¿Cómo elegir un invernadero?

Un invernadero te será útil para cultivar plantas

El invernadero es un elemento que resulta imprescindible cuando se quieren cultivar plantas fuera de época, o cuando se han de proteger algunas de las heladas. Pero también puede servir como excusa para tener un pequeño jardín tropical en medio del solar, sobre todo si lo complementamos con algún regulador de temperatura y un humidificador.

Por todo ello, decidirse por uno no siempre es tarea fácil. Y es que hay de muchos tipos y dependerá de para qué lo quieras utilizar que te decantes por uno u otro. Si no tienes clara tu decisión, a continuación te vamos a explicar cómo elegir un invernadero.

Según tus necesidades

Los invernaderos de túnel son útiles para proteger el huerto en invierno

Los invernaderos quedan genial en cualquier sitio. Hay una gran variedad de modelos, por lo que realmente la decisión de comprar uno va a venir determinada, sobre todo, por tus necesidades:

Cultivo de plantas durante todo el año

Si te encanta sembrar y, además, quieres hacerlo en cualquier estación, te será muy útil un mini invernadero. Ahora bien, si también quieres que las plántulas crezcan a gusto durante, al menos, la primera temporada, te irá mejor un invernadero de túnel cuya altura mínima sea de unos 2 metros.

Es importante que tengas en cuenta que el modelo de invernadero que deberías escoger para este fin ha de tener ventanas, o alguna abertura para que el aire pueda renovarse.

Protección de las plantas delicadas en invierno

A veces lo único que se necesita es un lugar donde las plantas exóticas, o aquellas que han germinado hace poco, puedan pasar el invierno sin tener que preocuparse por las heladas. Si bien una idea es tenerlas en casa, esta no es demasiado buena ya que en los hogares no suele haber suficiente luz ni humedad para que estén bien.

Por ello, aconsejamos tenerlas en un invernadero de jardín tipo estantería de PVC si el clima es suave, o en uno pequeño de policarbonato. En este último caso, si en tu zona se registran heladas moderadas será necesario instalar algún sistema de calefacción, como un regulador de temperatura.

Según el espacio

Un invernadero puede formar parte de un jardín todo el año

No se puede instalar un invernadero de 5 metros de superficie en un espacio considerablemente más pequeño. Y es que, aunque seas un amante de las plantas, al final el espacio disponible será el que determine qué modelo escoger, y por lo tanto, qué cantidad de plantas vas a poder tener en él.

Patios, terrazas o balcones

En estos sitios lo ideal es hacerse con un invernadero pequeño, como uno rectangular bajo, uno adosado o uno tipo estantería. Cuantos más estantes tenga, más macetas podrás tener. Son muy interesantes ya que no ocupan mucho espacio, y siempre tienes la opción de desmontarlos y guardarlos cuando las heladas hayan pasado.

Pero también son funcionales en primavera y verano. De hecho, en esas estaciones te servirán como soporte para plantas. Ahora bien, piensa a quitarles el plástico para que tus cultivos no tengan problemas por el exceso de temperatura.

Jardines y huertos

Para los jardines y huertos hay más donde elegir, pero por supuesto seguirá siendo importante tener en cuenta el espacio disponible. Aún y así, aquí sí que cobra más relevancia el uso que se le van a dar. Por ejemplo:

  • Adelantar o alargar la temporada de cultivos: los invernaderos tradicionales hechos con policarbonato, o de túnel con un marco de acero galvanizado y funda plástica que tengan cierta altura, permiten sembrar semillas y multiplicar plantas por esquejes aunque no sea la época más adecuada.
  • Producción y mantenimiento de plantas todo el año: para esta finalidad, se eligen invernaderos de policarbonato, con ventanas, y alguna puerta.
  • Protección de plantas en invierno: se ponen en un invernadero de túnel de poca altura y con funda de lona.

Según los materiales

Los invernaderos pueden estar hechos de distintos materiales

Ahora toca hablar de los materiales con los que estén hechos los invernaderos, tanto la estructura como las paredes (si tuvieran).

Estructura

La estructura puede estar hecha de madera, de acero galvanizado o de PVC. La madera que más se utiliza es la del cedro rojo o de la de pino. Ambas se tratan para que resistan las condiciones climáticas, y son muy duraderas. Sin embargo, es muy recomendable realizarles tratamientos con aceite de madera una vez al año o cada dos años para que conserven sus propiedades.

El acero galvanizado es un material muy utilizado en los invernaderos medianos y grandes. Soporta considerablemente bien tanto la lluvia, como el sol y las heladas, y no requiere de mantenimiento alguno.

Por último, el PVC es ligero. Muy usado para hacer invernaderos pequeños y mini-invernaderos. Es resistente, pero en climas donde el grado de insolación es muy alto (como en la región mediterránea) su vida útil no suele superar los 5 años.

Paredes

Las paredes de los invernaderos se hacen con polietileno, policarbonato o con vidrio. Todos estos materiales son muy resistentes y duraderos, aunque tienen importantes diferencias en cuanto a su vida útil. De hecho, mientras que el polietileno solo dura unos 3 años, el vidrio siempre que se cuide bien puede permanecer intacto por siempre.

En cuanto al policarbonato, dura una media de 10 años. Pero para que realmente funcione como aislante se aconseja que tenga un grosor mínimo de 4 milímetros.

Y nada más. Esperamos que con estos consejos puedas elegir el tipo de invernadero que te sea útil.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.