Qué es y para qué sirve la rotación de los cultivos

importancia de la rotación de cultivos

En la agricultura existen diversas técnicas para no alterar o degradar demasiado el suelo en el que estamos trabajando. Si mantenemos las condiciones ideales de nuestro suelo, permanecerá fértil y útil durante más tiempo. Por otro lado, si lo sobreexplotamos, el suelo se irá degradando y erosionando, perdiendo capacidad de producción y empobreciendo los terrenos.

Es por eso que existe la técnica de la rotación de cultivos. Esta técnica consiste en plantar alternando de diferentes familias que tengan necesidades nutritivas diferentes, pero se realiza en un mismo lugar. Esto se lleva a cabo en distintos ciclos para evitar que el suelo pierda propiedades y se degrade y como un plus, podemos evitar las enfermedades que afectan a un solo tipo de planta. ¿Qué utilidades tiene esta rotación de cultivo?

Características y ventajas de la rotación de cultivo

rotación de los cultivos

La rotación de cultivo es una técnica que favorece a la conservación del suelo y de sus propiedades y además, favorece a la variabilidad de las cosechas. De esta forma se aprovecha mejor el abonado y se controlan mejor las malas hierbas. Al emplear plantas con otras necesidades nutritivas y otras características fisiológicas, disminuyen los problemas con las plagas y enfermedades. Los protagonistas de las plagas encuentran mayor dificultad para poder sobrevivir si los cultivos permanecen menos tiempo expuestos a ellos.

Para optimizar esta técnica, se debe de introducir regularmente en la rotación de los cultivos una leguminosa y alternarlo con plantas que requieran una fuerte cantidad de materia orgánica (por ejemplo la patata, la calabaza o los espárragos), con otras menos exigentes en materia orgánica (como pueden ser las cebollas y los guisantes).

Objetivo de la rotación de los cultivos

rotacion cultivos

La rotación de los cultivos tiene como objetivo principal el de mantener la biodiversidad y la de conservar las propiedades del suelo. Cuando hablamos de mantener la biodiversidad hablamos de que el número de especies de los ecosistemas (incluso si son agrarios) se mantenga, tanto en las especies de plantas, como de animales y de insectos. Esto también favorece al aprovechamiento del suelo ya que se emplean las diferencias que tienen los cultivos en el ritmo de absorción de los nutrientes del sustrato para optimizar el rendimiento.

Aunque la mayoría de especies necesitan los mismos nutrientes, no todos lo necesitan en la misma proporción. Es por eso que habrá especies que sean más exigente en cuanto a la cantidad de nutrientes que necesitan y otras que no lo serán tanto. Si plantamos de la misma especie exigente en nutrientes, ya sea en cantidad como en alguno en concreto, el suelo irá agotando su sustrato y se sobreexplotará para poder suministrar esos nutrientes a la planta. Sin embargo, si cambiamos los cultivos por otros menos exigentes, dejaremos “respirar” al suelo para que se pueda ir recomponiendo. De esta forma, evitamos el uso excesivo de fertilizantes, cuyo uso puede llegar a contaminar las aguas subterráneas.

¿Qué beneficio puede tener la rotación de cultivos en nuestro huerto?

huertos rotacion de cultivos

El primero y más eficaz es la necesidad de menos cantidad de fertilizante. Al emplear menos cantidad de abono para el huerto, ganaremos tiempo, evitaremos esfuerzos y sobre todo, dinero, en la producción de nuestras verduras.

También ganamos en salud, ya que las plantas están mejor nutridas y son más equilibradas al tener menos deficiencias en nutrientes. Las plantas crecen más fuertes y producen más. Además, de forma natural, ganan mayor resistencia a las plagas y enfermedades y ello conlleva que no utilicemos ni plaguicidas ni herbicidas. Contra esto, la rotación de cultivos es muy eficaz. Supongamos que una plaga o enfermedad ha atacado nuestro huerto. Si cambiamos los cultivos, es muy probable que acabemos con la plaga, ya que no les gusta su nuevo entorno. Con esto conseguimos que para otras temporadas, las plagas no vuelvan a surgir.

Por último, contribuyendo al mantenimiento de la biodiversidad, conseguimos que ésta colabore en equilibrio con nuestro huerto, ayudándonos a disminuir las malas hierbas. Además, favorece al enriquecimiento del suelo, mejorando las reservas de humus y favoreciendo a la actividad de los microorganismos beneficiosos que viven en el sustrato.

 

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales por Universidad de Málaga. Dedicado a la educación ambiental. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *