Problemas más frecuentes de las palmeras

Palmeras

Las palmeras son unas plantas idóneas para dar ese toque exótico y/o tropical que tanto gusta en los jardines. Hay más de tres mil especies distintas distribuidas mayoritariamente en climas cálidos o templados, pero también las hay que soportan heladas severas de hasta 20 grados bajo cero como el popular Trachycarpus fortunei.

Para tenerlas sanas y bonitas todo el año es necesario que escojamos las más adecuadas para nuestro clima, además de preparar un calendario de abono el cual de buen seguro agradecerán, creciendo más fuertes siendo capaces así de afrontar mejor los problemas y/o las enfermedades que podrían afectarle.

Brahea armata

Brahea armata

Las palmeras no son una especie exigente, pero sí que es aconsejable abonar en periodo de crecimiento, es decir, desde primavera hasta otoño pues así podrá disponer de más nutrientes además de los que se encuentran en el suelo. En el mercado se comercializan abonos específicos para este tipo de plantas, los cuales llevan todo lo que necesitan para el correcto crecimiento y desarrollo de las mismas; pero también se puede optar por los abonos naturales como el estiércol o el humus los cuales se echarán alrededor de la planta mezclándolo un poco con la capa de tierra más superficial, teniendo cuidado de no dañar las raíces.

Aunque no suelen tener problemas serios, sí que hay que tener especial atención a las plagas del picudo rojo y de la Paysandisia. Si vives en una localidad en donde están presentes, es muy aconsejable además de necesario que les hagas un tratamiento preventivo en primavera y verano, especialmente si son palmeras adultas.

Beccariophoenix

Beccariophoenix

Los ”inconvenientes menores” que pueden molestarlas son los siguientes:

  • Cochinilla, tanto la algodonosa como la conocida como piojo de San José: Ambas se tratan con un producto anticochinilla, o bien con aceite de árbol del Neem.
  • Pulgones: rara vez aparecen, pero si lo hicieran se combaten con un insecticida. También se pueden prevenir introduciendo uno o dos dientes de ajo en la tierra.
  • Exceso de riego: es quizá lo que más les afecta, sobretodo si están en interior. Se manifiesta por tener las hojas secas, escaso o nulo crecimiento, y en casos graves pudrición de raíces con la consecuente muerte de la planta. Se puede evitar utilizando un sustrato que lleve perlita u otro material drenante, y dejando secar dicho sustrato entre riegos.

¿Qué te han parecido estos remedios? ¿Cómo solucionas los problemas de tus palmeras? Cuéntanoslo.


Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario