La Coscoja (Quercus Coccífera)

la coscoja en su hábitat natural

La coscoja, de nombre científico Quercus Coccifera, tiene muchos usos y características especiales. Es una especie de arbusto bastante conocida que se encuentra en la región del Mediterráneo. Pertenece a la familia de las fagáceas y tiene muchos nombres comunes.

¿Quieres saber todo lo relacionado con la coscoja y sus múltiples usos y nombres comunes?

Descripción de la Coscoja

hojas de la coscoja

Se trata de un arbusto de hoja perenne y que se mantiene verde todo el año. Puede llegar a tener como máximo unos dos metros de altura, aunque dependiendo de los cuidados y del lugar en el que se encuentre, puede alcanzar alturas de hasta 4 o 5 metros y convertirse en una especie de arbolito.

En su morfología podemos observar ramificaciones abundantes desde la base de tal forma que las ramas se van entrelazando y haciendo una especie de “muralla” impenetrable. Las hojas las tiene verdes durante todo el año y se van alternando entre algunas que caen más rápidamente y otras no. Tienen la forma ondulada y tiene lampiñas por las dos caras con una superficie brillante. Para diferenciarlas se puede apreciar cómo las flores masculinas son mucho más pequeñas que las femeninas. Las femeninas nacen en la misma planta y pueden ser solitarias o estar agrupadas por dos o tres.

El fruto que tiene la coscoja es la bellota. Es un fruto de una sola semilla que puede separarse en dos mitades (cotiledones) longitudinalmente. La época de floración es en abril o mayor y la de fructificación es en agosto del año siguiente a florecer.

Distribución y hábitat

algunos coscojales para el refugio de animales

Esta planta se reproduce muy fácilmente a través de las semillas de la bellota. Es tal su facilidad de reproducción que es capaz de germinar antes de caer del árbol. Otra opción para reproducirse es la de multiplicarse por brotes de raíz y de cepa. Es una planta que se puede criar bien en todo tipos de suelos y se encuentra casi siempre en forma de arbusto.

Suele ser más abundante en las zonas de monte de “dominio común” en los diferentes quintos del pueblo. Es capaz de adaptarse a numerosos tipos de terreno, aunque su preferido y en el que crece en óptimas condiciones es en aquellos suelos calcáreos.

Es propio de aquellas regiones que tienen apariencia desértica y que no disponen de ningún núcleo donde haya población. Los cultivos de coscoja no son rentables económicamente, por lo que, de haber un asentamiento urbano en una zona rural, las comunidades de esta planta desaparecerán para ser sustituidos por otras plantas con mayor rentabilidad económica.

Reproducción, funcionalidad y amenazas

fruto de la coscoja

Como se ha mencionado antes, la coscoja se puede reproducir fácilmente con las semillas de la bellota en la época de noviembre y diciembre.

Cada vez en nuestras zonas existe menos presencia de coscoja, puesto que en climas más benignos, es sustituida por algunas especie con mayor porte, como puede ser la encina, y también sufrió un retroceso de las poblaciones hace algunos siglos atrás por el aprovechamiento para producir carbón vegetal.

Esta planta, como todo ser vivo en un ecosistema, cumple una determinada función con el resto del hábitat. Y es que su presencia en los ecosistemas constituye el único alimento y refugio para la fauna. La coscoja es muy necesaria en lugares como el valle del Ebro y otras zonas esteparias, donde está sustituyendo a las comunidades de encinas debido a las escasas precipitaciones.

También son muy importante ecológicamente gracias que puede crear espesura en los bosques por sus ramas tan entrelazadas. En aquellos bosques en los que nos encontramos ejemplares de coscoja con alturas de 5 metros y acompañadas de otras especies trepadoras como la esparraguera o la zarzaparrilla, pueden formar lugares bastante denso para la protección de muchos hábitats de animales. Las aves pueden nidificar y sentirse más protegidas y las bellotas sirven de alimento para zorros, roedores y jabalíes.

Conforme avanzan los efectos del cambio climático, el clima se está haciendo progresivamente más continental y, por tanto, más seco y con temperaturas más extremas. Por ello, las coníferas enanas que tienen un crecimiento más lento como es el enebro o la sabina acompañan a la coscoja. Es la última especie que falta por desaparecer a causa de la disminución de las precipitaciones.

Usos de la coscoja

fruto del quercus coccifera

Este arbusto tiene numerosos usos en función de sus características y propiedades. Su corteza es rica en taninos y puede ser usada en tenerías y para teñir algunas lanas de negro. La madera tiene escaso valor, aunque sí sirve como combustible y para generar carbón vegetal.

También se utilizaban para alimentar al ganado, cabras y, a veces, a los cerdos por su sabor amargo. Las zonas con abundantes coscojas puede ser de interés cinegético, puesto que son lugares idóneos para que especies como el conejo, la perdiz, la liebre ,etc. Se refugien. Finalmente hay que recordar la magnífica protección que puede dar a terrenos empobrecidos, por lo cual hay que evitar que los fuegos repetidos o el pastoreo intensivo provoquen su degeneración.

La coscoja también posee numerosos usos medicinales. Gracias a su alto contenido en taninos, se puede extraer, mediante la decocción de la corteza, un remedio para las diarreas y síntomas de la incontinencia urinaria. Si esa decocción se hace de forma externa, puede ayudar a aliviar hemorroides y sabañones. También tiene propiedades anti-inflamatorias, antisépticas, febrífugas y se muestra como un efectivo tónico.

Otros nombres comunes de la coscoja

La coscoja tiene una lista de nombres por los que se le llama, aparte de su nombre principal común y el científico. Estos nombres son:

Bellota, bellota coscoja, billota, carcoja, carcojo, carcoxa, carcoxo, carrasca, carrasco, carrasquilla, casco, chabarrasca, chaparra, chaparro, chaparro borde, chaparro coscojo, chapina, charasca, coscoja, coscoja borde, coscoja madre de la grana, coscoja morisquilla, coscoja real, coscojo, coscolina, coscolinas, coscolla, coscolla blanca, cusculla, cuzcochu, garriga, grana, granatilla, maraña, matarrubia, matarubia, matasuegras, mata rubia, mesto, mesto enano, mesto menor, palo-mesto y roble carrasqueño.

Cuidados  y requisitos

siembra de coscoja

Si queremos tener una coscoja en nuestro jardín, solo debemos tener algunos aspectos en cuenta:

  • No es necesario demasiado riego, evitando el encharcamiento.
  • No es necesario aplicar ningún tipo de abono.
  • Se realiza una poda de formación en mitad del invierno.
  • Necesita de un suelo más seco y pedregoso.

Como veis, la coscoja es un arbusto con muchas propiedades y con una historia tras de sí. Ya sabes algo más sobre plantas del mediterráneo.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *