Buxus sempervirens: cuidados

Buxus sempervirens: cuidados

Buxus sempervirens. Quizá no con ese nombre, pero seguro que más de una vez has visto un buxus, boj o seto paseando por algunas calles. Se trata de uno de los arbustos que se utiliza para dividir espacios. Pero también para crear figuras ‘verdes’ Pero, del Buxus sempervirens, ¿qué cuidados necesita?

Si te ha llamado la atención y has pensado en ponerlo en tu jardín a modo de muro, o bien quieres que crezca para formar figuras que has visto en las películas o series, seguro que esto te viene muy bien para saber a qué debes prestar atención.

Cómo es el Buxus sempervirens

flores del buxus

El Buxus sempervirens, boj o seto, es un arbusto capaz de alcanzar fácilmente los 5 metros de altura. Es originario de Europa, pero también se encuentra en África, Asia y América. Sobre todo de esta última nos llama la atención en películas y series porque se utiliza para crear figuras animales imponentes. Una de las películas que nos viene a la mente es la de Eduardo Manostijeras, en donde, en su jardín, tenías estas figuras.

Se caracteriza por tener unas hojas muy pequeñitas, pero con abundancia de ellas, en color verde y de forma, bien oval, bien oblonga. Estas, al ser tan pequeñas, y las ramas muy rígidas, permite crear formas diferentes entre ellas, recortando lo que sobresalga y pudiendo darle la forma que queramos a este arbusto.

Algo que no muchos saben es que el buxus da flores. Son muy, muy pequeñas, en racimos, y lo cierto es que, aunque desprenden un olor muy agradable (todo lo contrario a veces que el buxus), no suelen llamar la atención. Junto a las flores, también tienes los frutos, estos sí más llamativos, redondos con algunos picos.

Eso sí, debes saber que todo en la planta es venenoso, por lo que debes cuidar que no se acerquen ni los animales ni tampoco los bebés o niños.

Buxus sempervirens: cuidados más importantes

Buxus sempervirens: cuidados para darle formas diversas

Partimos de la base de que el Buxus sempervirens es un arbusto muy resistente. Es difícil que se muera, y por eso, muchos lo utilizan para sus jardines, sobre todo con la intención de «domarlo» y crear formas con ellos. Puede ser una bola, un rectángulo, o algo más elaborado como formas animales o personas.

Ahora bien, ¿qué cuidados debes proporcionarle? Serían los siguientes.

Iluminación

¿Dónde poner el buxus? ¿Fuera o dentro de casa? Pues lo cierto es que es una planta de exterior. Le encanta el sol, aunque también lo puedes poner en semisombra. Lo que sí debe tener es mucha iluminación, directa o indirecta porque es como mejor se desarrolla.

De hecho, si lo pones en sombra te darás cuenta que cada vez las ramas echarán menos hojas y podríamos decir que se queda como «calva» porque no tiene la suficiente luz como para sacar adelante todas las hojitas que echa.

Temperatura

En cuanto a la temperatura, lo cierto es que es un todoterreno. De los cuidados del Buxus sempervirens, en lo que menos tendrás que fijarte es en el clima porque lo cierto es que tolera tanto el calor (máximo 35ºC) como el frío.

De hecho, heladas de hasta -10 grados centígrados las pasa bastante bien. Más allá de eso quizá tengas que protegerlo un poco.

Tierra

El sustrato del buxus debe ser ligero en cuanto a que esté suelto. Esto se consigue con una mezcla de tierra y drenaje.

La recomendación que te hacemos es que elijas un sustrato que sea rico en cal, y que además tenga el pH neutro. En realidad, se puede desarrollar en cualquier tipo de suelo, pero si quieres darle el ideal, entonces ese es el mejor.

Junto con el sustrato, escoge algún drenaje para hacerlo más suelto, como puede ser la vermiculita, perlita…

ramas rígidas del buxus

Riego

El riego del buxus sempervirens es uno de los cuidados más importantes porque es lo que puede acabar con la planta. Nuestra recomendación es que sean frecuentes pero de poca cantidad, ya que así te aseguras que no haya encharcamientos y que tome el agua suficiente para seguir adelante.

Según el clima y el nivel de sequía del sustrato, así debes regar. En otras palabras, tienes que regar antes de que la tierra se le seque por completo. Lo más fácil es lo siguiente:

  • En primavera y verano, regar entre 2 y 4 veces a la semana, más si hace mucho calor. Pero con poca cantidad. Lo suficiente para que se le empape un poco la tierra y nada más. La siguiente vez debes cerciorarte de que la primera capa de tierra está seca para volver a regar.
  • En otoño e invierno pasarás solo a una vez a la semana. Como hará frío, la humedad que se genera puede ser suficiente.

Abono

Es recomendable, sobre todo los primeros años de crecimiento, que se le ponga un poco de fertilizante en los meses de primavera y verano.

El mejor y más recomendable para él es el abono orgánico, como el humus. Pero si no tienes disponible este, puedes optar por abono para plantas verdes ya que también le va bien.

Plagas y enfermedades

Lamentablemente el buxus, aunque es muy resistente y no suele verse sucumbido por las plagas ni las enfermedades, sí que padece de ellas y hay que tener cuidado para que las pase fácilmente.

En general, en cuanto a plagas, debes tener cuidado con las cochinillas y los mosquitos del boj, que se pueden eliminar pulverizando el buxus para evitarlas.

En cuanto a enfermedades, hay varias. Una de ellas se presenta en las plantas más viejas, y es una enfermedad grave. Hablamos de la pseudometria rousseliana. Otras enfermedades pueden ser manchas blancas provocadas por el hongo mycosphaerella patouillardii; o manchas amarillas o marrones, del hongo ascochyta; o bien la podredumbre de la raíz.

Aun así, ten en cuenta que el buxus tiene una esperanza de vida de unos 600 años, por lo que ya te dice que es capaz de sobrevivir a las plagas y enfermedades, más aún si se le ayuda.

Multiplicación

Por último, si quieres reproducir tu buxus, entonces la mejor forma, y la más fácil, es hacerlo a través de esquejes. Tendrás que plantarlos en una mezcla de perlita (drenaje) y turba y se hace siempre en primavera y verano para que agarren. Ese primer invierno debes cuidarlo un poco más porque será débil y si vienen heladas o fríos intensos puede enfermar.

Ahora que sabes cuáles son los cuidados del buxus sempervirens, ¿te animas a tener uno en tu casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.