Cuándo plantar canónigos

canonigos en maceta

Aunque los canónigos no son tan conocidos como la lechuga, formando un componente esencial de las ensaladas y son ricos y nutrientes y fibra. Muchas personas quieren tenerlos es un huerto casero pero saben bien cuándo plantar canónigos. Se debe conocer bien las características y propiedades de los mismos para poder conocer la mejor época para plantarlos.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuándo plantar canónigos, cuáles son sus características y las propiedades nutricionales que tienen.

Propiedades de los canónigos

cuando plantar canonigos

Los canónigos, cuyo nombre científico es Valerianella olitoria, son una hierba de la familia de la valeriana. Son una verdura de hoja. Estos canónigos tienen altas propiedades nutricionales, por lo que nos interesa aprender a cultivarlos para poder utilizarlos en nuestro jardín. Además, en la cocina podemos complementarlos bien en ensaladas (por ejemplo para hacer el papel de lechuga) o al vapor como las espinacas.

Entre otras cosas, los canónigos incluyen lo siguiente:

  • Fibra
  • Hierro
  • Zinc y magnesio.
  • Sodio, Potasio, Fósforo y Selenio.
  • Vitaminas A, C y E.
  • Tamina y riboflavina.

Además, los canónigos tienen propiedades diuréticas, laxantes y activadoras. Por lo que nos conviene tenerlo en nuestro jardín. Teniendo en cuenta todo lo anterior, debes saber que si plantamos canónigos y los dejamos prosperar, podemos cosechar casi todo el año. En concreto, el cultivo de canónigos puede durar hasta 10 meses.

Cuándo plantar canónigos

cultivo de canonigos

Debes saber que al cordero le gusta el fresco y el frío y el invierno. Así que comienza a sembrar en agosto y septiembre para que ganen fuerza en el otoño y el invierno. Cultivaremos canónigos en un lugar fresco, húmedo y sombreado. El sobrecalentamiento suele ser uno de sus peores enemigos, al igual que la sequía.

A diferencia de la mayoría de los cultivos, podemos cultivar canónigos a la sombra. De hecho, nos lo agradecerán. Suele preferir lugares con sombra. Lo más importante es que la tierra debe estar bien cultivada y libre de malas hierbas. Las malas hierbas son un claro competidor para la lechuga de cordero, por lo que tenemos que mantener la tierra muy limpia. Prefieren suelo firme a suelo suelto y aireado. Además de esto, también les gusta el suelo fresco.

Los canónigos no requieren de mucho abonado. No son muy exigentes en este sentido. Por lo tanto, con los propios restos que quedan en el suelo son suficientes. Estos residuos pueden proceder de hojas caídas, cultivos anteriores, compost casero, etc. De todos modos, una buena ayuda puede ser compost bien fermentado o humus de lombriz. Si el suelo tiene estiércol o materia orgánica, debe estar completamente descompuesto.

Como planta herbácea sembrada en otoño e invierno, no requiere mucha agua. El suelo se mantendrá lo suficientemente húmedo debido a la lluvia nocturna y la humedad. Sin embargo, durante la estación seca (no por el frío, sino por la falta de lluvias), es recomendable ayudarse con canónigos. De nuevo, el agua que gotea es ideal, si llueve tendremos que regarla más a menudo. Con el riego por goteo podemos programar un riego diario durante unos 30-45 minutos.

Cultivo de canónigos

saber cuando plantar canonigos

Sembrar canónigos no es tarea fácil. Esto se debe a que las semillas nuevas suelen germinal mal, por lo que, si es posible, hay que buscar aquellos que tengan al menos dos años. Podemos tomar las semillas de canónigos y colocarlas en fila separadas unos 20 cm. Como comentábamos, la siembra de canónigos comenzará en julio para permitir la cosecha en otoño y principios de invierno.

Un truco es colocar paja en la tierra donde cultivamos canónigos para ayudar a evitar que crezcan malas hierbas y, lo que es más importante, mantiene la tierra lo suficientemente húmeda. Algo que nuestros clásicos realmente apreciarán.

También podemos cosechar canónigos durante todo el invierno o incluso a principios de la primavera si se plantan y mantienen bien. Para cosecharlos, simplemente cortamos las hojas más grandes.

Como es una planta de invierno, no suele tener muchos parásitos ni enfermedades. Su peor enemigo es la podredumbre, el exceso de humedad o la sequedad. Para evitar la pudrición, quitaremos aquellas hojas amarillas o podridas que veamos.

Otro problema que puede surgir debido a la humedad que requiere el canónigo son los hongos. Debemos tener especial cuidado en que no aparezcan manchas amarillas en las hojas, en cuyo caso las podaremos inmediatamente.

Suelen llevarse bien con casi cualquier cultivo, pero especialmente con:

  • Nabos
  • Puerros
  • Coles
  • Zanahorias
  • Cebollas

Propiedades

Para conservar todas sus propiedades de sabor, es importante consumirlos lo antes posible después de la cosecha. Se pueden guardar en el refrigerador durante unos días, después de lo cual perderán casi por completo su sabor delicado, ligeramente ácido y a nuez. Recuerda, todas las verduras que se comen frescas hay que lavarlas muy bien bajo el grifo, incluso las que producimos directamente, regamos con agua limpia, y cultivamos sin abonar. Hay que lavarlos siempre. El canónigo es rico en vitaminas (varias del grupo A, C y B), y nos aportan más potasio, yodo y fósforo que otras verduras, y nada de sodio.

Preparación de la tierra para sembrar

Quizás lo más crítico para los cultivos después de la temporada es la condición de la tierra. Requieren un suelo bastante fértil y bien cultivado.

Si se siembra en un área con buena fertilidad del suelo de la cosecha anterior, puede que no sea necesario volver a hacerlo. De lo contrario, aplicar al menos unas semanas antes de uno o varios abonos orgánicos maduros.

Distancia de siembra

Este aspecto no es importante, pero facilita los cuidados posteriores y hace que el canónigo sea de mejor calidad. Se hacen más grandes en menos tiempo. Se pueden sembrar o sembrar en hileras. Si dispones de suficiente espacio y vas a cultivar bastantes plantas, lo mejor es colocarlas en hileras, dejando unos 20 cm entre ellas.

El día antes de la siembra, las semillas se pueden remojar en agua limpia y sin cloro. Esto se puede omitir, pero si se hace, la germinación será más rápida y mejor.

Una vez está el suelo preparado,  hay buena temperatura (un poco de humedad) y días propicios, se pueden dar los siguientes pasos:

  • Depositar las semillas: esta hortaliza se puede sembrar directamente en el campo, lo que se denomina siembra de asiento, o en semillero para su posterior trasplante, aunque es mucho mejor la primera opción. Si se hace en hileras, hacen un camino por el suelo. También puedes usar un palito o un dedo para hacer pequeños surcos y colocarlos. Por otro lado, para la siembra, se distribuyen uniformemente.
  • Cubrir las semillas: son semillas pequeñas que no deben enterrarse profundamente, como máximo a 1 cm de profundidad. Hay dos formas de anularlos. La primera es pasar un cultivador por el área que están sembrando para que cuando se quite la tierra, las semillas caigan y queden cubiertas por ella. El segundo método es poner una pequeña capa de tierra encima de la semilla, si haces esto, trae tierra del otro lado o desmenuza el borde del surco donde estás plantando.
  • Pisar ligeramente: si bien no es estrictamente necesario, lo cierto es que puede favorecer la germinación de las semillas. Implica apretar ligeramente el suelo en el área de plantación para que las semillas entren en contacto más estrecho con el suelo.
  • Regar: por último, haz el primer riego por llovizna para evitar que el agua arranque las semillas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuándo plantar canónigos y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.