Cuidar de tus plantas en maceta durante el verano

Geranio

Poco a poco la estación más florecida del año va tocando a su fin, y la época más cálida del año ya empieza a hacerse notar. Las temperaturas, tanto máximas como mínimas, empiezan a subir y muchas plantas, como los geranios de la foto superior, florecen dando así alegría al jardín o rincón donde se encuentren. En estos meses los cuidados de las plantas en maceta aumentan, pues además de necesitar riegos periódicos, también agradecen el abonado y algunas pequeñas podas las cuales se deben de centrar sólo en retirar hojas secas y/o flores marchitas.

A continuación te vamos a contar los cuidados específicos que necesitan varios tipos de plantas, entre ellos árboles, arbustos y rosales.

Árboles

Toona sinensis

Los árboles en maceta por lo general necesitan un sustrato hecho a base de turba y perlita. Son plantas que deben de situarse a pleno sol para su correcto crecimiento y desarrollo. Si lo tenemos en un lugar con poca luz es muy probable que su tallo se vuelva muy delgado y que crezca demasiado en altura, y sus hojas se vuelvan más grandes de lo que tendrían que ser.

Deberemos regarlos a menudo, especialmente si están en macetas pequeñas y/o de plástico. Pero habrá que ir con cuidado de no dejar el sustrato encharcado. Por ello es más recomendable dejarlo secar entre riegos, algo que durante el verano el sol consigue hacer en muy pocos días, obligándonos a que volvamos a regar. Así, por lo general, regaremos unas 2 veces por semana.

Lavanda

Lavanda

La lavanda es un arbusto precioso ideal para utilizar en jardines de bajo mantenimiento, ya que resiste la sequía, se adapta a gran variedad de suelos y, por si fuera poco, le encanta el sol directo. Sin embargo, en maceta necesitará riegos semanales, y podrá crecer sin problemas si dispone de sombra durante medio día (por la mañana o por la tarde).

Cuidados similares necesitan todas aquellas plantas conocidas por su baja necesidad hídrica: lentisco, cactus, suculentas, buganvilla, jazmín…

Rosales

Rosal

Los rosales son sin duda unas de las plantas más populares en todos los jardines del mundo. Tanto si están plantados en tierra como si están en maceta, necesitan riegos frecuentes, especialmente durante el verano durante el cual habrá que regarlos unas 3-4 veces por semana dependiendo del clima y de la humedad que haya. La ubicación ideal es a pleno sol, a ser posible todo el día, pero también pueden crecer correctamente si durante, por ejemplo, la tarde no lo tienen directo.

Para conseguir más flores no te olvides de cortar las que están marchitas, así saldrán nuevos tallos y, por consiguiente, más rosas que podrás disfrutar.

Plantas hortícolas

Tomates

Las plantas hortícolas necesitan estar a pleno sol y ser regadas muy frecuentemente. Si vives en un clima muy cálido y seco, es muy aconsejable regar tus plantas de huerto todos los días, así conseguirás tener una mayor cantidad de frutos, y bien desarrollados.

En el caso de las tomateras es imprescindible entutorarlos, ya que sino es probable que los tallos se rompan debido al peso de los propios tomates. Además, así conseguirás tener una planta más grande que te dará una mejor producción.

Plantas carnívoras

Venus atrapamoscas

Las plantas carnívoras viven cerca de ríos y pantanos. Debido a ello sus necesidades hídricas son muy altas, sobretodo en verano durante el cual es muy recomendable ponerles un plato o bandeja debajo que habrá que llenar de agua frecuentemente. En climas cálidos y secos, el riego deberá de ser diario. Utilizar agua destilada, de lluvia o de osmosis inversa.

Por lo general deberán de estar a pleno sol, a excepción de Droseras, Darlingtonia y Nephentes, las cuales deberemos de ubicar en zonas donde tengan luz filtrada a través de los árboles, por ejemplo.

El abono de las plantas en maceta en verano es algo que no está de mas. Con un abono bien utilizado tendremos unas plantas más vigorosas en poco tiempo. Por ello leeremos siempre la etiqueta del fabricante, y seguiremos sus instrucciones, pues un mal uso puede dañar seriamente la planta. Las únicas que no se deben de abonar nunca son las plantas carnívoras pues sus raíces no pueden absorber los nutrientes directamente y el producto les podría hacer mucho daño. En el caso de plantas hortícolas es más recomendable usar abonos ecológicos, orgánicos.

¿Tienes más consejos? No dudes en coméntarnoslos.


Escribe un comentario