Cytisus (Cytisus maderensis)

arbusto ornamental con flores amarillas

El Cytisus maderensis es una especies nativa de Madeira, Canarias y toda la región del mediterráneo. Este arbusto vertical y extendido puede alcanzar hasta 2 metros de altura y un ancho de 1 metro, siendo su follaje semiperenne y muestra una floración perfumada en racimos que cubre toda la planta. Crece en suelo normal, bien drenado, incluso caliza. Es una planta de roca aislada, de borde, en regiones cálidas.

El género Cytisus incluye aproximadamente 60 especies del norte de África, las Islas Canarias, Europa y Asia occidental.

Características

arbusto de tamano grande con flores amarillas

El Cytisus maderensis es un arbusto de tallo leñoso, corto, cuyas ramificaciones le da un semblante esparcido. Los tallos jóvenes están surcados longitudinalmente y presenta una superficie pubescente, mientras que sus hojas se hallan dispuestas de forma alternativa y se originan en el pecíolo.

Estas constan de tres hojas elípticas a lineal-lanceolada, siendo la del medio más grande que las dos restantes. Las superficies superiores  de las valvas son verde y escasamente pubescente o glabras, y las inferiores pubescentes.

Sus flores similares a guisantes en su forma son amarillas. Son bastante numerosas y se presentan por separado o en manojos pequeños que pueden contener de 3 a 9 flores. Aparecen en los terminales de los tallos y en sus ramas laterales y poseen cinco sépalos de color verde que se unen parcialmente en la base en el tubo de cáliz un tubo corto.

Su pétalo estándar es más grande que los contiguos; mientras que los inferiores se muestran plegados. La floración de esta planta se presenta en diferentes etapas del año, bien sea a finales de invierno, primavera y verano.

El fruto es una especie de vaina suave, que cambia de color de acuerdo a su maduración de verde a marrón. Las vainas aplanadas contienen de cinco a ocho simientes y se enrollan una vez que se abren.

Con relación a su exposición al sol, debe estar expuesto en espacios soleados, amplios y que cuenten con una excelente ventilación, debido a que esta planta es proclive a marchitarse en los espacios cerrados. Si se piensa tener en un apartamento, se recomienda colocarlo en balcones o terrazas, siempre y cuando el clima no sea muy frío. No es muy tolerante a las temperaturas bajas, pero si al calor. Cuando se encuentra a cielo abierto, su supervivencia solo podría colocarla en riesgo una sequía rigurosa y prolongada.

Fertilización y riego del Cytisus maderensis

Preferible fertilizarla en las estaciones de otoño y primavera, utilizando fertilizantes comunes, igualmente se puede utilizar un fertilizante líquido acompañado del riego. Durante la primavera y el verano se aconseja realizar un riego normal, mientras que en invierno el mismo debe ser escaso.

No obstante y cuando se vaya a realizar el riego a ejemplares que estén en el jardín o en macetas, es bueno asegurarse que el suelo se encuentre bastante seco. Ahora, si están plantadas a la intemperie, puede obviarse el riego con excepción de las temporadas de sequías.

Propagación

matas de arbustos con flores amarillas que son invasivas

Su propagación por semilla debe realizarse en el mes de marzo colocando las semillas a poca profundidad en suelo mixto con un añadido de poca arena. Cuando las plantas alcanzan los 7 a 10 cm de altura, deben injertarse en macetas individuales.

La propagación por esquejes se puede efectuar entre los meses de abril y mayo, tomando los ejemplares  de los nuevos retoños junto con un trozo de corteza del tallo. Después de retirarse las hojas inferiores, se siembran en macetas con un contenido de turba y arena en partes similares.

Enfermedades

En esta especie suelen observarse diversos síntomas que se relacionan con posibles enfermedades originadas por ataques de insectos o plagas y es que si existe presencia de pequeños insectos de aspecto blanquecino en las hojas o retoños de la planta, puede tratarse de pulgones que son unos insectos móviles bastante pequeños, de aspecto blanco amarillento que atacan las plantas, pudiendo provocar hasta su muerte. En este caso es aconsejable lavar las hojas y tallo o aplicar un insecticida específico para este tipo de plaga.

Ahora y si las hojas se vuelven amarillas y se observan unas finas telas de araña, específicamente en el envés de las hojas, es claro síntoma de presencia de ácaros rojos. Para eliminarlos, se pueden limpiar las hojas manualmente con  jabón.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior