Cómo sembrar moringa en casa

Semillas de Moringa oleifera

¿Quieres saber cómo sembrar moringa en casa? Este es un árbol tropical de origen indio muy conocido por su alto contenido en vitaminas (A, C, B, E y K) y por su fuente de minerales, entre los que se encuentran el calcio, el hierro, el fósforo y el magnesio. Por todo ello, tiene numerosos beneficios para la salud humana, ya que se puede usar para tratar la anemia, bronquitis, enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión o incluso como tratamiento complementario del cáncer.

Y si todo esto te parece poco, su ritmo de crecimiento es bastante rápido, lo cual significa que, si las condiciones son adecuadas y no se producen heladas, en un par de años se puede tener un precioso árbol de jardín. Descubre cómo conseguir que las semillas germinen y prosperen.

¿Cuándo sembrar las semillas de moringa?

La moringa, cuyo nombre científico es Moringa oleifera, es un árbol que crece hasta alcanzar los 10 metros de altura en las selvas tropicales de la India, donde las temperaturas se mantiene siempre entre los 22 y los 35ºC. Por lo tanto, es una planta que se puede cultivar en el exterior sólo en climas cálidos; aún así, si en nuestra zona se producen heladas muy breves y puntuales de hasta los -1ºC, también puede llegar a adaptarse sin problemas.

Sabiendo esto, adquiriremos las semillas en primavera, ya que así la planta tendrá al menos 8 meses para poder crecer y coger fuerzas para el invierno.

¿Cómo conseguir que germinen?

Plántula joven de Moringa oleifera

Imagen – Scented leaf

Si queremos obtener un alto porcentaje de germinación, tenemos que hacer lo siguiente:

  1. Primero, introduciremos las semillas en un vaso con agua durante 24 horas.
  2. Después, rellenamos macetas de unos 8,5cm de diámetro con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita. y lo regamos.
  3. Ahora, colocamos una semilla por maceta, en el centro, y la cubrimos con una capa de 1cm de sustrato.
  4. Luego, echamos azufre o cobre para prevenir la aparición de hongos, y volvemos a regar.
  5. Finalmente, colocamos las macetas en el exterior, a pleno sol, y las vamos regando para que el sustrato no pierda humedad.

Pasado un mes aproximadamente, germinarán las primeras plántulas. Pero hay que dejarlas en esas macetas hasta que se les salgan las raíces por los agujeros de drenaje. Cuando eso pase, tendremos pasarlas a recipientes más amplios o al jardín.

¡Buena siembra! 🙂

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *