Hierba del manso (Anemopsis californica)

La hierba del manso produce unas flores blancas muy llamativas, tanto que te recomiendo desde ya hacerte con unas semillas y cultivarlas en macetas para luego pasarlas al jardín… o mantenerlas en dichos recipientes 🙂 . Y es que, además, es medicinal como vas a descubrir a continuación.

Si no tienes mucha -o ninguna- experiencia cuidando de plantas, no te preocupes: con esta no vas a tener problemas.

Origen y características

Nuestra protagonista es una planta herbácea rizomatosa perenne originaria del sudoeste de Estados Unidos y del norte de México cuyo nombre científico es Anemopsis californica. Popularmente se la conoce como hierba del manso.  Alcanza una altura de unos 80 centímetros, con hojas basales que miden de 5 a 60cm, son elíptico-oblongas, y de color verde. Las flores se agrupan en inflorescencias terminales, compactas, cónicas, y blancas. Los frutos son cápsulas en cuyo interior encontraremos de 18 a 40 semillas pardas, de 1-1,5 a 0,8-1mm.

Su ritmo de crecimiento es rápido, por lo que no vas a tener que esperar mucho para disfrutar de su belleza floral ni de sus beneficios para la salud, los cuales son:

  • Uso externo: en decocción para quemaduras, hemorragias, pies hinchados y/o doloridos. Como cataplasma asando previamente las hojas sirve para extraer el veneno del alacrán o de la araña.
  • Uso interno: se cuece la planta y se cuela en un vaso. Este líquido resultante se usa para enfermedades respiratorias, así como para la flatulencia, postemia, disentería, y problemas estomacales.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si te animas a tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: coloca tu hierba del manso en el exterior, a pleno sol. No puede vivir en semisombra.
  • Tierra:
    • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.
    • Jardín: es indiferente siempre que tenga buen drenaje y sea fértil.
  • Riego: 3-4 veces por semana en verano y cada 4-5 días el resto del año.
  • Abonado: desde comienzos de primavera hasta finales del verano abonar una vez al mes con abonos ecológicos.
  • Multiplicación: por semillas en primavera.
  • Rusticidad: resiste el frío y las heladas de hasta los -4ºC.

¿Qué te ha parecido esta planta?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar