La camomila (Chamaemelum nobile)

Hoy vamos a hablar de una planta cuyo cultivo y cuidados son bastante gratificantes. Se trata de la camomila. Su nombre científico es Chamaemelum nobile y también se le conoce por el nombre común manzanilla. Es muy utilizada por sus propiedades medicinales. Su origen tiene lugar en el mediterráneo y pertenece a la familia Asteraceae.

Si quieres aprender todas sus propiedades y cómo cultivarla, sigue leyendo porque en este post podrás conocer todas sus características y necesidades.

Características principales

Se trata de una especie herbácea aromática y anual cuyo tallo es bastante erguido. Es capaz de medir hasta unos 50 cm de altura cuando alcanza su máximo crecimiento. Las hojas son pinnadas, alternas y segmentadas. Tienen una pequeña capa de vello.

En la época de verano dispone de una inflorescencia formada por flores amarillas que se rodean de lígulas blancas y un carola amarilla. Los frutos de la camomila son los llamados aquenios cilíndricos. Tan sólo tienen 1 mm de diámetro.

Para polinizar, esta planta necesita ayuda de insectos como avispas, abejas y hormigas. Es capaz de llegar a autopolinizarse, aunque es más común que emplee insectos para ello. Esta planta es a menudo confundida con la manzanilla romana o amarga. Sin embargo, ésta tiene el tallo más rastrero y menos altura.

De la camomila sólo se utilizan las flores. Son las que tienen propiedades medicinales. Una vez que la parte de la flor está desarrollada se puede recoger. El día en el que las flores se abren es cuando más se aconseja recogerlas. Esto es debido a que sus componentes están más activos y presentan mayor cantidad. Cuando ya se han recolectado, se guardan a la sombra para que se sequen y en un lugar ventilado.

Para que la planta no sufra o se degrade, se recomienda podarla una vez se han recogido las flores.

Propiedades medicinales

La camomila es frecuentemente utilizada por sus propiedades medicinales. Se utiliza tanto para usos externos como internos. Vamos a comenzar describiendo los usos internos.

Usos internos de la camomila

Por lo general se emplea tomando infusiones. Es el uso más popular de todos.

  • Problemas digestivos. Gracias a sus propiedades digestivas, se emplea para que nuestro sistema digestivo mejore su rendimiento y no genere problemas. Para ello, se toma en forma de infusión después de las comidas más abundantes. Así, la digestión se realizará más ligera. Con sus propiedades carmitativas, nos ayuda a liberar los gases.
  • Gastritis y úlceras. Tiene propiedades antiinflamatorias que ayuda con estos problemas intestinales. Además, tiene la capacidad de reparar y proteger la membrana gástrica.
  • Cuida el hígado. Gracias a la camomila, nuestro hígado puede expulsar mejor la bilis.
  • Provocar el vómito. Cuando estamos más del estómago, la manzanilla nos ayuda a provocar el vómito y liberarnos de aquello que nos está perjudicando. También calman los nervios del estómago.
  • Es buena para regular los flujos vaginales y la periodicidad de la menstruación.
  • Es eficaz contra los nervios y el insomnio.
  • Retención de líquidos y obesidad. Es una planta que elimina los líquidos en el cuerpo. Es interesante emplearla en personas con sobrepeso.
  • Ayuda a eliminar las grasas en la sangre para combatir el colesterol.

Usos externos de la camomila

Crema de manzanilla

Esta planta no es sólo utilizada mediante infusiones. También se puede aplicar de manera externa para beneficiarnos de todas sus propiedades.

  • Colirio natural. Cuando se tiene conjuntivitis, realizar un baño de manzanilla es una buena opción. Es capaz de aliviar los dolores y luchar contra los ojos cansados.
  • Problemas de piel. Cuando hay granos, heridas, dermatitis o ampollas, la manzanilla es muy buena para aliviar estos problemas. Esto puede hacerlo gracias a sus mucílagos.
  • Tratamiento contra el dolor. Cuando tenemos dolor articular o de espalda, es frecuente utilizarse aceite de camomila elaborado con aceite de base y unas gotas de aceite esencial de manzanilla. Para las personas que tienen dolor de muela se puede emplear infusiones para realizar enjuagues.

Cultivo de la manzanilla

Necesita algunos cuidados para que su cosecha sea óptima. Hay varias técnicas para que su cultivo sea lo mejor posible.Lo primero es la fecha de su siembra. Esta planta ofrece la ventaja de que es anual, por lo que podemos sembrarla siempre. Se necesita un suelo suelto pero humedecido. Las semillas deben colocarse a una profundidad equivalente al tripe de su tamaño. Si la entierra a demasiada profundidad, no germinará.

El riego tiene que ser con bastante cuidado y una cierta regularidad para favorecer su crecimiento. En aproximadamente unos 15 días, comenzará a brotar. Para que pueda desarrollarse bien necesita de un sustrato con un buen drenaje. Esto ayuda a que no se apelmacen. El suelo no debe ser muy rico en materia orgánica, así que el aporte de compost es completamente opcional.

En cuanto al clima, es mejor que las temperaturas sean templadas. Cuando hace más frío es recomendable protegerlas del viento y las heladas. Necesiten luz del sol directamente. Es mejor estar en buen espacio y mejor si es soleado.

Para regarla, es mejor regarla de menos que de más. La camomila es más resistente a la sequía que al exceso de agua. Se puede regar mediante el goteo o colocando algunas bandejas debajo de ellas. De esta forma, la planta podrá incorporar el agua conforme vaya necesitándola.

Cuidados imprescindibles

Para que nuestra camomila tenga el mejor estado, se necesitan seguir algunos consejos en sus cuidados. Lo primero es el abono. Cuando son ejemplares jóvenes de entre cuatro y seis semanas, deben ser abonados por un poco de fertilizante de liberación lenta. Conforme crecen, van dejando tras de sí algunas flores marchitas. Se debe podar una vez han florecido para favorecer a la nueva floración.

Para no dañar a la planta, su recolección se tiene que realizar al final de la temporada estival o antes de que caiga la primera helada. Recordamos que no son buenas aguantando las temperaturas más bajas. Para protegerlas, hay que arrancar por completo todas las ramas antes de que se vuelvan amarillas.

No se debe colocar la planta cerca de otras ya que las semillas se dispersan muy fácilmente y pueden invadir otros maceteros. La profundidad ideal del macetero debe ser entre 20-30 cm.

Con estos consejos podrás cuidar perfectamente de tu camomila y disfrutar de todos sus beneficios.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Flores

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.