Ficha completa de las Amapolas

Las amapolas son unas flores maravillosas, de un color rojo intenso, que crecen en los campos, a ambos lados de la carretera, en los jardines, en los terrenos abandonados,… en fin, allá donde sus semillas llegan. Después de las lluvias primaverales, las plantas comienzan a mostrarnos sus delicados pero preciosos pétalos. Son delicados, que a veces nos preguntamos si se puede cultivar o si sólo puede estar en los terrenos.

Pues bien. Su cultivo controlado, ya sea en maceta o en los jardines, es posible. Pero para ello es necesario que tengan en cuenta las cosas que te vamos a contar sobre esta asombrosa herbácea.

Características de las amapolas

Flor de amapola

Las amapolas, cuyo nombre científico es Papaver rhoeas, son hierbas anuales, es decir, que en un año germinan, crecen, florecen y fructifican. Son originarias de Europa, Asia y el norte de África. Pueden alcanzar una altura de entre 50 y 70cm. Sus tallos son erectos, poco ramificados, y están cubiertos con finos pelillos de color blanco. Las hojas son alternas, pinnadas, con el borde dentado, y no tienen peciolo. Las flores, que brotan en primavera, tienen forma de campana, y están compuestas por 4 pétalos y 2 sépalos vellosos. Y por último sus semillas son muy, muy diminutas, tienen forma de riñón y son de color pardo.

Aunque la amapola de California es muy parecida, ésta es originaria de América del Norte, y sus flores pueden ser de amarillas o anaranjadas.

El cultivo de las amapolas es muy sencillo. Pero como todas las plantas, ellas también tienen sus preferencias.

Cultivo y cuidados

Grupo de amapolas

Siembra

Son plantas que, si se quieren tener año tras año, es importante que se adquieran las semillas en primavera y verlas crecer mes tras mes. Así pues, lo primero que haremos será adquirirlas, por ejemplo, en eBay, y una vez que las tengamos, las sembraremos en macetas utilizando un sustrato de cultivo universal.

Para que germinen bien y rápido, tan sólo tenemos que cubrirlas con una muy fina capa de sustrato. La suficiente cantidad para que el viento no pueda llevárselas consigo. Asimismo, debemos de colocar el semillero en un sitio donde esté expuesto de manera directa al sol. De este modo, en muy pocos días -de siete a catorce días- veremos que empiezan a salir las primeras plántulas.

Trasplante

Como su ritmo de crecimiento es muy rápido, en cuestión de un mes podremos pasarlas a macetas mayores o al jardín. No aconsejo separar las plántulas ya que tienen un sistema radicular muy delicado, y si se manipulan mucho se podrían perder las plantitas.

Ubicación

Tenemos que colocarlas en una zona donde les dé la luz del sol de manera directa.

Suelo o sustrato

Crecen en todo tipo de suelos, incluyendo los calizos. Pero si se tienen en maceta es recomendable usar el sustrato de cultivo universal solo, o bien mezclado con un 20% de perlita.

Riego

Si las tenemos en maceta, ha de ser frecuente pero evitando el encharcamiento. Dos o tres riegos semanales serán suficiente para que crezcan sanas y fuertes.

Por otra parte, si las tenemos en el suelo, bastará con regar 2 veces por semana.

Amapola en detalle

Abonado

Aunque no es necesario, podemos abonarlas durante su temporada de floración para que produzcan una mayor cantidad de flores. Usaremos para ello abonos líquidos, los cuales las raíces pueden absorberlos mucho más rápido que los que se venden en polvo.

Hay que seguir las indicaciones especificadas en el envase para no echar más cantidad de la necesaria.

Poda

No se aconseja, sobretodo si las tenemos en el jardín y queremos que resiembren cada año ellas solas. Lo único que podemos quitarles son las hojas que se sequen, pero las flores marchitas es preferible dejarlas ya que las semillas son tan pequeñas que, si cortásemos las flores, podríamos quedarnos sin ellas.

Plagas y enfermedades

Son muy resistentes, pero si el clima es cálido y seco podrían tener pulgones; y si es muy húmedo los caracoles y babosas podrían acabar con ellas. Los primeros se pueden combatir con Aceite de Neem, y para mantener controlados a los segundos podemos hacer repelentes de moluscos.

Usos de las amapolas

Amapola

Son plantas herbáceas cuyo valor ornamental es destacable. Sus flores son tan bonitas que quedan muy bien en los jardines y/o en las macetas, por lo que, a pesar de que tienen una tasa de germinación muy alta (de hecho, prácticamente todas germinan), son hierbas que se suelen dejar crecer libremente.

Pero además, debes saber que sus semillas se utilizan a menudo como condimento, para elaborar siropes y bebidas no alcohólicas, y sus hojas verdes frescas, recogidas antes de la floración, se pueden hervir con agua y 2 cucharaditas de sal, y se pueden consumir en, por ejemplo, ensaladas.

Eso sí, la savia, los pétalos y las cápsulas de las semillas contienen un alcaloide llamado rhoeadina, que tiene efectos ligeramente sedantes. Éstos no se deben de consumir en exceso puesto que podríamos acabar teniendo dolor de estómago.

¿Tienen propiedades medicinales?

Amapola

Efectivamente. Los pétalos, al contener mucho mucílago, sirven para aliviar los síntomas del resfriado, faringitis o de cualquier otra enfermedad del aparato respiratorio. Y como tienen efectos sedantes, pueden usarse también para casos de insomnio, nerviosismo o ansiedad. 

La dosis dependerá del problema que queramos solucionar, por ejemplo, para las enfermedades del aparato respiratorio, nos haremos una infusión con una cucharada de postre de pétalos secos por litro de agua; mientras que para poder estar tranquilos y/o dormir, nos será suficiente con infusión de una o dos cucharadas de pétalos secos por litro/agua, tomada de dos a tres veces al día.

Es muy, muy importante no poner más cantidad de lo que se recomienda, ya que de lo contrario nuestra salud podría estar en peligro. Asimismo, antes de iniciar cualquier tratamiento debemos de consultar con un médico.

Papaver, amapola, el icono de las flores silvestres

Las amapolas son unas hierbas muy bonitas que pueden ayudarnos a estar mejor, pero sólo si respetamos las dosis recomendadas. Por lo demás, si lo que quieres es tener un jardín lleno de preciosas y delicadas flores rojas, hazte con varias semillas, siémbralas a voleo, y disfrútalas viéndolas crecer. 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *