Todo lo que debes saber sobre la Vinca minor

La Vinca minor es una estupenda planta para decorar los jardines y las terrazas. Su ritmo de crecimiento es bastante rápido, y su floración es espectacular, llegando a quedar casi completamente cubierta de flores desde la primavera hasta principios de otoño.

Si te apetece tener una alfombra natural azul o blanca, no dejes de leer este artículo 🙂 .

Características de la Vinca minor

Vinca minor blanca

Nuestra protagonista es un subarbusto originario del centro y sur de Europa y sudoeste de Asia cuyo nombre científico es, precisamente, Vinca minor. Es una planta tapizante, perfecta para cubrir terrenos. Alcanza una altura de 40cm, y tiene hojas siempreverdes, de 4,5cm x 2,5cm, de color verde brillante. Las flores, que brotan desde primavera hasta otoño, son solitarios, de color azul-violeta o blanco, y miden 2-3cm de diámetro. El fruto es un par de folículos de 25mm de largo, en cuyo interior se encuentran numerosas semillas.

Su cultivo es muy sencillo, apto para principiantes. Es decorativa y nada exigente, de modo que independientemente de la experiencia que tengas en el cuidado de plantas, con esta especie no vas a tener ningún problema.

¿Cómo se cuida?

Tener uno o varios ejemplares de esta planta es una delicia, pues tan sólo hay que proporcionarles los siguientes cuidados para que florezca abundantemente:

Ubicación

Coloca tu planta en el exterior, en una zona donde esté expuesta al sol de manera directa. Puede estar también en semisombra, pero debe tener más luz que sombra para poder florecer en abundancia.

Suelo o sustrato

No es exigente, pero si se cultiva en maceta es muy recomendable mezclar sustrato de cultivo universal con un 20 o un 30% de perlita o de algún material similar con el fin de que el drenaje sea bueno. De este modo, se evitará que la tierra se encharque, lo que terminaría asfixiando a las raíces.

Riego

Cada 2 días en verano, y cada 4 días el resto del año. En caso de duda, hay que comprobar la humedad del sustrato antes de regar introduciendo un palo delgado de madera en diferentes puntos. Si al extraerlo sale prácticamente limpio, es porque la tierra está seca y, por lo tanto, se debe regar.

Es mucho fácil recuperar una planta seca que una que ha sufrido exceso de riego, pues con con el exceso de humedad los hongos enseguida proliferan, debilitándola. Por este motivo, además de controlar el riego no está de más hacer tratamientos preventivos en primavera y otoño con cobre o azufre, que son dos fungicidas naturales muy eficaces. Eso sí, si tienes niños o animales domésticos asegúrate de mantener la planta tratada de ellos.

Abonado

Durante toda la temporada de floración, se debe abonar con un abono para plantas con flor. También se puede abonar con abonos orgánicos líquidos, como el guano, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase; o incluso ir alternando, usando un mes uno y al siguiente el otro.

Trasplante / Época de plantación

Tanto si quieres pasarla definitivamente al jardín o a una maceta más grande, puedes hacerlo desde primavera hasta comienzos del verano.

Multiplicación

Puedes obtener nuevos ejemplares sembrando sus semillas en primavera o por sus acodos naturales en primavera-verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

  1. Lo primero que hay que hacer es preparar el semillero. Como tal puedes usar una bandeja de semillero, vasos de yogur, envases de leche, pastillas de turba (Jiffy), o las macetas convencionales.
  2. Una vez hayas elegido el semillero, toca rellenarlo con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita, o bien con uno preparado para semilleros (ambos los encontrarás a la venta en cualquier vivero o tienda de jardinería).
  3. Ahora, ríegalo bien de manera que quede bien húmedo.
  4. A continuación, coloca un máximo de 3 semillas en la superficie del sustrato, de modo que queden un poco separadas entre sí.
  5. Luego, cúbrelas con una -muy- fina capa de sustrato.
  6. Finalmente, vuelve a regar y coloca el semillero en una zona donde esté expuesto a la luz del sol de manera directa.

Las primeras germinarán al cabo de 7-10 días.

Acodo natural simple

  1. Primero, debes de desenterrar un poco la planta.
  2. A continuación, elige un tallo que tenga raíces y sepáralo de la planta madre con cuidado.
  3. Una vez lo tengas, plántalo en una maceta con vermiculita.
  4. Y finalmente, riega.

Plagas y enfermedades

Pulgones

Puede verse afectada por las siguientes plagas y enfermedades:

Plagas

Los pulgones son unos parásitos de color verde, amarillo o marrón que ataca a todas las plantas del jardín. Normalmente, se adhieren a los tallos y a las flores, alimentándose de la savia.

Se trata con insecticidas o con trampas ecológicas anti-pulgones.

Enfermedades

  • Virosis: son enfermedades transmitidas por virus, los cuales provocan la aparición de manchas amarillas en las flores. No tiene cura.
  • Oidio: el hongo Oidio hace que las hojas tengan como un polvo grisáceo. Se trata con fungicida sistémico.
  • Podredumbre de las raíces: ocurre cuando hay exceso de humedad. Se debe de espaciar los riegos y sustituir el sustrato si no tiene buen drenaje. Además, si se le tiene puesto un plato debajo hay que quitarle el agua sobrante a los 15 minutos de haber regado.
  • Manchas en las hojas: si las hojas empiezan a tener manchas, es porque la planta está siendo ataca por hongos. Se trata con fungicidas como el zineb.

Rusticidad

La Vinca minor es una bonita planta que soporta el frío y las heladas suaves de hasta los -3ºC. En el caso de que vivas en una zona donde el invierno es más frío, puedes colocarla dentro del hogar, en una habitación en la que entre mucha luz natural y donde esté lejos de las corrientes de aire (tanto frías como cálidas).

Usos

Vinca

Es una herbácea que normalmente se usa para decorar. Es muy ornamental y, debido a su tamaño, es perfecta para tenerla en cualquier rincón e incluso como centro de mesa. Pero, ¿sabías que tiene propiedades medicinales? De hecho, se puede usar como analgésico y como vasodilatador cerebral, para recuperarse de los infartos de miocardio, para estimular el apetito, y en caso de haber sufrido un traumatismo craneal.

Se consume en infusión, extracto líquido o seco, tintura o polvo. Pero no debes usarla en estos casos según la web Plantas para curar:

  • Embarazo
  • Lactancia
  • Tumores con hipertensión craneal
  • Consumo de medicamentos como quinidina, amiodarona, laxantes antraquiónicos, ni medicación que potencien la pérdida de potasio.

¿Qué te ha parecido esta planta?


Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario