Cómo sanear una aspidistra

como sanear una aspidistra

Cuando tienes una planta como la aspidistra sabes que, con el tiempo, si la cuidas bien, va a ponerse muy hermosa. Pero a veces no ocurre así, y al final se puede empezar a ver mal. Pero tranquilo, porque es una planta muy resistente y solo tienes que saber cómo sanear una aspidistra.

Si no sabes hacerlo, o te encuentras en esa situación de que la planta empieza a mostrarse rara y no sabes qué hacerle, esto te puede interesar porque podría revitalizarla.

Cuándo sanear la aspidistra

Hojas de la aspidistra manchadas

Debes saber que a la hora de sanear una aspidistra el momento exacto en que hacerlo es importante para que la planta pueda sobrevivir (o no).

El mejor momento es el invierno porque en esos meses la planta está en una especie de letargo y eso hace más fácil la manipulación y un menor estrés de esta.

¿Quiere decir que no se puede tocar antes? Sí, y no. Se puede hacer un proceso de saneo rápido en el que no se toca la maceta, ni raíces, pero sí puedes eliminar aquellas hojas marrones, muertas o débiles (nunca las que estén medio verdes porque sufrirá más).

Pero realmente el proceso de saneamiento completo se llevaría en los meses de frío.

Cómo sanear la aspidistra

Para sanear la aspidistra hay que cortarle las hojas viejas y marrones

A estas alturas, si tienes una aspidistra y llevas tiempo con ella como para buscar cómo sanear la planta, lo más seguro es que conozcas los cuidados que necesita. Así que nos vamos a centrar solo en la parte de revitalizar la planta, algo de lo que muchos no saben y dentro de los cuidados hay pocos que informen de esto. Sin embargo, es importante.

A la hora de sanear una aspidistra, debes tener en cuenta lo siguiente:

Ver si la ubicación es la correcta

Antes de nada, observa la planta en su ubicación actual. Tienes que ver si realmente cumple con los cuidados y necesidades que tiene la planta.

Si notas que las hojas tienen zonas marrones es porque el sol la quema demasiado, y sería aconsejable buscar otra ubicación donde los rayos no se afecten y evitar esas quemaduras (sobre todo si la vas a sanear).

Ya sabes que, entre sus cuidados, es importante proporcionarle un lugar que esté en semisombra, que sea fresco y que esté aireado, porque no le gusta en demasía el aire viciado.

Lavar las hojas

Otro punto importante para sanear una aspidistra es lavar las hojas. Con el paso del tiempo, el polvo se le acumula en las hojas y eso hace que la planta no pueda realizar su fotosíntesis de manera correcta.

Así que te va a tocar lavarle las hojas. Esto lo puedes hacer con un paño humedecido pero también podrías usar agua y jabón para, además de lavarla, desinfectarla si vieras alguna cochinilla (también puedes usar agua y alcohol).

A la hora de lavarla, nuestra recomendación es que lo hagas con una esponja suave y frotando un poquito en las hojas. De esta forma la limpiarás bien y, sobre todo, te llevarás a cualquier «insecto» que haya decidido quedarse en la planta como arañas, cochinillas o pulgones.

¿Hojas secas, muertas, quemadas? Diles adiós

Cuando estés lavándola, te darás cuenta por el tacto y por la vista, qué hojas son las que no están bien. Puede ser porque están secas, muertas o quemadas. De hecho, algunas se desprenderán fácilmente de la planta y eso hará que te sea fácil eliminarlas.

Pero si no salen así, deberás cortarlas porque estas afean el aspecto de tu aspidistra y, además, son un foco de infección de plagas y de enfermedades que debes tener en cuenta.

aspidistra en maceta

Revisa las raíces y maceta

Muchas veces, la aspidistra empieza a mostrar signos de deterioro debido a que la maceta se le queda pequeña, y necesita nuevos nutrientes y un tiesto nuevo para volver a resurgir.

Así que, otro de los cuidados a proporcionarle es trasplantarla. Sácala del tiesto (a veces está tan compacta que es imposible hacerlo sin romperlo) y revisa un poco las raíces por si se ve alguna podrida, o algún bichito que no debería estar ahí.

Aunque muchos opinan que es mejor no tocar las raíces ni moverlas, nosotros te recomendamos hacerlo porque es la manera de que pierda ese sustrato que ya está agotado y que la nueva tierra le sirva de alimento más rápidamente.

Eso sí, no te pases abriéndole las raíces o moviéndola mucho porque se estresará mucho más. Si está muy compacto, a lo mejor y tienes que hacer algo de fuerza, es mejor eso que dejarla con una tierra que no le alimenta porque, si la plantas así, lo único que conseguirás es que siga su deterioro.

Una vez la tengas lista, tocará llenar la nueva maceta y para ello lo mejor que puedes hacer es una mezcla con sustrato (a ser posible para plantas acidófilas) y un 30% de perlita. De este modo, te aseguras de que tenga nutrientes adecuados y, al mismo tiempo, también un drenaje para que el agua no se le acumule.

Riego y descanso

Ya tienes la aspidistra en su nueva maceta y tranquilo porque se puede ver incluso peor que antes de ponerte a sanearla. Es totalmente normal.

Ahora, lo que debes hacer es regar de manera abundante y ponerla en lugar con mucha luz pero sin que el sol le dé. Debes mantenerla ahí todo el invierno (recuerda que para sanear la aspidistra el mejor momento es el otoño o inicios del invierno).

Durante ese tiempo, no conviene que la riegues mucho, es mejor hacerlo con poca cantidad y, cuando empiece a llegar el buen tiempo (primavera), ir aumentando los riegos (de esa forma te aseguras de que pasa el letargo bien).

El primer riego de la primavera

Relacionado con ese primer riego de primavera, si le añades un poco de quelato de hierro, mucho mejor, porque le estarás dando un chute de energía muy potente que ayudará a que sus hojas sean más verdes.

A partir de ese momento puedes regarla al mes con fertilizante (sobre todo rico en nitrógeno).

Hojas nuevas, bienvenidas

Si lo has hecho todo bien, la aspidistra te regalará unas hojas nuevas, más fuertes, verdes y sanas que las que ya tenía. Así que, conforme vaya sacándolas, puedes cortar las viejas.

Que no te dé miedo, si las cortas esta planta desarrollará más nuevas, así que conviene hacerlo.

¿Te ha quedado claro cómo sanear una aspidistra?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)