré todo sobre esta planta.

Origen y características

Nuestra protagonista, llamada alcachofera, alcaucil o alcachofa, y cuyo nombre científico es Cynara scolymus, es una planta herbácea originaria del Mediterráneo occidental. Alcanza una altura de 1,4 hasta 2 metros. Forma un rosetón de hojas enteras hasta profundamente segmentadas y con pocas o ninguna espina que brota de un único tallo. Estas son de color verde claro en el haz y con pelitos blanquecinos en el envés.

Durante la primavera brotan cabezuelas cubiertas de numerosas brácteas -hojas modificadas que protegen a las flores- de color lila.

Principales variedades

Son las siguientes:

  • Blanca de Tudela: es una variedad alargada de color verde y tamaño pequeño.
  • Espinosa: las brácteas son espinosas. Puede consumirse cruda.
  • Romanesco: es una variedad gruesa, redonda y de color violeta.
  • Española: produce numerosos brotes basales. Es blanca, con la cabeza más pequeña.
  • Violeta de Provenza: es muy pequeña y tiene forma cónica. Sus brácteas son violáceas. Se puede comer cruda cuando todavía no está madura del todo.

Cultivo y cuidados

Si quieres cultivar alcachofa, a continuación te explico cómo:

Siembra

Las semillas se siembran en primavera, y se hace de la siguiente forma:

  1. Primero, se rellena una bandeja de semillero (puedes conseguirla aquí) con sustrato para semilleros (como este).
  2. Segundo, se riega y se colocan un máximo de dos semillas por cada alvéolo.
  3. Tercero, se cubren con una fina capa de sustrato y se vuelve a regar, esta vez con un pulverizador.
  4. Cuarto, se coloca el semillero en una bandeja de plástico, en el exterior a pleno sol.
  5. Quinto, cada 2 días se va regando -echando el agua en la bandeja-.

Así, germinarán a lo largo de los próximos 7-14 días.

Plantación

Cuando las plantitas tengan una altura de unos 5-10cm, será el momento de pasarlas al huerto:

  1. Antes de nada, hay que preparar el terreno: quitar las hierbas silvestres, abonar con guano (u otro abono orgánico como el estiércol de vaca), e instalar el sistema de riego por goteo.
  2. Después, hay que hacer los surcos, dejando una distancia de unos 120cm entre ellos.
  3. Luego, se plantan las plantitas de manera que queden separadas por unos 90cm entre ellas.
  4. Por último, se pone en marcha el sistema de riego.

Mantenimiento

Ahora que las tienes plantadas, hay que cuidarlas. Para eso hay que hacer lo siguiente:

  • Regar 2-3 veces por semana en verano. El resto del año no importará regar tan seguido.
  • Abonar al menos una vez al mes (como máximo cada 15 días) con un abono orgánico.
  • Quitar las hierbas que vayan creciendo.
  • Tras la cosecha, y cuando se estén empezando a secar, hay que darles una poda drástica ya que así se favorecerá la producción de hijuelos la próxima temporada.

Plagas y enfermedades

Plagas

  • Pulgones: son parásitos de unos 0,5cm que se alimentan de las células de las hojas y de las raíces. Se pueden controlar con trampas adhesivas de color amarillo (puedes conseguirlas aquí).
  • Moluscos: los caracoles y las babosas pueden causar estragos al comerse las hojas. Se pueden combatir con molusquicidas, pero si se tienen animales domésticos es mejor usar estos remedios caseros.
  • Taladro de la alcachofa: es un lepidóptero que excava galerías en el tallo, causando problemas a la planta. Se combate con Bacillus thuringiensis (puedes comprarlo aquí).
  • Mosca blanca: es un parásito de color blanco con alas que mide unos 0,5cm el cual también se alimenta de las células de las hojas. Se puede combatir con la trampa adhesiva amarilla.

Enfermedades

  • Mildiu: es un hongo que causa la aparición de un polvillo blanco en hojas, tallos y frutos. Se combate con fungicidas naturales (puedes comprar aquí).
  • Oidio: es un hongo que causa la aparición de un moho gris en las hojas. Se combate también con fungicidas.
  • Botrytis: es un hongo que causa la pudrición del tallo y de las raíces. Se combate con fungicida, aunque también hay que reducir los riegos.
  • Virosis: son virus que causan la aparición de mosaicos en las hojas y el fruto. No tiene cura.

Recolección

La época de recolección empieza en otoño (a partir de noviembre en el hemisferio norte) hasta finales de invierno/primavera. Lo que se hace es cortar 8-10cm de tallo floral, a partir del segundo año tras su siembra.

Multiplicación

Además de por semillas, puedes tener alcachofas de otras maneras: por hijuelos, los cuales se tienen que separar antes de que el tallo floral crezca; y por división de mata. Para esto último lo que se hace es, a comienzos de primavera, suspender el riego y cortar la planta a unos 25cm del suelo, quedando el rizoma y algunas ramas. Luego, se divide en 4 con un trozo de rizoma y las yemas, y se plantan en otras zonas.

Rusticidad

Su rango de temperaturas adecuado es de 7 a 29ºC, pero soporta hasta los -6ºC de mínima y hasta los 38-40ºC de máxima.

¿Qué usos tiene?

Culinarios

Las alcachofas se pueden consumir guisadas o cocidas, y algunas variedades crudas. La frecuencia ideal es 2-3 veces por semana. Su valor nutricional es el siguiente:

  • Agua: 88%
  • Hidratos de carbono: 7,5% (fibra 3,5%)
  • Proteínas: 2,3%
  • Lípidos: 0,1%
  • Potasio: 570 mg/100 g
  • Sodio: 35 mg/100 g
  • Fósforo: 80 mg/100 g
  • Calcio: 45 mg/100 g
  • Vitamina C: 9 mg/100 g
  • Vitamina A: 17 microgramos/100 g
  • Vitamina B1: 0,1 mg/100 g

Medicinales

Tiene muchas usos medicinales, que son:

  • Ayuda a regenerar el hígado: al agua que usamos para cocinarlas, le añadimos un jugo de limón. Luego, solo tendremos que ir tomándolo después de las comidas.
  • Nos ayuda a adelgazar: debido a sus propiedades diuréticas y depurativas, tomando infusiones podremos ir recuperando nuestro peso.
  • Cuida el tracto intestinal: evitando así (o tratando) el estreñimiento. Para esto, bastará con hervir un par de alcachofas al vapor y degustarlas.
  • Nos da energía: si nos solemos sentir cansados, seguramente sea porque nos falte comer alcachofas 😉 . Así que hay que incluirlas en la dieta.
  • Trata el dolor de cabeza: para los dolores de cabeza no hay nada mejor que tomar infusiones de alcachofa.

¿Te ha resultado interesante?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *