¿Cómo cultivar cebolla?

La cebolla es una de esas plantas que no pueden faltar en ningún huerto. No solo porque sea muy necesaria en la cocina, sino porque además da gusto cultivarla, ya sea sembrando la semilla o plantando el bulbo.

Así que si quieres saber cómo cultivar cebolla, no dejes pasar la oportunidad de aprender todo sobre este tema.

¿Cómo es el cultivo?

Semillas

Las semillas de las cebollas se han de adquirir hacia finales del verano, que es cuando se han de sembrar. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar un semillero -puede ser una maceta, un envase de leche, un vaso de yogur, o etc.- con sustrato universal que se puede adquirir en cualquier vivero o desde este enlace.
  2. Después, se riega y se esparcen las semillas, teniendo cuidado de no poner demasiadas en un mismo recipiente ya que de lo contrario más adelante se tendrían problemas para separar las plantitas. De hecho, lo más recomendable es no poner más de tres en una maceta de 10,5cm de diámetro.
  3. Por último, se cubren con una fina capa de sustrato y, con un pulverizador, se rocía agua sobre ellas.

Cuando tengan un tamaño fácilmente manipulable se deben de plantar en el huerto o en macetas muy grandes, de unos 40cm como mínimo.

Bulbos

Una manera más rápida de conseguir cebollas es comprando directamente los bulbos en cualquier tienda de jardinería en primavera. Así, lo único que hay que hacer es lo siguiente:

  1. Primero se prepara el terreno: quitando las hierbas silvestres y las piedras, nivelándolo con un rastrillo e instalando el sistema de riego por goteo.
  2. Después, se plantan en hileras, a una distancia de 15cm de cada bulbo y de cada línea.
  3. Finalmente, se aprieta la tierra de alrededor y se riega.

¿Cómo se cuida?

Ahora que se tienen las cebollas plantadas, toca cuidarlas hasta que llegue el momento de su recolección, cosa que haremos de la siguiente forma:

  • Riego: no necesitan mucho riego, pero es conveniente evitar que la tierra permanezca seca más de tres días. Además, hay que dejar de regar unos 20 días antes de su recolección.
  • Abonado: es interesante abonarlas con abonos orgánicos, como el guano (se puede comprar aquí). Basta con echar una fina capa entre hileras y mezclar con la tierra.
  • Recolección: cuando las puntas de las hojas empiecen a ponerse amarillas, será el momento de retorcer y romper sus cuellos de manera que queden en contacto con la tierra. Después, con una horquilla hay que desenterrar un poco los bulbos sin dañar la piel. Al cabo de unos días se procederá a desenterrarlos del todo y de colocarlos sobre la tierra para que se terminen de secar al sol.

¿Te ha parecido interesante?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.