Sarracenia leucophylla

La Sarracenia leucophylla es una planta que quiere mucha agua

Imagen – Flickr/Keith Roper

La Sarracenia leucophylla es una de las especies de plantas carnívoras que más fácilmente podremos encontrar en cualquier vivero, tienda de jardinería e incluso por Internet. Es muy fácil de cuidar, pero es que además los híbridos que se logran son tan o más bonitos que sus progenitores.

Así que si te quieres adentrar en el mundo de las sarracenia, no se me ocurre algo mejor que empezar con ella, la S. leucophylla. Créeme, no te arrepentirás… aunque si tienes dudas, a continuación te explicaremos todo lo que has de saber para que goce de buena salud.

Origen y características de la Sarracenia leucophylla

La Sarracenia leucophylla es una carnívora

Se trata de una planta carnívora nativa de los Estados Unidos, donde crece al oeste del río Apalachicola en Florida. Su nombre científico es Sarracenia leucophylla, pero popularmente es llamada sarracenia, o rara vez planta odre. Es frecuente encontrarla compartiendo hábitat con Pinus palustris.

Puede alcanzar una altura de entre los 30 centímetros hasta casi 1 metro, y se caracteriza por desarrollar hojas modificadas en forma de tubos en cuya parte superior tienen una especie de sombrero o capucha. El color de las mismas es muy, muy variable: el más común es el verde, pero pueden ser rosadas o rojizas, o tener el sombrero blanco,… Esto dependerá de variedad y/o híbrido.

Durante la primavera produce flores carmesíes, que surgen de un tallo largo y delgado. Miden entre 3 y 4 centímetros de diámetro, y tienen, al igual que el resto de la planta, un gran valor ornamental.

Por desgracia, es una especie vulnerable a la extinción por pérdida de hábitat. Pero en cultivo será raro el día que se pierda, pues como decíamos antes, es una de las plantas más apreciadas, sobretodo para hacer híbridos y clones. Entre los más interesantes que encontramos, por ejemplo, tenemos:

  • Schnell Ghost: de hojas blancas y flores amarillas. Su crecimiento es algo más lento que el que cabría esperar, pero por lo demás se cuida igual que el resto.
  • Tarnok: es una variedad de S. leucophylla con hojas verdes cuya parte superior es blanca con los nervios rojos.
  • Titán: de hojas verde-rojizas con la parte superior blanca y los nervios rojos. Puede alcanzar los 97 centímetros de altura.

¿Cuáles son los cuidados que hay que darle a la Sarracenia leucophylla?

Si te animas a hacerte con un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Es una planta que tiene que estar en el exterior, en una zona donde le dé el sol de manera directa a ser posible durante todo el día. En sombra o semisombra apenas crecería, y no tardaría en debilitarse. Por este motivo, tampoco es buena idea tenerla en interior, salvo que dispongas de un armario de cultivo con luz para plantas, o bien una habitación en la que haya mucha claridad.

Tierra

Se cultiva en macetas de plástico con agujeros en su base, rellenadas con turba rubia o musgo sphagnum mezclada/o con perlita a partes iguales. Es importante que humedezcas con agua destilada el sustrato antes de usarlo para llenar la maceta, pues le cuesta un poco hidratarse, pero una vez está bien hidratada, se mantiene así bastante tiempo.

Riego

La Sarracenia leucophylla se hibrida con facilidad

Imagen – Wikimedia/Rhododendrites

El riego ha de ser frecuente. Hay que recordar que vive en un humedal, cerca de un río. No dudes en ponerle un plato debajo ni de ir llenándoselo de agua cada vez que lo encuentres vacío.

Ahora bien, es sumamente importante que uses agua de lluvia, o si no la puedes conseguir, destilada, de ósmosis o incluso aguas embotelladas de mineralización muy débil (fíjate en la etiqueta: el Residuo Seco no debe superar los 200).

Abonado

No hay que abonar a las plantas carnívoras. Viven en zonas que por lo general son pobres en nutrientes; de ahí que hayan desarrollado trampas y jarros. Gracias a ellos, cazan insectos sobretodo, de los que se alimentan.

Si se abonasen, sus raíces se quemarían y las plantas se echarían a perder.

Multiplicación

La Sarracenia leucophylla se multiplica por semillas y división en primavera.

Semillas

Las semillas se han de sembrar en macetas de plástico con turba rubia mezclada con perlita a partes iguales, y colocadas en el exterior, a pleno sol. Así, y manteniendo el sustrato húmedo, germinarán en unos diez-quince días.

En el caso de que quieras conseguir tus propios híbridos, tendrás que hacerte primero con una Sarracenia leucophylla y con otra especie de Sarracenia que te guste, y luego, cuando ambas estén en flor, polinizar sus flores pasando un pincel por las flores de una e inmediatamente después por las flores de la otra.

División

Para dividirla has de sacarla de la maceta y retirar el sustrato de las raíces. Hazlo con cuidado, lavándolas con agua destilada. Después, coge un cuchillo previamente desinfectado y divide el rizoma en dos. Después, plántalos en macetas individuales con musgo sphagnum húmedo y ponlos en el exterior, a pleno sol.

En cuestión de pocos días verás que brotan las primeras hojas nuevas.

Trasplante

Al ser una planta de rápido crecimiento, que tiende a sacar hojas por los laterales, hay que trasplantarla cada 2 años.

Rusticidad

Resiste bien el frío y las heladas de hasta los -4ºC. De hecho, es necesario que en invierno la temperatura baje de los 0 grados para que pueda hibernar correctamente.

Las flores de la Sarracenia leucophylla son carmesíes

Imagen – Wikimedia/incidencematrix

¿Qué te ha parecido esta planta?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.