Abelia floribunda: cuidados

Abelia floribunda: cuidados

Uno de los arbustos más conocidos para el jardín y que ofrecen una visión multicolor es la Abelia floribunda. Sus cuidados son bastante fáciles y a cambio te ofrece una imagen casi mágica.

Pero, ¿cuáles son los cuidados de la abelia floribunda? ¿Cómo es? Si no has escuchado hablar de ella, o quieres profundizar un poco más, a continuación te hablamos de ella.

Cómo es la Abelia floribunda

abelia floribunda

Lo primero que debes saber sobre la Abelia floribunda es que se trata de un arbusto. En su hábitat natural, y dejándolo libre, puede alcanzar fácilmente los 3 metros de altura. Pero su tamaño no es lo más importante, sino el atractivo que ofrece en su follaje así como con sus flores.

Para empezar, tiene unas ramas que son arqueadas y que pueden medir entre 1,5 y 1,8 metros. Son de color marrón o rojizo, lo que les hace destacar frente a las hojas y flores que son de otros colores.

Las hojas son pequeñas y tienen una forma ovalada terminando el borde en dentado. Su colorido es un verde oscuro y muy brillante, pero el haz y el envés son algo diferentes. En el haz encontrarás ese verde oscuro; pero en el envés tendrás un tono más claro.

Por último, las flores son muy llamativas y sobre todo impactan por el colorido. Normalmente son una mezcla entre blanco y rosa (con brotes rojos). Tienen forma acampanada y se presentan ya sea solas o en grupos, colgando un poquito en la planta. De los cálices es de donde saldrá un fruto.

Otro dato que debes saber sobre la Abelia floribunda es que no es tan «antigua» como podríamos pensar. A principios del siglo XIX se conocieron, por parte del británico Clarke Abel, las abelias, pero no fue hasta años después que, en México, se encontró la Abelia floribunda y esta no se trasladó a Europa hasta 1841.

Son arbustos de hoja perenne, lo que quiere decir que conservará su hoja durante todo el año. Sin embargo, para florecer, su época es a partir de junio. Ahora bien, que no te extrañe que pierda las hojas porque puede comportarse como semiperenne, sobre todo si no se le dan las condiciones adecuadas para mantenerse.

Abelia floribunda: cuidados importantes

conjunto de flores sin abrir de la abelia floribunda

Tras conocer un poco más este arbusto, ¿qué tal si te hablamos de los cuidados de la Abelia floribunda? Debes saber que no es difícil de cuidar, pero tiene algunos matices que sí deberías tener en cuenta para conseguir que esté siempre saludable y perfecta. ¿Cuáles son? Te los indicamos a continuación.

Ubicación y temperatura

El mejor lugar donde puedes poner este arbusto es, sin duda, en el exterior. Incluso te diríamos que a pleno sol porque le gusta y porque se adapta muy bien con ello. Sin embargo, a la hora de escoger su ubicación, tienes que intentar que no sea en una zona donde le dé el viento de forma directa porque no lo lleva nada bien y puede resecarla o incluso matarla.

En cuanto a la temperatura, se sabe que aguanta fácilmente hasta los -3ºC, pero el frío no lo lleva demasiado bien. Al punto de que si hace mucho puede cambiar su forma perenne por una semiperenne o incluso caduca en algunos casos. Siempre que la cuides debería volver a brotar en primavera.

Tierra

El mejor sustrato para la Abelia floribunda será el que sea un poco ácido y, sobre todo, que tenga buen drenaje.

La puedes poner tanto en el jardín como en una maceta siempre que controles todo lo anterior.

flores de la abelia floribunda

Riego

El riego es uno de los cuidados de la Abelia floribunda más importante y también donde más se puede fallar. Y es que es un poco delicada con el agua. Hasta el punto de que, si vives en una zona donde llueve a menudo, no tendrías que ocuparte del riego en absoluto.

Esta planta no tolera en absoluto las épocas de sequía, por lo que el riego ha de ser frecuente. Si, como te decíamos antes, llueve a menudo en tu zona, en general con eso será suficiente, pero habrá periodos en los que tendrás que regarla.

Para que te hagas una idea, es posible que debas regarla en verano al menos 3 veces a la semana; y en invierno con una a la semana será suficiente.

Por supuesto, todo dependerá del clima y la ubicación que le des. Pero debes controlar ese riego para evitar que se seque fácilmente.

Abonado

Apuesta siempre que puedas por un abono natural orgánico. En este caso, los cuidados de la Abelia floribunda pasan por echarle compost o estiércol de vez en cuando porque son los mejores.

Aplícalo siempre entre primavera y verano que es cuando más lo va a necesitar (es su periodo más activo).

Poda

La poda es muy importante. Primero, porque necesitas sanearla y sobre todo impedir que entre las ramas haya enredos (esto dificultará el paso de aire y ventilación de la planta).

Además, con ella mejorarás la floración.

Se lleva a cabo siempre después de que las flores se hayan marchitado y no salgan más (es decir, final del verano, primeros del otoño).

Plagas y enfermedades

Debes saber que la Abelia floribunda es muy resistente a las plagas. Pero en el caso de las enfermedades sí es más proclive a padecerlas.

Entre ellas, las que tienen que ver con hongos, virus y/o bacterias pueden afectarle, sobre todo tras la poda (por eso es importante sellar los cortes para evitar esto). Un ejemplo de enfermedad es el oídio.

Multiplicación

La reproducción de la Abelia floribunda se lleva a cabo de dos maneras diferentes:

  • A través de acodos aéreos, que se plantan como si fueran pequeñas plantitas para que salgan raíces y de ella se obtenga una nueva planta. Cuando ya está bien asentada se puede cortar el «vinculo» entre las dos plantas y tenerlas por separado.
  • A través de esquejes. Estos deben tener al menos 30 centímetros de longitud y una apariencia semileñosa. Se deben cortar a principios de primavera y plantarlos con unas hormonas de enraizamiento para conseguir más éxito. Eso sí, en la superficie echa un poco de azufre porque los esquejes son propensos a sufrir de hongos.

Ahora que conoces los cuidados de la Abelia floribunda y cómo es, ¿te animarías a tenerla en casa, ya sea en tu jardín o en una maceta?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.