Los estilos del Bonsái

Bonsái Acer

La naturaleza hace que las plantas adquieran formas sorprendentes. En el arte del Bonsái se intenta siempre imitarlas, con el máximo de realismo posible, con naturalidad, ya que una vez que una rama se ve demasiado forzada, la imagen cambia radicalmente.

Hay varios estilos reconocidos y enseñados por los maestros de este arte milenario. Hablaremos de los más comunes y fáciles de conseguir por los principiantes, por aquellos que acaban de iniciarse en este mundo.

Pero, antes de hablar de los estilos, cabe recordar una cosa muy importante: no podremos trabajar en el estilo de nuestro árbol a menos que esté preparado para ello. Quiero decir: necesitaremos que el futuro bonsái tenga un grosor de tronco de, como mínimo, uno o dos centímetros de grosor, y una altura aproximada de unos cincuenta centímetros. ¿Por qué? La explicación es sencilla: una rama demasiado delgada será frágil, y a la hora de alambrarla se puede romper fácilmente; lo mismo pasaría con el tronco. Y si queremos darle un estilo de, por ejemplo, semi-cascada, el tronco ha de medir lo suficiente para que podamos inclinarlo lo que necesitemos para ajustarlo al diseño que hemos escogido.

Una vez que tenemos nuestra planta, surge la duda de: ¿qué estilo le doy? Hay varios, y es importante que elijamos bien. Aquí se citan algunos de los más utilizados:

  • Estilo escoba o hokidachi: tronco recto, ramificación densa en forma de bola.
  • Estilo vertical formal o chokkan: el tronco, que ha de ser recto, debe ser más ancho en la parte inferior que en la superior. Las primeras ramas saldrán a un cuarto de la altura del tronco. Una rama superior deberá formar el ápice.
  • Estilo vertical informal o moyogi: parecido al vertical formal, con la diferencia de que el tronco debe serpentear.
  • Estilo inclinado o shakkan: tiene que crecer a un ángulo de sesenta u ochenta grados con respecto al suelo. El tronco ha de ser más ancho en la base, y las raíces han de ser más densas en el lado donde se inclina el árbol que en el otro.
  • Estilo semi-cascada o han-kengai: el tronco crece un poco hacia arriba, para luego doblarse hacia abajo. El ápice crece por encima de la maceta, y el resto más bajo.

Bonsái

No conviene forzar al árbol, es decir, no le daremos un estilo de semi-cascada cuando está creciendo más en estilo vertical formal. Se puede hacer, por supuesto, pero el trabajo nos llevará más tiempo. Un bonsái bien hecho es aquel que realmente imita a la naturaleza, y que nos hace imaginarnos en ella.

Más información – Cuidados generales del bonsái

Imagen – ParentesysJapan Realm


Categorías

Bonsais

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario