Descubre todos los secretos del Aloe vera

Es la planta suculenta más popular. Sus magníficas propiedades curativas la han convertido en una planta tan querida, que en todos los jardines, patios, balcones o terrazas se reserva un espacio para tener, como mínimo, un ejemplar.  Además, es muy fácil de cuidar y de multiplicar, por lo que, aunque al principio nos tengamos que gastar unos cuatro euros en un ejemplar adulto, en tan sólo dos años podemos tener unos cuantos plantones más.

El nombre científico de este regalo de la naturaleza es Aloe vera. Si quieres saber absolutamente todo sobre ella, sus cuidados, los problemas que puede tener y cómo solucionarlos, los usos que tiene,… en definitiva, todos sus secretos, aquí tienes el especial que hemos preparado para ti 🙂 .

Características del Aloe vera

Planta de Aloe vera

El Aloe vera, conocido como Sábila, Sávila, Aloe de Barbados o Aloe de Curazao, es una planta suculenta de la subfamilia Asphodeloideae dentro de la familia Xanthorrhoeaceae originario de Arabia que se ha naturalizado en las regiones subtropicales y templadas del mundo.

Se caracteriza por tener hojas de hasta 50cm de largo por unos 5-7cm de ancho agrupadas en una roseta basal compuesta por unas veinte hojas, que son lanceoladas, acabadas en punta y dentadas. Éstas son verdes, y no tienen manchas, excepto si la planta joven. Tampoco suelen tener tallo, aunque algunos ejemplares tienen uno muy corto cubierto por hojas. La flores aparecen agrupadas en inflorescencias de hasta 100cm de alto, y son de un color amarillo muy vivo.

¿Cómo se cuida?

Planta de Aloe vera

Para tener un espléndida planta de Aloe, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

Aunque a menudo se le puede encontrar creciendo a pleno sol, lo ideal es tenerla en semisombra, en una zona donde le dé el astro rey de manera directa unas horas por la mañana o bien por la tarde.

Riego

El riego tendrá que ser frecuente, pero evitando el encharcamiento. Así, en primavera y verano es recomendable regar 2 veces por semana, máximo 3; en cambio el resto del año se tiene que regar una vez por semana o cada diez días.

Trasplante

Tanto si se quiere pasar al jardín como a una maceta mayor, hay que hacerlo en primavera, cuando el riesgo de heladas haya quedado atrás. Veamos cómo proceder en cada caso:

Plantar un Aloe vera en el jardín

Esta planta queda muy bien en los jardines, a los cuales embellecerá durante el verano con sus preciosas flores. Para conseguir algo tan especial hay que hacer lo siguiente:

  1. Se cava un agujero lo suficientemente profundo para que quepa bien.
  2. Se mezcla la tierra con perlita a partes iguales.
  3. Se extrae la planta de la maceta con cuidado de no romper las raíces (aunque si se rompiese alguna, no pasaría nada 🙂 ).
  4. Se introduce en el agujero.
  5. Se rellena con la tierra mezclada.
  6. Y finalmente se riega.

Cambiar de maceta a un Aloe

Al ser una planta de crecimiento rápido, será necesario cambiarla de maceta cada año, o cada dos como mínimo. Para ello, se tiene que hacer lo siguiente:

  1. Se prepara la maceta, la cual tiene que ser unos 2-3cm de diámetro más ancha que la que ha tenido hasta ahora.
  2. Se prepara el sustrato, el cual se recomienda que esté compuesto por turba negra mezclada con perlita a partes iguales.
  3. Se rellena un poco la maceta con la mezcla.
  4. Se extrae el Aloe de la ‘vieja’ maceta.
  5. Se introduce la planta dentro de la nueva, y se mira que quede bien, ni muy arriba ni muy abajo.
  6. Se termina de rellenar.
  7. Y finalmente se riega.

Abonado

Como nunca se sabe cuándo nos puede ser útil, se debe de abonar con abonos minerales naturales, como el Nitrofosca una vez cada 15-20 días durante toda la temporada de crecimiento, es decir, durante los meses de primavera y verano.

Le echaremos una cucharada de café y se la mezclaremos con la capa más superficial del sustrato o de la tierra, para luego darle un riego generoso.

Poda

Se debe de quitar el tallo floral cuando se haya marchitado.

Multiplicación

Semillas de Aloe vera

El Aloe vera se puede multiplicar por semillas o por hijuelos. Sepamos qué tenemos que hacer en cada caso:

Sembrando semillas

Sembrar semillas de una planta suculenta como esta es una experiencia maravillosa, ya que sabes que en cuatro años vas a poder disfrutar de sus increíbles beneficios. Así pues, en primavera se pueden adquirir las semillas, y se pueden sembrar en el semillero que prefiramos: macetas convencionales, bandejas de corcho a las que previamente le habremos hecho algunos agujeros pequeños para el drenaje, bandejas de semillero de plástico, envases de leche, vasos de yogur,… en definitiva, lo primero que tengamos a mano, siempre y cuando tenga agujeros para que el agua drene.

Una vez tengamos el semillero, hay que preparar el sustrato. Éste tiene que ser arenoso, como arena de río mezclada con vermiculita a partes iguales por ejemplo, ya que así la tasa de germinación será mucho más alta de lo que sería si se sembrasen en turba o mantillo.

Ahora, hay que rellenar el semillero casi del todo, y colocar las semillas en la superficie del sustrato de modo que queden un poco separadas entre sí, pues tienen un ritmo de crecimiento muy rápido y las plántulas podrían tener problemas para desarrollarse correctamente si están muy juntas.

Al terminar, se cubren con una fina capa de sustrato, se riega y se colocan en una zona donde les dé mucha luz, pero no directa.

Germinarán muy pronto si se riega cada 2-3 días, pudiendo tardar no más de dos semanas en hacerlo. Eso sí, cuando germinen, se deben de dejar ahí al menos hasta que alcancen un tamaño de unos cinco centímetros.

Separando los hijuelos

El Aloe vera saca muchos hijuelos ya desde una temprana edad. Por este motivo, es una de las plantas más populares del mundo que tiene un precio tan bajo. Y es que, separar los hijuelos es una tarea muy sencilla: cuando hayan alcanzado un tamaño de unos 4-5cm de altura, se separan de la planta madre escarbando un poco alrededor para que salgan con raíces, y se dejan dos semanas en una zona protegida del sol para que cicatricen las heridas.

Al cabo de ese tiempo, se plantan en macetas individuales.

Rusticidad

Soporta las heladas de hasta los -2ºC si son de corta duración.

Problemas

Cochinilla

Imagen – Todohuertoyjardin.es

Si bien es una planta muy resistente y adaptable, puede tener problemas de vez en cuando.

Plagas

Las cochinillas y los pulgones son sus principales enemigos en climas cálidos y secos. Las primeras se colocan en las uniones de las hojas con el tallo para alimentarse de la savia sin que nadie las moleste. Afortunadamente, se pueden quitar a mano o con un bastoncillo de las orejas humedecido en agua. En el caso de los segundos, se suelen adherir al tallo floral por lo que las plantas se deben de tratar con Aceite de Neem o cortar la parte afectada.

Hojas caídas, planta de aspecto ‘triste’

Cuando eso ocurre, es porque está colocada en una zona en la que no hay suficiente luz.

Hojas marrones

Está recibiendo demasiada luz directa del sol.

Hojas blandas

Si las hojas empiezan a estar muy blandas, es porque la estamos regando en exceso. Para corregir el problema, es aconsejable, si la tenemos en maceta, extraerla de la misma y envolver el cepellón de raíces con papel absorbente -como el de cocina, por ejemplo-, y tenerla en un lugar luminoso pero protegida del astro rey durante 24 horas, y al día siguiente plantarla de nuevo en la maceta.

En el caso de que esté en tierra, estaremos sin regar durante unos cinco días. De este modo, dispondrá del tiempo suficiente para secarse.

Aún así, y para evitar que los hongos le infecten, se debe de tratar con cobre o azufre en primavera u otoño, o con fungicida sistémico en verano.

Usos del Aloe vera

aloe-vera-adulto

Esta es una increíble planta que se utiliza como ornamental para decorar los jardines o patios, pero también y sobretodo por sus propiedades medicinales. A menudo te encuentras su imagen en una gran variedad de productos: gel, champú, jabón, crema, pasta de dientes…, que es lógico que nos terminemos preguntando qué propiedades tiene.

Pues bien. Estos son sus componentes químicos:

  • Agua: está compuesta por un alto porcentaje de agua, en la cual se disuelven las sustancias biológicamente activas.
  • Aminoácidos: contiene 7 de los 8 aminoácidos esenciales para el cuerpo, y 18 de los 22 considerados como secundarios, como la Lisina, la Valina, la Arginina o el Triptofano.
  • Antraquinonas: actúan como antibacterianas, fungicidas, antipiréticas, laxantes, analgésicas y como neurálgicas.
  • Azúcares: Contiene fructosa, glucosa, glucomamano y acemanano. Actúan como antivirales y antiinflamatorios.
  • Enzimas: como la amilasa, la catalasa o la lipasa, son esenciales para el cuerpo, ya que transforman las proteínas que absorbemos en aminoácidos, y después de que el cuerpo los absorbe, se vuelven a convertir en las proteínas tan necesarias para mantenernos activos y con energía.
  • Esteroles: reducen el riesgo de padecer enfermedades del corazón al inhibir la absorción del corazón.
  • Emolina: junto con la emodina y la barbaloina, generan ácido salicílico el cual nos ayuda a prevenir y/o combatir según sea el caso, enfermedades antibacterianas. Además, alivian el dolor leve y previenen las inflamaciones.
  • Lignina y saponina: la primera permite que el gel penetre fácilmente en la piel, y la segunda actúa como antiséptica.
  • Minerales: tales como el calcio, el magnesio o el hierro. Los necesitamos para gozar de una buena salud, y para tener unos huesos fuertes y sanos.
  • Mucílago: actúa como emoliente sobre la piel.

En resumen, es como tener una farmacia -o casi 🙂 – en una única planta, lo cual no está nada mal, ¿no crees? Y es que, además, contiene vitaminas A, B, B12 y C, las cuales se encargan de producir energía, y de algo que seguro que te encantará: de retrasar el envejecimiento al neutralizar los efectos de los radicales libres.

Podemos encontrar productos ya preparados en los herbolarios o incluso en los centros comerciales, pero si no tenemos cómo ir o si preferimos hacerlos nosotros, a continuación te explicamos cómo extraer el gel de Aloe vera.

Extrae el gel y ¡disfruta de sus beneficios!

aloe_vera_gel

Lo primero que hay que hacer es cortar una hoja -que no sea ni demasiado nueva pero tampoco del año anterior- de la planta adulta, es decir, de un ejemplar que ya haya florecido. Teniendo en cuenta que sus brotes nuevos salen del centro, a medida que salen nuevas hojas las otras se van quedando más cerca del borde de la maceta.

Por ello, se tiene que cortar aquella que ya haya terminado su desarrollo, pero que aún no se haya empezado a poner mustia, esto es, con la punta seca. Así pues, una vez se haya elegido una, se tiene que cortar con un cuchillo poniéndolo lo más cerca posible del tallo, y cortando la hoja con cuidado.

Terminado esto, se colocará la hoja recostada sobre una mesa, y se procederá a cortar con, por ejemplo, ese mismo cuchillo previamente lavado con agua de manera horizontal, teniendo mucho cuidado de no hacernos daño. Luego, será suficiente con ponernos un poco de su gel en aquella zona donde sintamos picor o molestias de algún tipo.

Cómo hacer champú

Una vez hayas cortado la hoja, se puede aprovechar para hacer champú para el pelo. ¿Cómo? De la siguiente forma:

  1. Lo primero que se ha de hacer es mezclar 60ml de jabón de castilla y de gel de la planta, 5ml de glicerina 1 ml de aceite vegetal en un bol.
  2. Ahora, se guarda en una botella de plástico.
  3. Y seguidamente, se puede usar cuantas veces sea necesario, echando tan sólo un poco ya que produce mucha espuma, por lo que dura bastante 🙂 .

Cómo hacer zumo

Si se quiere se puede preparar zumo de Aloe. Para ello, se necesitará el gel de dos hojas de la planta que se colocará dentro de un recipiente de borde alto con agua, una cucharadita de miel y/o de zumo de frutas y se tritura todo bien.

El sabor del Aloe vera es amargo, por lo que es muy, muy recomendable añadir estos dos últimos ingredientes.

Cómo hacer crema para la cara

La crema de esta fabulosa planta servirá para evitar las estrías y las arrugas y para retrasar el envejecimiento. Para hacerla, se necesita:

  • Pulpa -la parte carnosa- de un aguacate
  • Gel de 4 hojas del aloe
  • Un chorro de aceite de oliva

Y, para conseguir una crema gratis y natural, sólo hay que mezclarlo todo bien hasta que se vea una pasta homogénea, y listo.

Se aplica en la cara, se deja actuar durante unos 15 minutos, y pasado ese tiempo estarás como nueva 😉 .

¿Dónde comprar?

Se puede adquirir fácilmente en los viveros, tiendas agrícolas e incluso a veces en los grandes centros comerciales.

Mi experiencia con el Aloe vera

plantas-de-aloe-vera

Desde que la vi por primera vez, allá por el año 2000, la verdad es que nunca me ha llamado mucho la atención. Por aquella época, no sabía mucho de plantas, pero de ella solían hablar bastante por la televisión; así que cuando la vi por primera vez fue como decir ”así que ésa es la planta”. Me gustaba la inflorescencia, pero me parecía una planta muy común. Qué equivocada estaba.

Es cierto. Si me hubiesen dicho por entonces que acabaría siéndome útil, no me lo hubiese creído. Nunca podía imaginar lo mucho que me serviría años más tarde.

Hace unos años, sobre el 2014, empecé a tener picores en la espalda y en los brazos. Al principio, no sabía a qué podía deberse, pues por entonces ya convivía con una de mis gatas, pero la teníamos -y tenemos- siempre desparasitada. Así que, ¿qué podía ser aquello que me producía tanto picor? 

Después de pensarlo, se me ocurrió que quizás fuera el champú o el gel que comprábamos en el supermercado. Y opté por utilizar uno que era de glicerina, que es más cuidadoso con la piel. No solucionó el problema. La sensación podía llegar a ser muy intensa, muy molesta, por lo que me urgía encontrar algo que realmente me sirviera. Fue cuando decidí adquirir un champú y un gel de Aloe vera. Como se suele decir, fue mano de santo, de verdad.

Por fin encontré algo que funcionaba, que protegía la piel y que no me provocaba picor alguno. Fue increíble. Desde entonces, tengo una planta en el patio, a la que cada día miro y cuido lo mejor que sé. Y no sólo eso, sino que cada vez que veo una, aunque sea en un mercado, la miro con unos ojos nuevos. Ya no es esa ”planta común”, sino que es esa planta que tiene muchos beneficios para tu cuerpo y para tu salud.

Conclusión

Plantación de Aloe vera

Ya para terminar, decir que el Aloe vera es una de las plantas que no pueden faltar en ningún hogar, por todo lo comentado hasta ahora. Es muy fácil de cuidar y de multiplicar, tanto, que es apta para principiantes. Sus preciosas inflorescencias de color amarillo darán vida a cualquier rincón, incluso a los que aparenten estar abandonados.

Si tú también quieres tener una farmacia natural en casa, hazte con un plantón 😉 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

6 comentarios

  1.   Mica dijo

    Me fue de mucha ayuda muchas gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Genial, me alegro 🙂

  2.   ale dijo

    Hola hace dos semanas que tengo una planta de áloe en casa, he notado que en la punta de algunas hojas le están saliendo unos puntitos negros muy pequeños, la he regado dos veces en estas dos semanas pero veo que mi planta se enfermando porque esos puntitos no estaban cuando la compre. ademas alguna hoja tienen una parte que se esta poniendo amarillo muy claro. Le da luz pero no sol directo.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Ale.
      El Aloe vera suele tener puntitos blancos. De todos modos, si quieres sube una imagen a tinypic o imageshack, copia el enlace aquí y te digo mejor.
      Un saludo.

  3.   Miryam dijo

    Hola tengo una planta de Aloe de Flor roja y pintitas blancas en sus hojas no es amarga , quiero saber si esta se puede consumir o solo uso externo?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Myriam.
      ¿Tienes alguna foto? Hay especies de aloe, como el Aloe saponaria, que no se puede consumir. Pero el Aloe vera (tenga o no puntitos blancos) sí.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *