¿Qué tipo de madera resiste mejor la lluvia?

¿Qué tipo de madera resiste mejor la lluvia?

La madera es un material noble que se emplea con mucha frecuencia en la fabricación de muebles, incluso de aquellos que van a estar ubicados en el exterior. Sin embargo, la madera resistente al agua no existe como tal.

Aunque no es un material impermeable, sí existen algunos tipos de madera que, por sus características, y por el tratamiento que reciben, se vuelven más resistentes frente a la humedad.

¿Por qué la madera no es resistente al agua?

Hay varias razones por las que este es un material que no resiste bien el agua:

  • Porosidad. Se trata de un material poroso que cuenta con una gran cantidad de espacios microscópicos entre sus fibras. Esos poros permiten que el agua penetre fácilmente en la estructura, provocando su hinchazón, deformación y deterioro a largo plazo.
  • Capilaridad. La madera tiene una alta capacidad para absorber agua a través de sus poros y transportarla a lo largo de toda su estructura.
  • Humedad. Este es un material muy sensible a los cambios en la humedad que hay en el ambiente. Si dicha humedad aumenta, la madera absorbe más agua, se expande, se contrae después, y se acaba deformando. Cuando este ciclo se repite, puede aparecer moho y también un deterioro estructural. En los casos más graves, la madera se pudre.
  • Hongos y bacterias. La humedad puede fomentar el crecimiento de hongos y bacterias que se alimentan de madera, debilitando su estructura interna y comprometiendo su resistencia.

¿Cómo se trata la madera para que sea resistente al agua?

¿Cómo se trata la madera para que sea resistente al agua?

Existen diversos tratamientos que hacen la madera resistente al agua. Estos que te contamos son los más habituales:

Impregnación con productos químicos

Uno de los métodos más comunes para mejorar la resistencia que presenta la madera frente al agua es sumergirla en un compuesto de soluciones químicas a base de productos preservantes y agentes impermeabilizantes.

Estos penetran en la estructura celular y ayudan a proteger la madera frente a la humedad y la pudrición.

Tratamientos térmicos

Se somete a la madera a altas temperaturas para modificar su estructura química y mejorar su resistencia al agua. De esta forma, el material es menos permeable a la humedad y es menos probable que se vea afectado por hongos y bacterias.

Uso de selladores y recubrimientos

Crean una barrera física que evita que el agua penetre dentro de la estructura de la madera. Los selladores suelen estar elaborados a base de aceite, resinas sintéticas o polímeros.

Tratamiento con aceites naturales

Aceites como el de linaza, el de teca o el de tung se encargan de sellar los poros de la madera y hacerla más resistente frente a la humedad. A la vez que realzan su belleza natural.

Compuestos de silicona

Forman una barrera impermeable sobre la superficie de la madera que impide que el agua penetre dentro de ella.

¿Cuál es la mejor madera resistente al agua?

¿Cuál es la mejor madera resistente al agua?

Incluso antes de recibir un tratamiento protector, hay maderas que presentan una buena resistencia natural frente al agua. Vamos a ver algunas de las más populares, ordenadas de la más a la menos resistente.

Teca

La madera de teca es una de las maderas de origen tropical más populares. De hecho, los muebles de exterior de teca son muy valorados.

La teca es rica en aceites naturales que se encargan de crear una barrera natural frente a la humedad. Y cuenta con una gran estabilidad dimensional y durabilidad, así como con una buena resistencia frente al agrietamiento.

Jabota

Esta madera sudamericana es resistente al agua, porque cuenta con un alto contenido en aceites naturales. Precisamente por ello, es habitual su utilización en el mobiliario de jardín.

Es difícil que llegue a absorber humedad y se pudra, pero aún así, se recomienda la aplicación de tratamientos protectores.

Iroko

Esta madera tropical africana es popular por su durabilidad y resistencia. De forma natural tiene un contenido moderado en aceite que la hace relativamente resistente frente a la humedad y la putrefacción. No obstante, siempre es recomendable aplicar algún tipo de barniz o sellador para protegerla del agua y de los elementos.

Además de por su resistencia al agua, es una madera apreciada porque resulta muy fácil de manipular y garantiza buenos acabados. De ahí que sea muy utilizada en carpintería exterior y en mobiliario urbano.

Zebrano

La madera de zebrano es de origen africano y resulta fácilmente reconocible a simple vista por su patrón de vetas oscuras y claras.

Es una madera dura y densa con un contenido medio de aceites naturales. Por tanto, podemos utilizarla en aplicaciones exteriores, pero siempre y cuando haya pasado por un tratamiento de sellado de los poros.

Ébano

La madera de ébano es muy apreciada por su belleza natural, pero también por ser un material denso y resistente que aguanta la humedad.

Aunque es menos propensa a absorber agua que otros tipos de madera, no se recomienda utilizarla en exteriores si antes no ha pasado por un tratamiento que mejore su impermeabilidad.

Caoba

Es otra madera tropical, pero no es tan resistente frente a la humedad como las anteriores. Por eso, solo se recomienda su aplicación en exteriores bajo ciertas condiciones. Principalmente, si ha sido tratada con selladores o barnices que cuiden su apariencia y prolonguen su vida útil.

Wengué

Esta madera africana de grano fino y color oscuro se hizo muy popular hace unos años en el mobiliario de interior.

A pesar de tener una densidad relativamente alta y contener algunos aceites naturales que mejoran su resistencia frente la humedad, no es un material adecuado para su uso en exteriores, porque si no lleva una buena cantidad de barniz o sellador se acaba deformando e hinchando si se expone al agua.

Consejos para cuidar la madera en exteriores

Consejos para cuidar la madera en exteriores

La madera resistente al agua 100% no existe, así que debemos seguir una serie de pautas o consejos para mejorar su durabilidad si la tenemos en el exterior:

  • Aplicar regularmente un sellador de calidad.
  • Inspeccionar la madera de forma periódica para detectar signos de deterioro o daño y aplicar medidas correctivas.
  • Realizar una limpieza suave, sin usar productos químicos.
  • Si es posible, colocar la madera en un lugar en el que no reciba el sol directo y en el que esté protegida de la lluvia.
  • Elevar la madera del suelo para que no absorba el agua que puede haber en el mismo.

Para el exterior de tu casa, elige madera resistente al agua y dale un buen cuidado, y así te garantizas que el resultado sea el mejor posible.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.