La costilla de Adán

Costilla de Adán

Podemos encontrar en floristerías multitud de plantas de interior, habiendo plantas bajas como las begonias o plantas más altas como la Costilla de Adán.

Esta planta tiene unas hojas bastante grandes, con aberturas en las esquinas, simulando las costillas de una persona, de ahí el nombre con el que se conoce a esta linda planta. Cuando las hojas son pequeñas, todavía no tienen esta forma. Su nombre científico es Monstera Deliciosa.

Consideramos esta planta como una trepadora, ya que sus tallos son flexibles, no rígidos y se doblan con facilidad, por lo que necesitamos colocarle algún soporte para que no se caiga. Puede alcanzar el metro de altura.

Es muy sencilla de cuidar. Como ya he dicho es una planta de interior, sin embargo se puede colocar en el exterior, siempre y cuando, el clima sea muy caluroso. Las temperaturas por debajo de los cero grados no las tolera.

Si tenemos la suerte de poder tener esta planta en el exterior, podremos disfrutar de sus flores a los tres años de vida de la planta y desde primavera hasta otoño. Dado que la Costilla de Adán tiene una buena altura, sus flores también son altas. El tallo de la flor es más ancho que el de la planta y termina con forma de espata color crema, algo parecida a la de la Cala.

Es una planta que no tolera bien el frío, pero tampoco el sol directo, pues sus hojas se queman. Ya sea en el exterior o en el interior, la planta debe estar situada en un lugar luminoso.

En primavera se abona una vez al mes, y el riego no es muy abundante, tolerando bien la sequía. Con una vez a la semana será suficiente.

Si tenemos esta planta en el interior, se debe situar en una maceta bastante grande para que la Costilla de Adán pueda desarrollar sus raíces sin dificultad. Cada dos años podremos trasplantar la planta y adecuarla a la maceta según sus necesidades.

Más información – Jardineria de interiores.


Escribe un comentario