Conoce a la Ludisia discolor, una joya de orquídea

Hojas de la Ludisia discolor var. alba

Probablemente estés acostumbrado/a a ver orquídeas con hojas anchas de un color verde oscuro y unas flores increíblemente decorativas. Pero hay una planta que se puede encontrar fácilmente en los viveros y que bien podría confundirse con una planta común… hasta que ves sus hojas. Su nombre científico es Ludisia discolor, aunque su nombre común es Orquídea joya.

¿Por qué? Porque es una auténtica joya 😉 . Sus hojas tienen un gran valor ornamental, y sus flores, si bien son pequeñas, también son preciosas.

¿Cómo es la Ludisia discolor?

Planta de la Ludisia discolor

Esta orquídea es originaria de Asia tropical, donde se la puede ver en países como Tailandia y Filipinas. Crece hasta alcanzar una altura de 70 centímetros, produciendo tallos cobrizos o verduzcos (dependiendo de la variedad). De él surgen las hojas, que son elíptico-lanceoladas, y miden entre 7 y 10 centímetros de longitud, con una superficie de tacto suave. Las flores brotan de un tallo floral cubierto de pelillos hacia el final del verano.

Es una planta que se puede tener en casa durante varios años, en una habitación luminosa y con una alta humedad ambiental. Su cultivo no es difícil, pero sí que es cierto que hay que tener en cuenta algunas cosas.

¿Cómo se cuida?

Ludisia discolor en flor

Si queremos tener uno o varios ejemplares, estos son los cuidados que deberemos de proporcionarle/s:

  • Ubicación: interior del hogar, en una habitación luminosa y lejos de las corrientes de aire procedentes del aire acondicionado y/o del ventilador, así como de las que puedan venir del exterior durante el invierno.
  • Sustrato: tiene que tener muy buen drenaje. Podemos usar uno preparado para plantas acidófilas mezclado con perlita a partes iguales.
  • Riego: dos o tres veces por semana en verano, y algo menos el resto del año. Usaremos agua sin cal, de lluvia, o acidificada (mezclaremos el líquido de medio limón con 1l de agua).
  • Abonado: podemos abonarla con un abono para orquídeas, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Humedad ambiental: tiene que ser alta. Para conseguirlo podemos colocarle varios vasos de agua alrededor o un humidificador.
  • Rusticidad: no soporta el frío ni las heladas.

¿Qué te ha parecido esta orquídea?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Orquídeas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *