Hojas marrones en Aloe Vera: consejos y cuidados

Aloe Vera marrón

Tener una planta de Aloe Vera es realmente interesante, no sólo porque es una planta atractiva a la vista sino por sus numerosas virtudes. El jugo del Aloe Vera es muy beneficioso para la salud pues es una planta con grandes propiedades medicinales. También es posible pasar las hojas por el cuerpo para mejorar algunas reacciones de la piel.

Por todo esto es que muchas personas tienen una planta de Aloe Vera en casa. Si bien no es una planta difícil de cuidar es importante prestar atención a su desarrollo pues de tanto en tanto pueden aparecer ciertos trastornos. Si notas que las hojas de Aloe Vera se vuelven marrones es que la planta está en problemas, es el primer síntoma de que hay que revisar todo lo vinculado a la planta.

Es posible apreciar cuando una planta está saludable con sólo mirarla: las hojas deben lucir verdes y los tallos firmes, a menos que esté en una fase de cambio producto de una nueva estación. Si registras que la planta de Aloe Vera tiene hojas marrones quizá puedas revisar algunas cuestiones.

Suelo, riego y abono del Aloe Vera

Aloe Vera

El mejor suelo para el Aloe Vera es aquél que sea rico en nutrientes y poroso por lo que es recomendable añadir un poco de arena o perlita para lograr tal fin. Es importante además que la planta viva en un suelo con buen drenaje pues no es una planta resistente a la humedad sino que necesita una tierra que pueda evacuar el agua para que no se acumule. En este sentido, ayuda tener una maceta ancha y poco profunda. Si buscas una maceta para Aloe Vera, elige una de estas características antes que una maceta pequeña y profunda.

Hablábamos de un suelo rico en nutrientes y por eso es que entre los cuidados del Aloe Vera el abono ocupa un lugar de importancia. Utiliza humus de lombriz para enriquecer el suelo y que la planta obtenga los nutrientes necesarios para vivir en óptimas condiciones.

Para completar el cuadro, hay que revisar el riego si es que la planta no luce bien. Si el Aloe Vera no es amigo de la humedad pues entonces el riego debe ser espaciado, cada 15 o 20 días para así evitar que la planta se pudra. Y aún regando en forma esporádica pero residual, procura hacerlo con poca agua y evitando que la misma toque la planta, echándola directo sobre la tierra. Puedes ir probando y viendo los resultados observando a la planta pues si adviertes que las hojas se vuelven delgadas y algo arrugadas, es indicio de que hay que aumentan un poco el riego pues a la planta le está faltando agua.

El Aloe Vera y el exterior

Hojas Aloe Vera

El Aloe Vera necesita vivir en un lugar con luz natural así es que si las hojas se vuelven marrones prueba cambiando la planta de lugar para que reciba la mejor luz posible pero prestando atención a que las hojas no se quemen. En algunos casos, funciona tenerla a media sombra, en especial cuando el sol es demasiado fuerte.

Durante el invierno, la planta también debe ser resguardada pues el Aloe Vera no es resistente a las heladas o las bajas temperaturas. Puedes trasladarla al interior para ubicarla cerca de una ventana o bien protegerla con un plástico o algo similar.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Un comentario

  1.   ue dijo

    me encanta sus reportaje y adoro las plantas …¡QUE HERMOSAS! espero mas vídeos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *