Cuándo echar cobre a los tomates

cultivo de tomates

Sabemos que en los huertos caseros en la agricultura general los cultivos pueden ser atacados por plagas y enfermedades que hacen disminuir los rendimientos en las cosechas. Una de las formas de poder proteger a las plantas frente enfermedades es utilizar cobre. Sin embargo, muchas personas no saben cuándo echar cobre a los tomates. Los tomates son plantas que son atacadas por numerosas plagas y enfermedades y hay que evitar la propagación de las mismas.

Por ello, en este artículo vamos a enseñarte cuando echar cubra los tomates y qué puedes proteger con ello.

Enfermedades del tomate

cuando echar cobre a los tomates

Sabemos que el cultivo del tomate es uno de los más apreciados por los hortelanos de consumidores. Sin embargo, a pesar de que son plantas rústicas y vigorosas que se pueden adaptar bien a numerosos tipos de suelos, pueden ser atacados por plagas y enfermedades. Para asegurar un cultivo del tomate sano es imprescindible a utilizar algunas prácticas de manejo que nos ayudan a minimizar la necesidad de tratamientos. Una de estas prácticas es utilizar sulfato de cobre.

Se le llama sulfato de cobre a casi todo tipo de fungicida que viene del cobre. Existe una gran variedad de productos para utilizar en la protección de los cultivos. La mayoría de las variedades son plantas trepadoras, por lo que deben estar rodeadas, solo algunas variedades se cultivan en el suelo. Las plantas deben podarse a medida que crecen. Una vez que la planta de tomate haya crecido su tercera flor, se recomienda quitar las hojas más viejas del fondo. No son hojas muy prolíficas, lo que dificulta la ventilación. Estos simples cuidados aseguran una ventilación adecuada de la luz solar y las plantas, ayudándolas a prevenir terribles problemas de hongos.

Artículo relacionado:
Trucos para cultivo de tomates

Si aún con estas buenas prácticas quieres tener una mejor prevención, debes saber cuándo echar cobre a los tomates. Es importante que utilicemos algunas medidas de prevención antes que el tratamiento como tal. Hay dos enfermedades fúngicas principales en el cultivo de tomate. Uno es mildiu y otro es el oídio. Dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura, así como de la sensibilidad de la variedad y la cantidad de inoculación inicial, la planta será más susceptible a una u otra enfermedad del tomate.

Para combatir estas enfermedades, contamos con dos productos importantes: cobre y azufre. Cada uno tiene diferentes características y aplicaciones, por lo que es importante comprender para qué se utiliza y cómo aplicarlo para obtener los mejores resultados. Por ello te vamos a contar cuando echar cobre a los tomates.

Cuándo echar cobre a los tomates

uso de cobre y azufre

Lo primero de todo es saber qué es el mildiu y cómo podemos reconocer a nuestros tomates cuando están afectados por esta enfermedad. Se trata de una enfermedad con origen fúngico de su proliferación se ve favorecida por ambientes húmedos y temperaturas que se encuentran en un rango desde los 10 a 25 grados.

El moho se puede identificar en la etapa inicial por manchas de color verde claro a marrón en las hojas de las plantas, que se desarrollarán hasta que se sequen por completo. También se propaga fácilmente por fricción, así que hay que evitar manipular plantas enfermas.

La mejor forma de combatir este hongo es tomar medidas preventivas, como elegir variedades de cultivo resistentes a enfermedades más adecuadas para la zona, que favorezcan la ventilación de las plantas, y no ignorar las heridas provocadas por la poda, o incluso quitar las partes afectadas. Si quieres recurrir a un producto químico que es efectivo, lo mejor es aprender cuándo echar cobre a los tomates. En el mundo de la agricultura ecológica está permitido los tratamientos preventivos, cobre. Se trata de un fungicida que ataca numerosos hongos excepto al oídio y que es muy efectivo también como bactericida.

La ventaja que ofrece el cobre con respecto a otros tipos de prevención es que tiene una persistencia prolongada y permanece activo por un largo periodo de tiempo tras haberlo aplicado. Las aplicaciones preventivas del cobre y el azufre son bastante importantes, sobre todo, en las épocas en las que existe un mayor grado de humedad y temperatura más alta. Además, no hay que olvidar que el cobre es un importante micronutriente necesario para el desarrollo de los cultivos del tomate. De manera natural del cobre es absorbido por las raíces y entran a formar parte del sistema de la planta llegando participar en procesos como es la biosíntesis de clorofila. La clorofila es necesaria para realizar la fotosíntesis y, por lo tanto, para el desarrollo del cultivo y las cosechas. Es difícil encontrar carencias de cobre en los huertos, puesto que es obligación se realiza principalmente con carácter fitosanitario.

Cuándo echar cobre a los tomates para que actúe

cuando echar cobre a los tomates en el huerto

El cobre forma una película fina en las hojas de los cultivos y es absorbido por hongos que atacan a las plantas, principalmente durante la etapa de germinación de las esporas. Esto significa que sus acciones son preventivas, y si la planta ya está enferma, no será efectiva.

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que está clasificado como producto de contacto, lo que facilita su lavado con lluvia y debe usarse nuevamente. Se recomienda hacerlo después de que las plantas estén secas. Se debe tener especial cuidado al usarlo con otros productos, ya que si se usa con fertilizante foliar, el cobre puede ser inhalado hacia la planta, en cuyo caso puede ser tóxico para el cultivo. También debes tener cuidado con la cantidad, porque el abuso puede provocar una acumulación excesiva en el suelo y penetrar las raíces.

Podemos encontrar el mercado diferentes formulaciones para comprar el cobre. Cada tipo de variedad tiene diferentes concentraciones y se ajustan bien a las necesidades de cada uno. Vamos a ver cuáles son las principales formulaciones:

  • Sulfato de cobre: es el más persistente aunque también es el más tóxico debido a que tiene partículas de un tamaño muy pequeño y son capaces de penetrar en la planta.
  • Oxicloruro de cobre: este menos persistente puesto que se adhiere con una dificultad mayor a las plantas. Es el que presenta menos problemas de fitotoxicidad ya que le cuesta demasiado adherirse a la planta.
  • Óxido cuproso: es una variedad que tiene una alta resistencia y es capaz de aguantar bien los lavados. Esto hace que sea recomendable para zonas de cultivo del tomate donde tienen un régimen con altas precipitaciones.
  • Hidróxido de cobre: suele tener una baja persistencia puesto que su formulación este acción rápida y produce un efecto de choque.

Recientemente, en el control ecológico del mildiu y las enfermedades bacterianas, se ha utilizado con éxito un nuevo preparado derivado del cobre, el gluconato de cobre. Este es un producto que contiene mucho menos cobre pero está compuesto con ácido glucónico. Su principal función es que mejora la vía de acción del cobre, y proporciona muy buenos resultados al mismo tiempo que es más respetuoso con el medio ambiente y evita la fitotoxicidad final. Gracias a ello, utilizamos menos cantidad de cobre y mejoramos su efectividad. De esta forma, conseguimos mejores resultados con uso menor de materias primas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuándo echar cobre a los tomates.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.