¿Problemas para que tus semillas germinen? ¡Prueba estos trucos!

Semillas

¿Tienes problemas para que tus semillas germinen? Si éste es el caso, ¡no te preocupes! En esta ocasión te voy a rebelar unos cuantos trucos que te ayudarán (o, mejor dicho, ayudarán) a tus semillas germinar. Y es que el comienzo de la vida de una planta no siempre resulta sencillo, y los peligros no terminan una vez que brota… sino, más bien, no hacen más que empezar.

Puedes ayudar, no sólo a que las semillas despierten, sino también a que las plántulas empiecen con buen ”pie”.

Semillas

Germinación de Quinua

Para que tus semillas germinen es muy importante que, en la medida de lo posible, se recojan semillas frescas, no demasiado maduras pero tampoco verdes. En resumen: que si vemos que se han caído algunas al suelo, pero en la planta aún hay, cogeremos estas últimas. Si no sabes si servirán y no puedes volver a ese lugar, dependiendo de la especie que sea y de la estación del año en la que te encuentres, siempre puedes coger algunas y dejarlas madurar en un lugar seco, al sol directo. En el caso de que sean semillas regaladas o compradas, si hay presencia de hongos, o tienen alguna parte ennegrecida, lo más seguro es que ya no germinen.

Aún así, para todas las que caigan en tus manos, mételas en un vaso con agua. Las que se hundan, serán las que tengan más posibilidades de brotar. Las que floten por lo general se desechan, pero si tienes sitio y te apetece, puedes sembrarlas en un semillero aparte a ver. Puede que te lleves alguna sorpresa -agradable-.

Métodos de germinación

Germinación

A veces a la semilla tenemos que hacerle algún tratamiento pre-germinativo, el cual consiste en imitar a la naturaleza para tratar de que el embrión que se encuentra en el interior despierte. Principalmente hay dos tratamientos: el choque térmico y la escarificación.

  • Choque térmico: consiste en introducir la semilla en un vaso con agua hirviendo durante 1 segundo, para inmediatamente después pasarla a un vaso con agua a temperatura ambiente durante 24h. Este es el ideal para semillas con la cáscara muy dura, como los árboles del género Acacia, Albizia, Gleditsia.
  • Escarificación: con un papel de lija, se escarifica un poco la semilla. Esto lo podemos hacer con las semillas de pinos, o con las del Delonix, entre otras.

En jardinería doméstica se utilizan principalmente dos métodos de germinación: sembrar en algodón o en maceta. También se pueden utilizar las pastillas Jiffy o cualquier material reciclado (vasos de plástico, tuppers,… cualquier cosa que se te ocurra). Si el ambiente de tu zona es seco, es aconsejable que, como se puede ver en la foto, le pongas un vaso o una botella transparente a cada semillero. Si vives en una isla, cerca del mar o en un ambiente húmedo, ésto no es necesario; de hecho, podría ser perjudicial ya que podrían aparecer los temidos hongos, los cuales podrían en serio peligro la semilla o la plántula.

Como sustrato se puede utilizar solamente perlita (o cualquier otro material que facilite el drenaje). Con esto te evitarás los hongos (aunque no está de más prevenir con un fungicida ecológico, como el cobre), y gracias a los abonos regulares, tendrás una plantita que crecerá sana, y sobretodo rápido. A partir del segundo año puedes pasarla a turba sin problemas.


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario