El cultivo de los berros

Los berros son unas pequeñas plantas acuáticas de hasta los 50cm de altura muy fáciles de cultivar y muy apreciadas sobretodo por su sabor, pero también por sus interesantes propiedades medicinales.

Además, los berros se pueden tener tanto en casa como en el exterior, por lo que tan sólo necesitarás una pequeña maceta y sustrato para que puedan tener un óptimo desarrollo.

Características de los berros

Flores de los berros

Los berros, cuyo nombre científico es Nasturtium officinale, son plantas que tienen las hojas alargadas y ovaladas, con los nervios muy marcados. Sus flores son muy bonitas, tal y como puedes ver en la imagen superior, al estar compuestas por cuatro sépalos (o ”falsos pétalos”), seis estambres y un pistilo. Éstas están agrupadas en inflorescencias axilares, y son muy pequeñas, de apenas 1cm.

El fruto es largo y delgado, en cuyo interior se encuentran las semillas las cuales más abajo veremos cómo se siembran 🙂 .

¿Cómo se cuidan?

Para tener berros tan sólo necesitas tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

Pueden estar tanto en el exterior a pleno sol como en interiores con mucha luz, en macetas o directamente en tierra.

Riego

Frecuente, evitando secar el sustrato entre riegos. Por lo general, se regará cada 1-2 días en verano, y cada 3 días el resto del año.

Abonado

Muy recomendable abonar durante los meses de primavera y verano con abonos orgánicos, como guano, estiércol o humus. Esparcir tan sólo una pequeña cantidad, de manera que se forme una fina capa, y después se tiene que mezclar con la superficie del sustrato o de la tierra.

Multiplicación

Plantas de berros

Si quieres tener nuevas plantas puedes sembrar sus semillas en cualquier época del año, o hacer esquejes en primavera o verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Siembra

La siembra de estas plantas es una tarea realmente muy sencilla. Se han de seguir estos pasos:

  1. Lo primero que se tiene que hacer es, por supuesto, adquirir las semillas. Las encontrarás en viveros, tiendas agrícolas u online.
  2. Una vez en casa, es muy recomendable -aunque no imprescindible- que se introduzcan en un vaso con agua al menos una noche. De esta manera, al día siguiente sabrás las que con toda probabilidad germinarán -que serán las que se hundan-, y las que no.
  3. A continuación, es momento de preparar el semillero. Éste puede ser una maceta de unos 20cm de diámetro, bandejas de semillero, envases de yogur o de leche… en definitiva, lo que quieras. Eso sí, ha de tener como mínimo un agujero para el drenaje, ya que aunque sean acuáticas, no les gusta tener los ”pies mojados” constantemente.
  4. Se rellena el semillero con sustrato rico en humus, y se coloca un máximo de 3 semillas en cada maceta o alvéolo.
  5. Después, se cubren con un poco de sustrato.
  6. Finalmente, se riega y se coloca en una zona donde les dé la luz de manera directa, o en una habitación en la que entre mucha luz natural.

Y ahora, a esperar 🙂 . Pero no te preocupes: no tendrás que esperar mucho. En tan sólo unos pocos días (a lo sumo, 10), verás cómo tus semillas empiezan a germinar.

Cuando tengan una altura de unos 5-7cm podrás pasarlas a macetas mayores o al huerto.

Cuidados especiales para el otoño-invierno

Los berros tienen la peculiaridad de que se pueden sembrar durante todo el año, incluyendo en los meses más fríos del año. Pero… (siempre hay un pero), la realidad es que las temperaturas bajas no les sientan demasiado bien. Por ello, si te animas a sembrarlos durante estas estaciones, es importante que coloques el semillero en un invernadero o que lo pongas cerca de una fuente de calor. De esta manera, podrán germinar tan bien como si lo hicieran en primavera.

Esquejes

Puedes preparar tus esquejes en primavera-verano, cortando un tallo que tenga entre 4 y 6 pares de hojas, humedeciendo su base e impregnándola con hormonas de enraizamiento en polvo. Después, lo único que quedará es sembrarlo en una maceta con sustrato de cultivo universal y regar.

Mantenlos húmedos, y ya verás como en dos-tres semanas enraizarán.

Recolección

La época ideal para recolectar berros es en otoño e invierno, aunque como se pueden sembrar todo el año y crecen tan rápido, se recolectan en cualquier momento. Eso sí, las plantas tienen que estar frescas y no tienen que haber florecido.

Para recolectarlos, se cortan los tallos de unos 8 centímetros y después se atan en manojos, los cuales se lavarán bien y se pondrán en agua para conservarlos frescos hasta que llegue el momento de consumirlos.

¿Para qué sirven los berros?

Berros

Estas plantas tienen dos diferentes tipos de usos: los culinarios y los medicinales.

Usos culinarios

Sus hojas, de sabor picante, se emplean para elaborar exquisitas ensaladas y sopas.

Usos medicinales

Son muy recomendables para personas que tengan problemas renales, dolores de estómago, anemia, diabetes o bocio. El tratamiento consiste en tomarse infusiones hechas con toda la planta, la cual se ha de picar bien para que se pueda aprovechar sus beneficios al máximo.

Además, ayuda a adelgazar, pues tiene un alto contenido en vitamina C y fibra; y se puede usar incluso para cuidar el cabello, pues contiene vitamina A, azufre, hierro y zinc que lo protegen, aplicando un tinte hecho a base berros directamente sobre el cuero cabelludo.

¿Habías oído hablar de las magníficas cualidades del berro?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Maida Garcia dijo

    Hola, tengo un riachuelo con mucho berro y lechuga canóniga. Cuando pasa la temporada crecen como a 80 cm y florecen. Cómo puedo hacer este cultivo para todo el año?
    Gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Maida.
      Puedes dejar algunas plantas que florezcan y produzcan semillas, y luego sembrar éstas en semilleros.
      Para que tener la certeza de que sacarán semillas puedes pasarles un pincel todos los días por cada una de las flores. Usa un pincel para los berros y otro para las lechugas.
      Los semilleros han de estar protegidos en invierno de las heladas, por lo que puedes hacerlos dentro de casa.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *