Cultivo y cuidados de la espinaca

Spinacia oleracea

Si eres de los que les gusta comer verduras y además quieres ahorrar un poco de dinero, ¿qué te parece la idea de cultivar tus propias plantas? Es una experiencia increíble, muy gratificante, con la cual no sólo vas a aprender disfrutando, sino que también obtendrás una recompensa comestible por tu trabajo.

Una de las más fáciles plantas hortícolas es la espinaca. Puedes cultivarla en el huerto o, si lo prefieres, en maceta. Y como tiene un ritmo de crecimiento rápido, estará lista para ser cosechada en tan sólo tres meses después de su siembra. Aprende cómo cuidarla.

Semillas de espinaca

Esta es una planta anual que se recomienda sembrar en primavera, justo después de que el riesgo de heladas haya pasado. Es muy sensible al frío, por lo que de sembrarla antes, lo más probable es que no sobreviviera a menos que la protegiésemos con un plástico transparente de invernadero, o en el interior del hogar en una habitación muy luminosa. Así pues, el primer paso para obtener nuestras propias verduras es ir a comprar un sobre con semillas de venta en tiendas de jardinería o en viveros.

Una vez en casa, es aconsejable introducirlas en un vaso con agua durante 24h. Así podremos determinar cuáles son viables y cuáles no. Las que nos servirán serán las que se hundan. Las que floten se pueden sembrar también -a veces la naturaleza nos puede dar alguna que otra sorpresa-, pero aparte.

Brotes de espinaca

Como es una planta que no es nada exigente, podemos utilizar sustrato compuesto por turba negra sola, o mezclada con un 20 o un 30% de perlita. Eso sí, al crecer rápido y al tener una tasa germinativa alta, pondremos no más de 3 semillas en cada semillero para que cuando tengamos que repicarla, nos sea mucho más fácil hacerlo con éxito.

Pondremos el semillero en una zona expuesta directamente al sol, y lo iremos regando a fin de que el sustrato se vaya manteniendo húmedo, pero no encharcado. Así, en el transcurso de una semana a diez días empezarán a germinar. Cuando los brotes tengan una altura de unos 10cm se podrán pasar a macetas individuales o al huerto, donde se plantarán en hileras dejando una distancia de 30cm como mínimo entre plantas.

Y, como decíamos, en tan sólo tres meses podrás utilizar sus hojas para acompañar tus platos 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *