Cómo secar flores con laca

Secar flores con laca aumenta su durabilidad

¿No os da mucha pena que esas flores tan bellas que os han regalado se acaben marchitando? Si queremos mantener ese bonito recuerdo de un evento especial, la mejor opción es secar las flores o el ramo entero. Sin embargo, existe un pequeño truco que hace que duren todavía más y que luzcan realmente espectaculares. Para que podáis aplicarlo vosotros mismos, vamos a explicar en este artículo cómo secar flores con laca.

Con el objetivo de que no queden dudas, comentaremos primero qué laca debemos utilizar y después como llevar a cabo esta tarea paso a paso. Además, os daremos algunos consejos para que vuestras flores secas queden geniales. Si estáis pensando en conservar algún ramo y embellecer con él vuestro hogar, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué laca usar para secar flores?

La laca que se utiliza para secar flores de la de pelo

Si bien es cierto que la gran mayoría de las flores se pueden secar sin ningún problema, existen algunas que lo hacen bastante mejor que otras. No obstante, antes de explicar cómo secar flores con laca, primero debemos saber a qué tipo de laca nos referimos, ¿no?

Pues bien, se trata simplemente de la laca que utilizamos para el pelo en spray. De hecho, la cantidad que debemos pulverizar sobre las flores es más o menos la misma que la que pulverizamos sobre el cabello, pero explicaremos este paso más adelante. Aplicar este producto a los vegetales ayudará a protegerlos, alargando así su vida útil, y a preservar el color.

¿Cómo secar flores naturales con laca?

Secar las flores con laca ayuda a preservar su color

Ahora que ya sabemos qué tipo de laca nos hará falta, cabe decir que debemos empezar con esta tarea lo antes posible. Podemos disfrutar de las flores o del ramo un par de días, claro está, pero si tenemos claro que queremos conservarlo, no debemos dejar pasar mucho más tiempo. A continuación comentaremos paso a paso cómo secar flores con laca:

  1. Limpiar las flores: Lo primero que debemos hacer es eliminar todas las partes que no queramos guardar de las flores o del ramo. Esto pueden ser, por ejemplo, espinas y hojas. También debemos cortar los tallos a una longitud que queramos y colocarlos todos juntos sin que las flores se lleguen a tocar.
  2. Atar los tallos: Utilizando un hilo dental o una cuerda, toca atar los tallos para después colgar las flores boca abajo. Es importante ubicarlas en una habitación oscura, seca y cálida. Si no disponemos de una cuarto así, no pasa nada. La mejor alternativa es un armario. Así podremos atar el ramo a una percha y colgarlo junto a la ropa, pero evitando que se llegue a chafar. Debe permanecer ahí durante una o dos semanas (dependiendo del tipo y la cantidad de flores que sean).
  3. Rociar la laca: Una vez secas, debemos sacar las flores del armario y desatar el hilo. Después hay que pulverizarlas con la laca para el pelo. La cantidad debe ser más o menos la misma que la que nos aplicaríamos nosotros en el pelo como norma general, es decir, un poquito. También debemos vigilar de rociar bien todas las plantas. Cuando la laca se haya secado, podemos colocar las flores en un jarrón, o donde más nos plazca.

Consejos

El motivo por el cual es importante que las flores se sequen en una habitación oscura es que, de esta manera, se secarán en su mejor estado. También hay que resaltar la importancia de que cuelguen boca abajo. Si bien es cierto que esto no es imprescindible, es lo más recomendable, ya que de esta manera conseguimos que los nutrientes acaban en los pétalos. Así, el proceso de secado quedará perfecto.

La técnica más popular para secar flores naturales mediante el prensado con un libro
Artículo relacionado:
Cómo secar flores naturales

Otro truquito para que el secado de las flores salga todavía mejor es dejarlas respirar y tenerlas ventiladas de la mejor manera posible. Por ello es de suma importancia quitarles cualquier envoltorio que puedan tener, ya sea de plástico o de papel, antes de ponerlas a secar. En la habitación o en el armario donde vayamos a colgarlas, lo más recomendable es que tengan algo de espacio, es decir, que no lleguen a tocar nada a su alrededor. De esta manera no sólo saldrá mejor todo el proceso, si no que irá un poco más rápido.

Por último hay que destacar que lo más recomendable para las flores secas es limitar su exposición al calor intenso y a la exposición de luz. Estos dos factores no les sientan nada bien a la larga, por lo que debemos tenerlo en cuenta cuando queramos decorar algún rincón de nuestro hogar con ellas.

Siguiendo los pasos que hemos enlistado antes y estas pequeñas recomendaciones, conseguiréis unas plantas secas realmente espectaculares y duraderas. Ahora que ya sabéis cómo secar flores con laca, ya no tenéis excusa para no conservar esos preciosos ramos que os han regalado en un día especial. Con un poco de paciencia, podréis conservarlos durante mucho más tiempo. ¡Así que manos a la obra!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.