Viburnum, un arbusto de preciosas flores blancas

Viburnum opulus

Viburnum opulus

En los jardines, un tipo de planta que destaca mucho es el arbusto, especialmente si tiene flores o un color de hojas llamativos. Nosotros te vamos a presentar al Viburnum, que además de ser muy fácil de cuidar, puede vivir en climas templados.

¿Quieres conocerlo?

Viburnum macrocephalum f. keteleeri

Viburnum macrocephalum f. keteleeri

El género de los Viburnum comprende alrededor de 160 especies distribuidas por el Hemisferio Norte, aunque también los encontrarás en África, concretamente en las montañas del Atlas. Sus hojas, de color verde, son perennes, pero si el clima es fresco se pueden llegar a caer para rebrotar de nuevo en primavera.

Las flores, que aparecen durante la temporada primaveral y/o en verano, tienen cinco pétalos, y pueden ser de color blanco, crema o rosa dependiendo de la especie. El fruto es una drupa de color rojo que les encanta a los pájaros. Contiene una única semilla que puedes sembrar en otoño en maceta, o guardarla en un sitio limpio y seco hasta que regrese el buen tiempo.

Viburnum plicatum var plicatum

Viburnum plicatum var plicatum

Si hablamos del cultivo, estamos ante una planta muy agradecida, que nos dará grandes satisfacciones a lo largo de todo el año. Se tendrá que plantar en una exposición donde reciba la luz del sol directamente, o en aquellas zonas donde disponga de mucha luz; de lo contrario tendría problemas de crecimiento. No es exigente en cuanto a tipo de tierra, pero vegetará mejor en aquellos que dispongan de buen drenaje, con un pH entre 6 y 7.

Regaremos nuestro Viburnum dos veces por semana durante la época de más calor, y 1 cada siete días el resto del año. Para conseguir una planta más vigorosa, con un mayor número de hojas y con una abundante floración, se recomienda abonar desde primavera hasta finales de la temporada estival utilizando para ello un abono natural como guano o humus de lombriz.

¿Tienes este arbusto en tu jardín?


Escribe un comentario