¿Cómo tratar la gomosis?

La gomosis es un problema común en árboles

Cuando tenemos árboles nos gustaría que estuvieran sanos siempre, pero en base a mi experiencia te puedo decir que son, después de las hortícolas, las plantas más vulnerables a plagas y a enfermedades que existen. Durante los primeros meses de vida tanto los hongos como los insectos pueden acabar con ellos en cuestión de días; y cuando son adultos, a menos que tengan todo lo que necesitan podrían sucumbir al ataque de, por ejemplo, gusanos barrenadores. Pero si hay algo que nos preocupe más es la gomosis.

Esta enfermedad fúngica (causada por hongos) es un problema muy serio, ya que no es normal que las plantas secreten goma. Veamos qué es y cómo podemos prevenir la gomosis.

¿Qué es?

La gomosis puede afectar a los cítricos

Se trata de una enfermedad causada por el hongo Phytophthora citrophthora que se desarrolla en el tronco y ramas de las plantas, especialmente de las leñosas. Así, podemos ver que estas secretan sustancias de carácter gomoso que tienen un color ámbar, la cual al principio serán blandas, pero que con el paso del tiempo y de los efectos del viento y del sol se irán endureciendo.

Y es que en la mayoría de los árboles que se clasifican como árboles de hueso es muy frecuente que aparezcan esta resina gomosa en diferentes partes del tronco y la corteza. Esta sustancia gomosa no es más que la resina que se ha ido cuajando. Se sabe que no es una enfermedad en sí misma pero sí constituye un síntoma grave y evidente de que algo no está funcionando bien. Cuando vemos que nuestro árbol comienza tener estas sustancias gomosa es que existen algunos problemas que debemos solucionar.

La gomosis también se puede originar a raíz de infecciones de hongos, invasión de insectos nocivos y otros agentes patógenos que entra en contacto con el árbol a través de las zonas que tienen más vulnerables. Por ejemplo, pueden entrar en las partes que hayan sido podadas, en injertos mal efectuados, algunos golpes o cortes, etc.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la gomosis son los siguientes:

  • Secreción de la goma de ramas y/o tronco
  • Muerte de las ramas afectadas por deshidratación
  • Las hojas adquieren un tono verde claro con el nervio amarillento
  • Los frutos no se desarrollan (se quedan pequeños y caen)

Aunque hay que investigar todo lo necesario hasta descubrir el origen de la gomosis, hay que actuar en el menor tiempo posible y raspar y sanear la zona. Uno de los tratamientos que se realizan de forma más acelerada para evitar mayor daño al árbol es la de retirar los restos de corteza y materia que estén infectados hasta que se puede observar un color verde claro.

Es recomendable utilizar sobre la superficie afectada productos o pastas cicatrizantes. Estos productos ayudarán a detener la enfermedad.

La gomosis puede afectar a cualquier árbol

¿Cuáles son las causas?

La causa más común es la poda mal hecha (en la estación que no toca y/o utilizando herramientas que no se han desinfectado antes de usarlas). Nosotros no podemos verlos, pero los virus, bacterias y los hongos pueden adherirse a las herramientas que utilicemos; de ahí que sea tan importante limpiarlas después de su uso pues de lo contrario podríamos poner en riesgo la vida de la planta.

Además, si son cortes hechos en ramas que empiezan a lignificar o que ya son leñosas, es muy recomendable cerrar la herida con pasta cicatrizante (como esta de aquí por ejemplo).

Pero aparte de la poda tampoco se puede descartar que la propia planta esté débil. A menudo, si no se trata a tiempo, una plaga puede convertirse en un problema más grave al combinarse con hongos.

¿Cómo se trata?

Con fungicidas, como el Fosetil o el oxicloruro de cobre, en primavera y otoño siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. La gomosis no es una enfermedad que sea demasiado grave, pero es muy recomendable tratarla a tiempo para evitar que el árbol se vaya debilitando poco a poco.

Se puede tratar de forma eficaz la gomosis con un abono suficiente en el terreno, los fungicidas que hemos mencionado anteriormente y algunos productos que incluyen cobren sus componentes para tratarlos mejor.

Existen algunas zonas de España donde la gomosis atacada más a los almendros. En estas zonas se llevan a cabo una especie de tratamiento especial. Y es que los profesionales estaban en torno al tronco del almendro dejando al aire algunas partes de las raíces. De esta forma, la raíz consigue una buena aireación. Con la tierra que se extraen al cavar alrededor del tronco se consigue formar una barrera que impedirá que el exceso de agua de lluvia pueda entrar al tronco y las raíces. Gracias a este tipo de tratamiento se consigue detectar los primeros síntomas de la gomosis y aplicar los productos con oxicloruro de cobre en una proporción aproximada al 1%.

Si se va a realizar fumigaciones en el jardín, una buena pulverización de un producto adecuado en la época de primavera y otoño dan bueno resultados para la prevención. Y es que la mayoría de veces es mejor prevenir la enfermedad que intentar curarla.

La gomosis se ha de tratar lo antes posible

¿Qué ocurre si no tratamos la gomosis?

Si dejamos que esta enfermedad se desarrolle y no la tratamos a tiempo, ocurren una serie de problemas mucho peores. Cuando la enfermedad comienza se ve favorecida por una mayor cantidad de humedad en el ambiente. Es así como se van formando cotas con ese carácter gomoso. Cuando estás gota se van haciendo cada vez más grandes de sidra tan toda la zona del área afectada.

Si no lo tratamos a tiempo, puede seguir afectando a la savia necesaria para que la planta pueda crecer. Además, las raíces que estén bajo la zona más afectada no recibe la savia ya elaborada y acaba por secarse.

Algunos de los efectos que se puede observar de la gomosis a largo plazo es el desarrollo de frutos pequeños sin desarrollar bien, brotes frágiles como muy poco desarrollo, un tono amarillento las hojas, limbos de tamaño reducido y también de un color amarillo. Por último, en la última fase de esta enfermedad las lesiones que sean ido produciendo a lo largo del desarrollo de la misma dejan visibles algunas cicatrices te rodearán toda el área que se ha afectado.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la gomosis y su tratamiento.


4 comentarios, deja el tuyo

  1.   mirtha barchiesi dijo

    muy bueno el articulo, como asi tambien otros publicados.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Nos alegra de que te guste, Mirtha 🙂

  2.   Angelica dijo

    El verano pasado varios árboles (casi todos frutales) de mi jardín enfermaron de gomosis y lo detecté demasiado tarde, me recomendaron un fungicida sistemico que frenó la enfermedad pero no se recuperan, en dos de ellos a penas han florecido un par de ramas y en el resto nada. Parece una pregunta tonta pero ¿debo suponer que están muertos? ¿Se pueden salvar los que tienen una ramita sana? Gracias.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Angelica.
      Te recomiendo rascar un poco el tronco a ver si sigue verde.
      Por lo que cuentas, parece que no hay muchas esperanzas, pero… todo es probar a ver.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.