Cómo plantar un laurel

Laurus nobilis

El laurel es un árbol o gran arbusto muy apreciado por su resistencia a la sequía y por el sabor tan agradable que dejan sus hojas en los platos, como en la sopa de arroz. Además, es una planta muy ornamental, utilizándose incluso para crear fantásticos setos de diferentes alturas. Sin embargo, a veces queremos tener uno y no sabemos cuánto espacio necesita.

Si tú eres uno de ellos, no te preocupes. Sepamos cómo plantar un laurel en el jardín.

Flores de laurel

Para saber dónde tenemos que ubicarlo, es necesario que sepamos cuáles van a ser sus dimensiones una vez que llegue a la edad adulta; de este modo, nos evitaremos más de un disgusto. El laurel es un árbol de hoja perenne (es decir, que va renovando las hojas a lo largo de todo el año) que puede medir hasta diez metros de altura, con una copa densa de hasta 4m de diámetro. Ahora bien, también es importante decir que tolera bastante bien la poda, por lo que si nos interesa mantenerlo con, por ejemplo, 4m de altura y una copa de 2m, se pueden recortar sus ramas hacia principios de primavera.

Dicho esto, ahora hay que pasar a buscar un lugar para él en el jardín. Como es perenne y tiene las hojas grandes, se puede poner cerca de la piscina, ya que además no tiene raíces invasivas. Pero no podremos poner nada debajo ni por los alrededores, pues es una planta alelopática; esto significa que emite un gas que puede inhibir el crecimiento de aquellas plantas que tenga cerca.

Hojas de laurel

Así pues, lo ideal es buscarle una zona donde le dé mucho el sol de manera directa, y que esté a una distancia mínima 30cm de otra planta, por si acaso. Es cierto que son muchas las que pueden crecer cerca del laurel, como las dimorfotecas o las gazanias, pero no se recomienda poner ninguna justo debajo ya que podría no aguantar mucho.

Una vez hayamos elegido el sitio, haremos un agujero de 1m x 1m, y mezclaremos la tierra del jardín con sustrato universal para plantas. Así, nos aseguraremos de que tiene un buen drenaje, además de los nutrientes que necesitará para crecer. Cuando esté, introducimos el árbol en él, y lo rellenamos con la tierra mezclada.

Después de darle un riego generoso, se le puede poner un tutor para que el viento no pueda torcerlo.

Y listo. Ya tenemos un precioso laurel 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *