La importancia del drenaje para nuestras plantas

Perlita

Perlita, un material idóneo para mejorar el drenaje.

Si el riego es una de las tareas más complicadas que todo jardinero y/o aficionado a la jardinería tiene que, más o menos, controlar para que sus plantas crezcan bien, la tarea se complica aún más cuando el sustrato o el suelo no drena lo suficientemente rápido para que las raíces se desarrollen correctamente.

Hay algunas, como las suculentas, que si bien necesitan regarse con la misma frecuencia que una planta de temporada (de 2 a 3 veces por semana), si el sustrato de cultivo no tiene buen drenaje, lo más probable es que se pudran en poco tiempo. ¿Cómo evitar problemas?

El drenaje del suelo

Tierra

Antes de decidir qué plantas queremos poner en un jardín, es muy importante comprobar cómo es el drenaje del suelo. Para ello, debes cavar un agujeros de unos 50x50cm, y llenarlo de agua. Si al cabo de 3-4 días queda todavía agua en el fondo, entonces será necesario mejorarla, ¿por qué? Por los hongos.

A estos microorganismos les encantan los ambientes húmedos, por lo que no dudarán ni un momento en infectar aquellas plantas que se muestran débiles o enfermas en cualquier momento. Y a ello hay que sumarle que son muy difíciles de erradicar, siendo más recomendable la prevención antes que la curación.

¿Cómo se puede mejorar?

Se puede hacer de dos formas: mezclando la tierra del agujero de plantación con perlita, bolas de arcilla expandida o cualquier otro material similar a partes iguales, o haciendo cambios generales en el suelo del jardín.

Método 1 – Instalar tubos de drenaje

Este método está especialmente indicado para suelos a los que realmente les cuesta mucho drenar el agua. Se instalan de la siguiente forma:

  1. Trazar sobre el terreno las líneas por donde se pondrán las tuberías. Cada zanja lateral se tiene que unir a la principal en un ángulo de 60º, y tienen que haber una distancia de unos 2 metros entre ellas.
  2. Hacer zanjas de unos 50cm de profundidad por 40cm de anchura, en ligera pendiente.
  3. Poner una capa de unos 10cm de grava.
  4. Colocar los tubos.
  5. Cubrir con grava, y poner encima de ésta tela geotextil. De este modo, se evitará que la tierra entre y estropee los tubos, pero sí dejará pasar el agua.
  6. Tapar con arena.

Método 2 – Aprovechar las pendientes (o crearlas)

Si el jardín tiene pendientes, ¡aprovéchalas! Y si no tiene, las puedes crear acumulando más tierra en un sitio que en otro. El agua de lluvia y de riego se puede controlar pasando el rastrillo por el suelo 😉 .

Método 3 – Plantar las plantas por encima del nivel del suelo

Y no, no queda mal. Se trata de crear montículos de tierra y plantar sobre ellos, de modo que cuando se riegue, el agua discurrirá por la pendiente y no se acumulará tanta alrededor de la planta, evitando así su pudrición.

Otras opciones – Escoger plantas que crecen en suelos con mal drenaje

Si no quieres complicarte mucho, puedes optar plantas que crecen en suelos con mal drenaje. Aquí tienes una lista de plantas que viven en clima mediterráneo, donde el suelo es calizo y, por lo tanto, donde el agua no drena bien.

Como hacer el drenaje en las macetas

Rejillas_de_drenaje

Rejilla de drenaje

Mejorar el drenaje de nuestras macetas es mucho más fácil e igual de importante. A menudo te recomiendo usar un sustrato de cultivo universal mezclado con perlita, bolas de arcilla o similar porque este sustrato por sí solo puede crear problemas a las plantas, especialmente a las suculentas (cactus y crasas), y a los semilleros.

¿Cómo se puede mejorar?

Hay dos métodos:

Método 1 – Mezclar el sustrato de cultivo con materiales porosos

En los viveros cada vez es más fácil encontrar sustratos que ya vienen preparados para determinadas plantas. Pero… (siempre hay un pero), el drenaje todavía, desde mi punto de vista, es un tema que tienen pendiente de mejorar. Afortunadamente, se puede hacer mezclándolo con perlita, bolas de arcilla, vermiculita o incluso con fibra de coco

La proporción variará según el tipo de planta que sea. Por ejemplo:

  • Árboles y arbustos: sustrato a base de turba mezclado con un 20-30% de perlita o similar.
  • Palmeras: sustrato a base de turba mezclado con un 30% de perlita o similar.
  • Plantas de flor (anuales, bianuales y vivaces): sustrato de cultivo universal mezclado con un 20% de perlita.
  • Suculentas (cactus y crasas): sustrato a base de turba o mantillo con material poroso mezclado a partes iguales, o incluso añadir más material poroso.

Método 2 – Colocar rejillas de drenaje

Para que el agua drene lo más rápido posible, se pueden colocar rejilas de drenaje (de las que se usan para los bonsáis), o incluso -y saldrá más económico- se pueden poner trozos de malla de plástico de agujeros muy pequeños, o filtros de café.

El riego: lo que debes saber

Regadera metálica

Controlar el riego es fundamental para evitar que las raíces de las plantas se asfixien. No todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua ni ser regadas con la misma frecuencia. Por eso, antes de regar es importante comprobar la humedad del sustrato o de la tierra. ¿Cómo? Así:

  • Puedes introducir un palo delgado de madera -como los que se usan en los restaurantes japoneses- hasta el fondo. Si al sacarlo sale prácticamente limpio, es porque está la tierra de esa zona seca. Introdúcelo de nuevo en otros lados alrededor de la planta para confirmarlo, y riega sólo si está realmente seca.
  • Utiliza un medidor de humedad digital. Lo encontrarás a la venta en viveros y tiendas de jardinería. Puede ser bastante práctico, ya que tan sólo tienes que introducirlo y te dirá el grado de humedad de esa zona. Pero, para que sea realmente útil, debes de introducirlo en otros lados alrededor de la planta para asegurarte.
  • Si está en maceta, puedes pesarla nada más regarla, y de nuevo al cabo de unos días. Así sabrás cuándo debes regar por el peso que tenga en cada momento.

Otro punto importante es evitar ponerle el plato debajo a las macetas, ya que el agua que se queda encharcada puede llegar a asfixiar a sus raíces. Si no queda más remedio, asegúrate de quitar el agua sobrante tras dejar pasar 10-15 minutos del riego. De este modo, tus plantas podrán seguir creciendo normalmente.

Obregonia denegrii

Espero que estos consejos te sirvan para tener unas plantas y un jardín (o patio) preciosos 🙂 .

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *