Cómo cultivar esquejes en interior

Cómo cultivar esquejes en interior

Cuando tienes una planta que adoras con todo tu ser, lo que menos quieres es que le ataque alguna plaga, enfermedad o similar y pueda acabar con ella, ¿verdad? Para evitarlo, muchos recurren a los esquejes para multiplicar la planta pero, ¿cómo cultivar esquejes en interior?

Si quieres aprender a hacerlo y disfrutar de la nueva plantita que irá creciendo poco a poco y será como la «madre», entonces echa un vistazo a todos los consejos que hemos recopilado para ti.

Qué son los esquejes

esquejes de suculentas

Antes de nada, nos gustaría dejar claro qué son los esquejes para que no tengas duda de este tipo de reproducción de las plantas.

Un esqueje es una parte viva que se ha cortado a una planta, de tal forma que se trata con el objetivo de que desarrolle raíces y que constituya en sí misma una planta nueva, igual que la primera, pero en lugar de desarrollarse de una semilla, lo hace de una parte de la planta.

Lo habitual es hacerlo de tallos, pero hay plantas que también podrías reproducir a través de hojas o incluso de raíces.

Cuándo sacar esquejes

Para sacar esquejes de interior, no hace falta esperar a una época precisa. Debido a que las plantas de interior controlan mejor la temperatura y siempre están en una estable (además de tener humedad), lo normal es que puedas sacar esquejes durante todo el año. Sin embargo, los momentos en que son más habituales sacarlos son en primavera o en otoño.

Cómo cultivar esquejes en interior

esqueje convertido en planta

Seguro que, si te gustan las plantas, tendrás amigas afines a este hobbie, o seguirás cuentas en las redes sociales de otras personas que tienen plantas y las cuales sacan esquejes (o los venden). Pero tú no te has animado aún a hacerlo, o lo has hecho pero con resultados negativos.

Debes saber que multiplicar una planta por esquejes es bastante fácil de hacer. Una vez te das cuenta que el corte ha arraigado, no tendrás problema en sacarlo adelante. Pero para que eso pase, los pasos previos pueden ser determinantes para lograr esto.

Y estos son:

Saber cuál es la planta a esquejar

Partimos del hecho de que no todas las plantas que hay en el reino vegetal se pueden reproducir por esquejes. La mayoría de ellas sí, pero no todas. Por tanto, a la hora de utilizar este método de multiplicación, debes tener en cuenta si realmente puedes hacerlo o no.

¿Cómo saberlo? Busca en Internet o si es de un vivero, pregunta al encargado ya que será la persona que puede ayudarte e incluso darte algunos consejos.

Otra opción es la de probar. Ten en cuenta que solo le cortarás un trozo a la planta, y este, si todo va bien, te devolverá una planta nueva. Así que no tienes mucho que perder y sí que ganar.

Cortar el esqueje

Una vez tienes la planta a esquejar, toda escoger cuál va a ser la parte que cortes. En el caso de las suculentas, por ejemplo, pueden ser ramas o incluso hojas. En otro tipo de plantas lo normal es que sean tallos que se noten saludables y activos.

Procura que el esqueje no supere los 20 centímetros de largo. Debes cortarlo con unas tijeras (u otras herramientas) previamente desinfectadas para evitar problemas de enfermedades o plagas (y te aconsejamos que, tras el corte, trates la planta para que no se deteriore su salud).

Cultivar esquejes en interior

brote para esquejar

Ya tienes los cortes hechos y los esquejes de las plantas que quieres. Pero ahora, igual que ocurre con la planta madre, estos has de tratarlos para que salgan adelante.

Aquí va a depender mucho de lo que tengas, es decir, del tipo de esqueje que hayas sacado. Por ejemplo, si han sido hojas de una suculenta, no hay que tratarlas sino directamente ponerlas en un recipiente con agua para que se desarrollen las raíces (y lo hacen bastante rápido en la mayoría de los casos).

Si son tallos, lo normal es quitar las hojas más bajitas para poder meterlas en agua y conseguir que enraícen con el paso del tiempo.

Ahora bien, en este caso debes tener en cuenta lo siguiente:

El tipo de recipiente que tendrá

Con ello nos estamos refiriendo a la forma en que vas a intentar que enraíce. Y es que hay tres métodos efectivos:

  • Agua. Es decir, colocar los esquejes en un recipiente (como un tarro, botella, etc.) llena de agua. Es un método muy efectivo y que en la mayoría de los casos funciona.
  • Perlita. Otra opción, quizá intermedia entre ese primer método del que te hemos hablado y el que te diremos a continuación es este. Consiste en llenar un recipiente con perlita y agua de tal forma que la perlita proteja el tallo y al mismo tiempo le dé la humedad que necesita.
  • Tierra. Es el más utilizado en plantas como rosales, pero también puede ser efectivo en otras. Básicamente consiste en plantar los tallos directamente en la tierra y esperar a que estos empiecen a dar señales de nuevos crecimientos.

Controlar sus necesidades

Los esquejes son mucho más delicados que las plantas adultas, y hay que estar un poco más pendientes de ellos, pero tampoco mucho.

En general, lo que deberás tener en cuenta es lo siguiente:

  • Iluminación. No los pongas a pleno sol porque acabará con ellos en nada. Debes colocarlos en una zona donde reciban luz, pero no sol directo.
  • Agua. Dependiendo del método que hayas escogido, el agua será o no imprescindible. Si los has puesto en agua, deberás asegurarte de que no se le evapora, ya que eso perjudicaría las raíces que nazcan (hasta el punto de perderla); si está en perlita, tendrás que ver que esta esté siempre húmeda. Y si es en tierra, deberás regarla a menudo para mantenerla húmeda (pero cuidado si la encharcas).
  • Fertilizante. No te recomendamos que lo eches los primeros días, pero tras una semana no sería mala idea que echaras un poquito de fertilizante líquido en el agua de riego (o en el recipiente) para animar a la planta a salir adelante. Otros también usan enraizante. Ambos productos son buenos y pueden acortar el tiempo de espera para que se formen raíces.

Hay dos pequeños trucos que también deberías conocer. El primero tiene que ver con el agua oxigenada. Y es que, si notas que el esqueje empieza a pudrirse, una forma de intentar salvarlo es echándole al agua unas gotas de agua oxigenada para que esta acabe con cualquier bacteria u hongo que haya aparecido (también se recomienda limpiar el esqueje con ella).

El segundo truco es la canela en polvo. Si aplicas una cantidad al agua no solo estarás protegiéndola de plagas y enfermedades, sino que también se usa para desarrollar más raíces en la planta (y en este caso en el esqueje).

¿Te ha quedado claro cómo cultivar esquejes en interior? ¿Te animas a hacerlos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.