Cómo sembrar judías verdes

judias verdes

A las judías verdes también se le conocen como frijoles y pertenecen a la familia de las leguminosas. Contienen gran cantidad de proteína, minerales y fibra. Son conocidas en todo el mundo y se caracterizan porque tienen una parte trepadora. Existen multitud de variedades conocidas como las judías de mata baja o enanas, las cuales tienen un crecimiento moderado y las hacen perfectas para poder cultivar en espacios reducidos, como por ejemplo en los huertos caseros. Para poder aprender cómo sembrar judías verdes debemos conocer primero los requerimientos y los pasos a seguir.

Por ello, en este artículo vamos a dedicarnos a contarte cómo sembrar judías verdes y qué necesitan para mantenerse.

Requerimientos de las judías verdes

como sembrar judias verdes

Vamos a ver cuáles son los requerimientos principales que necesitan las judías verdes para el cultivo:

  • Clima: Las judías no crecerán si la temperatura es inferior a 10ºC o si se reduce el fotoperiodo (la cantidad de luz que recibe en un día). Lo hacen mejor en climas cálidos y templados. Si las plantamos en zonas ventosas las protegeremos ya que son plantas frágiles y no soportan los efectos directos de los vientos fuertes.
  • Sustrato: No se desarrollan bien en suelos fríos y húmedos, pero tampoco si están muy secos. Les gusta la tierra suelta, bien cavada, fresca y rica en humus, pero sin rastro de materia orgánica fresca. A la hora de elegir las parcelas buscamos que estén expuestas al sol para que el suelo se caliente.
  • Nutrientes: Los frijoles no requieren fertilización porque, al igual que otros frijoles, son capaces de fijar nitrógeno en la atmósfera gracias a las bacterias nitrificantes en las raíces. Si el suelo es muy pobre, puede ser interesante mezclar compost orgánico muy descompuesto (mulch) con el suelo un mes antes de plantar.
  • Riego: Las judías verdes necesitan un suelo que no se seque, ya que no pueden tolerar la falta de agua. Es mejor no regar mucho durante la primera floración, ya que esto puede hacer que las flores se caigan. Son muy susceptibles a la falta de humedad, pero el exceso de agua puede provocar la pérdida de la cosecha. La humedad relativa óptima para la primera etapa del cultivo es del 60%, seguida del 65% al ​​75%. A la hora de regar, lo más importante es evitar el agua estancada. Así que lo ideal es el riego por goteo.

Cómo sembrar judías verdes

pasos para aprender como sembrar judias verdes

Una vez conocemos cuáles son los principales requerimientos a tener en cuenta vamos a aprender cómo sembrar judías verdes. Las judías son iguales a las demás legumbres y se recomienda sembrarlas directamente porque no soportan bien el trasplante. La siembra se realiza cuando la temperatura del suelo es superior a 8-10 ° C, por lo que en climas fríos esperaremos hasta principios de mayo para sembrar, mientras que en regiones templadas podremos sembrar en marzo.

  • Judías de rama baja: Suelen sembrarse en hileras o surcos de 40-50 cm, colocar de 4 a 5 semillas y enterrarlas en huecos continuos de 30 a 40 cm de distancia por unos 2 o 3 cm.
  • Judías de enrame: Necesitan de 60 a 75 cm de espacio entre líneas o surcos para favorecer su crecimiento y mantener una ventilación adecuada. En cuanto al número de semillas y su distribución, coincide con el frijol arbustivo.

Las judías verdes son plantas frágiles, por lo que se debe usar mantillo orgánico para controlar las malezas y mantener la tierra húmeda y ventilada. Como hemos comentado anteriormente, las judías arbustivas no necesitan tutores, pero las judías pintas sí porque crecen envolviéndose en elementos rígidos. Para ello colocaremos unas varillas o tutores de unos 2 o 2,5m para que queden arriba. La estructura más común para colocar las estacas es una pirámide, para ello conectaremos dos hileras de juncos, las inclinaremos y las amarraremos en el centro.

Una de las cosas importantes para aprender cómo sembrar judías verdes son las asociaciones que se pueden hacer entre otros cultivos. Vamos a ver cuáles son las principales asociaciones:

La combinación más famosa es la llamada asociación precolombiana, donde se unen maíz, judías y calabaza. El maíz es el guardián de la calabaza y esta fija nitrógeno. La calabaza ocupa el espacio entre las plantas de maíz. Además, combinan perfectamente con plantas de zanahoria, repollo, pepino, fresa, perejil, patata y tomate. Pero no son aptas para ajos, cebollas, hinojos o puerros.

En cuanto a la rotación de cultivos, no son muy exigentes con las plantas, y aun así, para evitar enfermedades o parásitos, es mejor dejar dos o tres años de diferencia antes de cultivar en el mismo espacio.

Plagas y enfermedades

Una de las cosas a tener en cuenta para aprender cómo sembrar judías verdes son las plagas y enfermedades posibles que pueden afectar a los cultivos. Vamos a ver cuáles son las principales:

  • Pulgón verde y negro: Si la planta es atacada a tiempo, es suficiente para arrancarla. Si el problema es generalizado, se recomienda usar jabón de potasio con aceite de neem.
  • Arañas rojas y otros ácaros: Atacan si hay falta de riego, por lo que mantenemos la humedad del suelo, incluso es aconsejable el mantillo. Para los brotes normales aplicamos jabón potásico y aceite de neem, además el extracto de ajo nos ayuda a prevenirlo.
  • Antracnosis: esta es una enfermedad que desarrolla manchas oscuras en las hojas y las vainas si el clima es muy húmedo. Por ello, si el tiempo es muy húmedo, intentaremos no tocar ni cosechar. Podemos rociar cola de caballo si las estamos cultivando en áreas húmedas. Si el ataque es generalizado, optaremos por arrancar y quemar las plantas afectadas.
  • El oidio: Este es un hongo que generalmente ocurre cuando la humedad y el calor son altos. Para evitarlo, utilizaremos cola de caballo e intentaremos que la planta tenga una buena ventilación. Si la enfermedad es más frecuente, utilizaremos Bacillus thuringiensis para la fumigación.

Recolección de las judías

frijoles

Después de la siembra se tarda como dos o tres meses en cosechar, si lo que vamos a sacar es judía seca, vamos a esperar cuatro meses para que esté maduro y seco.

Es recomendable recolectar las vainas a medida que se van formando, no dejarlas en los arbustos por largos períodos de tiempo ya que se volverán fibrosas y el grano se formará rápidamente. Las plantas son frágiles, por lo que tratamos de no dañar los brotes, las vainas y las flores más jóvenes durante la cosecha. Para mantener una buena producción, se recomienda un riego extensivo después de la cosecha.

Para la cosecha de la judía seca, podemos recoger una de los arbustos que veamos judías maduras, o dejar madurar todas las mazorcas y recoger las plantas, dejarlas secar al sol durante una semana, y luego agitar los arbustos para que se sequen. Las vainas se trituran y las semillas quedan libres.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo sembrar judías verdes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.