Cardo rojo

tallo cardo rojo

En el mundo existen diferentes variedades de cardo que tienen características únicas. Una de las variedades más demandadas es el cardo rojo. En esta variedad encontramos propiedades organolépticas, nutritivas y de cultivo que los hace ser diferentes de cualquier otro tipo de cardo. Es un tipo de hortaliza que tradicionalmente se cubre con plástico o papel para poder protegerlo de las bajas temperaturas ya que son plantas bastante sensibles.

En este artículo vamos a contarte todas las características, propiedades y cultivo del carro rojo.

Características principales

Colecciones de cardo casi desaparecidas del campo español.

El cardo rojo se tiene que cubrir con pirámides de tierra que suelen alcanzar el metro y medio de altura para poder proteger lo ante las condiciones ambientales adversas. El algunas ocasiones esta pirámide de tierra puede llegar a los dos metros de altura. Aunque esta tarea exige un gran esfuerzo físico por parte del agricultor, es uno de los elementos clave para poder conseguir una de las propiedades únicas delicado rojo. Y es que durante los primeros 60 días la planta del carro rojo se encuentra protegida por la tierra. Gracias a este tipo de cultivo es por lo que adquiere el color rojo rosáceo característico que le da nombre. Además, no sólo sirve para proteger a esta planta ante las condiciones ambientales adversas, sino que también reduce de forma significativa su amargor.

Es un tipo de cardo que tienen bastante ternura, por lo que puede ser la única variedad que es consumida en crudo sin tener que ser cocinada previamente. Los cultivos de cardo rojo destacan por tener nutrientes qué son transmitidos al producto recolectado y hacen que sea rico en vitamina C y B y minerales como es el calcio y el hierro.

Estamos hablando de un tipo de planta vivaz que pertenece al mismo género que la alcachofa y es muy parecido a ella. Posee un tallo erguido y suele tener una altitud de más de un metro. En cuanto sus hojas, su envés es de un color más blanquecino, mientras que el haz es verde. Cuenta con peciolo y un nervio principal bastante desarrollados y son la parte más aprovechable de la planta. Se diferencia principalmente del alcachofa en que la planta tiene un tamaño mayor porque tiene muy pocos hijuelos. Casi siempre se utiliza la multiplicación por semillas ya que es más resistente al frío y las hojas son hendidas.

Exigencias del cultivo del cardo rojo

cultivo del cardo

Como hemos mencionado antes, se necesitan diversas adaptaciones en el cultivo del cardo rojo para poder aplicar una protección adecuada. Se puede considerar un tipo de planta con una amplia datación climática dado que tiene un desarrollo durante la época de verano y tiene gran resistencia al frío. Prefiere suelos que tenga una composición en su mayoría arcillosa caliza y ricos en materia orgánica. Entre las condiciones ambientales que no le favorecen en su desarrollo encontramos la humedad excesiva. A pesar de que se puede adaptar a suelos más ligeros, prefiere suelos profundos.

El cardo rojo se siembra en los meses de marzo a junio. La temperatura de germinación debe tener un mínimo de 10 grados, mientras que las máximas son de 30 grados. Para poder tener una temperatura óptima de desarrollo, el lugar se debe encontrar a unos 20 grados. Para poder sembrar el cardo rojo se debe preparar la tierra y abonarla de forma conveniente para aportar un grado mayor de materia orgánica.

Una vez la tierra se ha preparado se deja para poder proceder a la realización de la siembra. Lo que se procura antes de sembrar de forma definitiva es que la tierra tenga suficiente tempero. Para ello, se debe efectuar un último pase de cultivador que sirve para poder eliminar las malas hierbas y dejar el suelo en condiciones adecuadas para que luego el cardo pueda desarrollarse en buenas condiciones.

Siembra del cardo rojo

cardo rojo

La siembra se hacen el exterior y se emplea líneas separadas de más o menos un metro y otro metro entre plantas. De esta forma, las plantas no va a tener que competir por el territorio y van a poder desarrollarse en mejores condiciones. Los marcos de siembra sirven para aquellos casos en los que se necesite cubrir con tierra. Sin embargo, sí se emplea un sistema como es el papel muy plástico negro se puede disminuir la distancia entre plantas de aproximadamente unos 0.8 metros.

Para poder sembrar el cardo rojo se necesita un abono mineral que se puede incorporar tanto durante la fase de preparación del terreno para aumentar la materia orgánica como después de realizar la siembra. Ambas opciones son compatibles ya que el objetivo principal es que la planta puente todo momento con una mayor cantidad de materia orgánica que les iba para poder desarrollarse en buenas condiciones. Puede permanecer varios años en el terreno de asiento en tener que cambiar el lugar de cultivo. Sin embargo, necesita de fuertes aportaciones de abonos minerales a razón de unos 1.200 kilos por hectárea.

Si sabemos que el suelo es rico en potasa no requiere un aporte de este elemento, por lo que podemos utilizar otro tipo de abono mineral. Por ejemplo, en la zona de la vega del Guadalquivir no se necesita un tipo de abono completo, ya que tiene gran cantidad de potasa.

Entre las tareas de mantenimiento que encontramos el cardo rojo tenemos el aclareo de las líneas en siembra. Se debe realizar cuando tienen de 4 a 5 hojas y se dejarán las más vigorosas para que pueda desarrollarse bien y no más de dos plantas por golde de siembra. En cuanto al riego, es una planta que tolera el agua medianamente concentrada en sal. La mayor parte de su cultivo se realiza en caballones. Dado que es una planta de gran desarrollo foliar, tiene una gran tasa de transpiración, por lo que necesitará de riegos constantes. No deben ser riegos demasiado abundantes, si no centrarnos en aportar agua de tal forma que proporcione la humedad necesaria al sistema radicular sin que llegue a sufrir encharcamientos.

El primer riego es recomendable que se realice inmediatamente después de la siembra. Una vez nacida la planta, se deberá regar de nuevo. De esta forma, conseguimos que los riegos se establezcan en un periodo de aproximadamente 8-10 días entre ellos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el cardo rojo y su cultivo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.