Rosas azules, entre la belleza y la ingeniería genética

Rosas azules

Las rosas azules son llamativas y románticas, hasta no hace mucho tiempo rosas blancas naturales sometidas a un teñido especial. Sin embargo, luego de muchos años de robar color la ingeniería genética quiso diseñar rosas azules y así es como creó las Blue Moon, una variedad que despierta el interés por su impactante color.

Si bien en un comienzo se intentó obtener rosas azules en forma natural, esto no fue posible debido a que el gen para pigmentos azules no pudo ser incorporado en los métodos clásicos. Así fue como en 2004 los científicos del momento apostaron por la ingeniería genética para diseñar esta variedad de rosa. El resultado fue la rosa azul o Blue moon, una rosa que contienen el pigmento azul y por eso presenta un color entre azul y violeta.

Sin embargo, lograr esta variedad no fue una tarea sencilla. La empresa australiana FLORIGENE trabajo junto a la empresa japonesa SUNTORY a partir de la clonación del gen de una enzima que luego fue introducida a una variedad de rosa, la Cardenal de Richelieu. El resultado fue una rosa color borgoña oscuro pues aún tenía presente el pigmento color rosa. La técnica fue mejorando con los años y así fue como se introdujo el gen para la síntesis de la delfinidina, que se ocupaba de anular la expresión del gen de los pigmentos rojos. Estas modificaciones genéticas mejoraron las posibilidades y así fue como la investigación abrigó nuevas esperanzas y nuevas empresas se sumaron a la partida.

Pero llegamos al presente y las rosas azules aún son un asunto de laboratorio. Mucho se ha hablado de ellas pero lo cierto es que no existen en la naturaleza y sólo es posible conseguirlas en forma artificial y, llegado el caso, a precios siderales. ¿Valen la pena los esfuerzos teniendo en cuenta los altos costes implicados en la ingeniería genética?

La realidad indica que hasta el momento las rosas azules son un exotismo y no han conseguido penetrar en el mercado tradicional. Debemos conformarnos con las petunias u otros ejemplares, igual de bonitos aunque menos conflictivos. Si lo pensamos mejor, quizá esa sea la misión real de estas hermosas flores, la de mantenerse entre las sombras, entre el misterio y el romanticismo para, de alguna manera, recordarnos que a pesar de los intentos la naturaleza se empeña en no dejarse manipular.

Más información – Consejos para cuidar tus rosas y rosales

Fuente – Economía & Viveros

Foto – Layoutsparks.com

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Flores, Rosas

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario