Cómo plantar lavanda

Lavanda

¡Hola! ¿Qué tal? En esta ocasión voy a contarte cómo plantar lavanda, una planta aromática por excelencia que a muchos nos tiene cautivados por su agradable perfume y su extraordinaria belleza, además de por su rusticidad y su bajo coste. ¡Y es que lo tiene todo!

Es sin duda la candidata ideal para delimitar caminos o estar en maceta, donde más te guste.

Flores de lavanda

La lavanda es una planta herbácea de porte arbustivo que puede crecer hasta unos 70-80 de altura, pero no suele sobrepasar los 50 centímetros, especialmente cuando se buscan plantas bajas, compactas. Es originaria de la región mediterránea, circunstancia que hace que su resistencia a la sequía sea notable. Es por ello que se puede utilizar para tener en xerojardines, es decir, en jardines de bajo mantenimiento.

Pero como decía antes, también puede crecer -y muy a gusto por cierto- en una maceta, ya sea de barro o de plástico, e incluso en jardineras junto con otras lavandas para formar así un hermoso paisaje en tamaño reducido de color lila durante la primavera. Tanto si se va a plantar en el suelo como en un tiesto, es importante que esté ubicada a pleno sol, pues de lo contrario su crecimiento y desarrollo no sería bueno (tendría hojas más largas y lacias, y le costaría florecer adecuadamente).

Lavanda con mariposa

Si la planta tiene un cepellón de raíces de unos diez centímetros, la maceta o el agujero de plantación tendrá que ser de unos dos-tres centímetros más profundo, con un diámetro mínimo de unos 2-3cm más que el que tiene dicho cepellón. Para plantarla sólo debes extraerla de la maceta con cuidado de no desmoronar el pan de raíces -aunque si se rompieran algunas, no pasaría nada-, introducirla en la nueva maceta o en el jardín, y rellenar de tierra.

Como es una planta muy rústica y adaptable, se puede utilizar cualquier sustrato. En el caso de que se vaya a plantar en tierra, hay que tener en cuenta que prefiere los terrenos calcáreos; si el tuyo es ácido, es más recomendable que la tengas en maceta, y le vayas aportando calcio de tanto en cuanto. Aún así, si te hace mucha ilusión tenerla en el jardín, haz un agujero más grande y mezcla la tierra que tengas con el susodicho mineral, y una vez cada 15 días abónala con un abono que tenga una dosis alta de calcio.

Y como estamos en primavera, temporada de floración de esta hermosa planta, qué mejor que terminar con un secreto revelado: ¿sabías que se dice que si plantas lavanda te dará buena suerte? No sabemos si es verdad o no, pero desde luego, es una suerte poder admirarla y disfrutar de aroma, ¿verdad?


Escribe un comentario