Salvia uliginosa: características y cuidados de esta planta

salvia uliginosa

La salvia uliginosa es una planta herbácea perenne originaria del sur de Brasil, con presencia también en Uruguay y Argentina. Crece, normalmente, en zonas pantanosas, y es popular por sus llamativas flores de color azul.

Se lleva utilizando en el campo de la horticultura desde comienzos del siglo XX y, si crees que ha llegado el momento de añadirla a tu jardín, es mejor que estés al tanto sobre cómo es y los cuidados que necesita.

Cuáles son las características de la salvia uliginosa

Cuáles son las características de la salvia uliginosa

De entre los diferentes tipos de salvia que existen, esta no es una de las más conocidas en Europa, pero sí resulta muy popular en la región sur del continente americano.

La salvia de pantano o salvia azul se encuadra dentro de la familia de las Lamiaceae. Para saber si estás ante una variedad de este tipo, presta atención a estos rasgos físicos:

  • Aspecto general. Tiene una estética bastante silvestre, porque se trata de una planta herbácea que cuenta con tallos delgados y erectos que pueden llegar a ramificarse en la parte superior. Si está en un lugar donde las condiciones son óptimas para su crecimiento, puede alcanzar una longitud de 1,5 metros.
  • Hojas. Son alargadas y estrechas, con unos bordes ligeramente aserrados o dentados. Presentan una textura suave y ligeramente peluda, y se unen al tallo a través de pecíolos cortos. A medida que están más cerca del ápice del tallo su tamaño es más pequeño y hay más espacio entre ellas. Por lo que respecta a su color, puede variar entre un tono verde claro y un tono medio, aunque hay algunas variedades cuyas hojas tienen algunos matices plateados o grisáceos.
  • Flores. Las flores de la salvia uliginosa crecen a partir de espigas verticales que aparecen en la parte superior de los tallos. Tienen una forma tubular alargada, con la parte inferior más ancha y un labio superior que se extiende hacia arriba. Cada flor tiene cuatro pétalos y en su interior hay cuatro estambres y un pistilo que sobresalen. Son flores de tamaño medio, de dos a tres centímetros, y su color varía del azul intenso al violeta claro.

Algo que es especialmente destacable de este tipo de salvia, es que tiene un gran poder de atracción para los polinizadores, porque la forma tubular de sus flores facilita la libación del néctar.

Esta es una planta básicamente ornamental, pero tiene una gran importancia dentro de la medicina herbaria de algunas regiones de América del Sur, ya que suele emplearse para tratar diversas dolencias como los problemas gastrointestinales, las infecciones respiratorias y las afecciones de la piel.

Cuidados de la salvia uliginosa

Cuidados para una salvia uliginosa

Esta salvia puede llegar a crecer bajo condiciones muy variadas, y es que es resistente y tiene una gran capacidad de adaptación. No obstante, hay una serie de factores que pueden contribuir a que crezca mucho más fuerte y sana.

Ubicación

A la hora de plantar una salvia uliginosa, lo primero que debes hacer es encontrar la ubicación adecuada para la misma. Esto implica prestarle atención a las condiciones de iluminación y de temperatura.

  • Luz. Esta planta se desarrolla mejor cuando está expuesta a pleno sol, ya que esto estimula tanto su crecimiento como su floración. Lo ideal es que busques para ella una ubicación en la que reciba, al menos, seis horas de luz solar directa cada día.
  • Temperatura. Por su origen, ya imaginarás que esta es una planta resistente al calor. Puede sobrevivir en climas muy cálidos y también en climas fríos, pero lo ideal para ella es estar a entre 18º y 25º C.

Sustrato

El medio de plantación idóneo para esta herbácea es aquel que resulta húmedo y fértil. Con una buena capacidad de drenaje y al que no le falta materia orgánica.

Puedes plantar la salvia uliginosa en un sustrato universal, pero añade perlita u otra sustancia que mejore la capacidad de drenado, y aporta un poco de compost o humus para enriquecer la tierra.

Riego

Especialmente durante la época de crecimiento activo y floración (entre primavera y verano) la planta necesita que su sustrato esté húmedo.

No es necesario ni conveniente que encharques la tierra pero, en cuanto notes que la capa superior del sustrato está ligeramente seca, puedes volver a regar. Es mejor aportarle poco agua varias veces a la semana, que mucho agua de una sola vez.

Abonado

Si aplicas fertilizante una vez al mes o cada mes y medio durante la época de crecimiento, notarás que tu salvia uliginosa crece más rápido y da más flores.

Pero controla la cantidad de fertilizante que le das porque, si te pasas, el follaje crecerá más de lo debido y la floración empezará a resentirse.

Propagación y multiplicación

Cómo se propaga esta planta.

Puedes recoger las semillas de la planta y sembrarlas durante la primavera en un sustrato húmedo. Manteniendo la maceta en un lugar cálido y luminoso hasta que se produzca la germinación.

Cuando la nueva plántula sea un poco más fuerte, la puedes trasladar a la que será su ubicación definitiva.

Si quieres una reproducción más rápida, lo ideal es dividir las matas de la planta madre. Esto se hace normalmente en primavera u otoño. Excava la tierra alrededor de las raíces de la planta principal, y utiliza un cúter o una tijera desinfectada para cortar varias secciones. Después, vuelve a cubrir las raíces de la madre y pon las secciones en nuevas macetas.

Rusticidad

Como decíamos antes, esta es una planta bastante resistente. Puede llegar a aguantar desde sequías temporales hasta heladas ligeras.

No obstante, no es una planta adaptada al frío, así que hay que protegerla frente a los daños por heladas severas. Para ello, aplica un poco de mulching alrededor de la base y, si sabes que va a helar, tapa la planta por la noche con una cubierta.

Plagas y enfermedades

Si sometes esta planta a condiciones de mucha humedad, o si está tan cerca de otras plantas que no circula bien el aire, es posible que aparezcan enfermedades como el mildiú polvoriento, la roya, o que se pudran directamente las raíces. Lo puedes evitar si no encharcas el suelo y evitas el hacinamiento de las plantas en el jardín.

En caso de infestación grave por insectos, utiliza un producto que sea respetuoso tanto con la planta como con el medio ambiente. Si es un insecticida natural, mucho mejor.

¿Qué te parece la salvia uliginosa? Una planta tan bonita, y con unos cuidados tan fáciles de aplicar, que puede ser una gran adición para tu jardín.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.