Tipos de estanques para jardín

Estanque

Antes de construir un estanque hay que pensarlo muy bien. Es muy difícil volver atrás en caso de que los resultados no sean los esperados, más aún considerando que un estanque es un punto de interés dentro de un jardín.

Por estas razones, planificar la construcción de un estanque en el jardín requiere de algunos pasos previos que vale la pena transitar. Lo primero es pensar los materiales de construcción y para ello habrá que considerar si queremos que nuestro jardín acuático se amalgame con su alrededor o bien si no nos importa que sea un espacio artificial.

Es posible optar por estanques de plástico, fibra de vidrio, hormigón o cemento aunque la opción más económica y bonita son los estanques fabricados en materiales naturales que crean una sintonía con las plantas y arbustos. En este sentido, se aprovecha la naturaleza del terreno si la hubiera, en especial si se trata de superficies arcillosas. La idea es integrarlo de forma natural al jardín y lo mejor es contratar a un especialista debido a que es difícil impermeabilizarlo.

Por el contrario, los estanques fabricados en hormigón o cemento son los más clásicos aunque también los más caros. Lo bueno es que duran años y si están bien mantenidos, se evitarán filtraciones y tendrán larga vida.

En el caso de los estanques de fibra de vidrio, la ventaja es su fácil instalación pues sólo hay que enterrarlos en el jardín. Bastará con colocar vegetación a su alrededor para disimular la artificialidad de ellos. También hay estanques realizados con láminas plásticas de PVC o polietileno, que también se colocan luego de cavar el terreno con la ventaja de que con ellas es posible diseñar un estanque con diferentes niveles.

Más información – La filtración de los estanques


Escribe un comentario