Hypericum calycinum

Hoy vamos a hablar de un tipo de planta que es utilizado frecuentemente como planta tapizante en los jardines tanto privados como públicos. Se trata del Hypericum calycinum. Se le conoce también por los nombres comunes de Hipérico rastrero, Hipericón, hierba de San Juan y rosa de San Juan. Es una planta originaria de Grecia y Asia menor y pertenece a la familia Gutiferaceae. Sus flores hacen que pueda servir de decoración en jardines aparte de su función como planta tapizante.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todo lo que debes saber sobre el Hypericum calycinum.

Características principales

Flor del Hypericum calycinum

Se trata de una planta de tipo arbusto enano que tiene hojas perennes y es frecuentemente utilizado en jardines. Cuenta con hojas de color verde oscuro y son de tipo opuestas. Las hojas son enteras y tienen ramas que cuelgan. Las flores de este arbusto son bastante atractivas desde el punto de vista ornamental. Por ello, este arbusto es frecuentemente utilizado para servir de relleno en los jardines y como planta ornamental.

Las flores de este arbusto son de color amarillo con cinco pétalos y estambres que sobresalen en forma de ramilletes. Hay personas que asemejan a estas flores como si se tratasen de brochas. La floración tiene lugar en verano. Suele comenzar durante los meses de junio y aguanta hasta el mes de octubre.

Aunque al principio es considerada como una planta bastante difícil de establecer, no requiere de mucho mantenimiento una vez se ha adaptado al ambiente. Y es que su capacidad de adaptación al nuevo ambiente es algo menor y, por ello, al principio debemos otorgarle más cuidados y atención. Sin embargo, una vez la planta se ha adaptado escapa de desarrollarse en buenas condiciones y con poco mantenimiento.

Su esperanza de vida suele situarse en los 25 años, por lo que sirve para decorar el jardín durante mucho tiempo. No es una planta tóxica para las personas y sus flores son letales para los insectos. Con estos arbustos podemos liberarnos del exceso de insectos que se sienten atraídos por los tonos ultravioletas de sus inflorescencias. De esta forma, ayuda contra la cantidad insectos que hay nuestro jardín.

El Hypericum calycinum es bastante robusto y llamativo cuando tiene sus flores. Es entonces donde se forma una masa de grandes flores con un color amarillo vivo y con estambres prominentes. Si el desarrollo es el adecuado y las condiciones son buenas es capaz de alcanzar 30 centímetros de altura y se puede llegar a extender de forma indefinida. Esto hace que se trate de un arbusto muy aconsejado para los arriates mixtos.

Usos del Hypericum calycinum

Decoracion con hierba de San Juan

Esta planta se utiliza principalmente en rocallas, revestimiento de pendientes y taludes. También sirve como sotobosque en jardines que cuentan con árboles de mayor altura. Para aquellas zonas donde el césped no cubra todo el territorio, por cualquier condición, esta planta se usa como tapizante.

Es bastante recomendable sembrar debajo de árboles donde no representa ningún tipo de competencia para sus raíces. Por ello es por lo que sirve de planta de sotobosque ya que no interferirá en el desarrollo de los árboles y, ayudará a eliminar el exceso de insectos que puedan atacar a los árboles.

La hierba de San Juan ha sido muy extendida en el uso de fondo en rocallas para las sesiones de fotos de bodas. Esto es debido a que tiene un colorido amarillo brillante y bastante vivo. Estos colores juegan un papel fundamental para otorgar buenas vibraciones a las fotos.

Cuidados necesarios de Hypericum calycinum

Hypericum calycinum

Como hemos mencionado antes, es necesario que esta planta tenga un proceso de adaptación algo más lenta al suelo. Por ello, es posible que al principio debamos de otorgarle mayor atención y cuidados a la planta. Una vez se ha adaptado bien al ambiente, podrá desarrollarse en buenas condiciones con un bajo mantenimiento. Vamos analizar paso paso cuáles son los cuidados principales que necesita esta planta.

Lo primero de todo es la exposición al sol. Este arbusto necesita una exposición solar bastante abundante de forma diaria y con temperaturas que ronden entre los 15 y 25 grados centígrados de media. Esto significa que es una planta que no tolera para nada bien las heladas. Debemos sembrar este arbusto en zonas donde no suelen haber heladas o muy poco pronunciadas.

Prefiere suelos con textura ligera y que estén bien drenados. Esto significa que el agua de riego no puede almacenarse. Si regamos y el suelo no tiene suficiente el drenaje como para que el agua no se acumule, las raíces de esta planta podrían morir. La época de trasplante más aconsejada es en otoño o invierno. Esto es debido a que se le pueden otorgar mejores cuidados y no tiene tantos requerimientos energéticos como cuando se encuentra en la época de floración.

Como es de esperar, el Hypericum calycinum no necesita de mucho riego. Con regarlo una vez cada 4-5 días es más que suficiente en la época de verano. En invierno habrá que regarlo aún menos. Si las precipitaciones en nuestra zona son abundantes, durante el invierno no será necesario el riego.

Para potenciar el desarrollo de las flores que le otorgaran un color amarillo vivaz es aconsejable añadir un poco de abono mineral. Este abono mineral se añadirá durante la época de floración para ayudarle con mayores cantidades de nutrientes.

Mantenimiento y plagas

Como hemos mencionado al principio del artículo se trata de una planta que no requiere de demasiado mantenimiento. Una vez la planta sea adaptado al territorio apenas necesita de riego, una exposición solar continua y un suelo con un buen drenaje.

Si queremos hacer que el arbusto tenga una mejor apariencia para utilizarlo como planta ornamental es interesante realizar una poda. La poda debe ser pequeña y se debe realizar en otoño. No hay que preocuparse por las plagas o enfermedades habituales ya que esta planta tiene protección frente a insectos. Recordamos que sus flores son tóxicas para aquellos insectos que se ven atraídos por la luz ultravioleta que desprenden sus flores. La manera más rápida de poder multiplicar esta planta es mediante esquejes. También se puede hacer por división de mata cuando lo plantamos pero corremos el riesgo de tener que aumentar los cuidados y el mantenimiento. La mejor época del año para realizar los esquejes es a principios de otoño. De esta forma, el arbusto tendrá el resto del invierno para poder adaptarse a las nuevas condiciones y reunir la energía suficiente para poder tener una buena floración en la época de verano.

Espero que con esta información puedan conocer más acerca del Hypericum calycinum.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.