¿Cómo es el jardín chino?

El jardín chino simboliza el paraíso

Fue el pintor Claude Monet que dijo »mi jardín es mi más bella obra de arte», incluso hoy en día hay quienes dicen que los jardineros son artistas, entregados a mantener vivo un ecosistema que cambia a medida que pasa el tiempo. Los jardines chinos tienen además algo que a los occidentales nos fascina: el exotismo sí, pero también la sensación de paz que te embriaga nada más entrar.

Pero, ¿cómo se diseña un jardín chino? La realidad sea dicha: no es nada fácil. Son muchos los elementos que se deben tener en cuenta porque, para ellos, este es un paraíso, un micro cosmos en el que todo ha de estar en su sitio para el disfrute del jardinero y el de su familia.

Historia del jardín chino

El jardín chino tradicional tiene varios elementos

Imagen – Wikimedia/Erwin Soo

Como muchas de las grandes creaciones que se hicieron en Asia Oriental, el jardín chino tuvo un origen místico. El filósofo Zhuangzi aseveró que Confucio había mencionado el parque de Xiwei, nombre del soberano legendario anterior al Emperador Amarillo, el cual realmente no existió jamás (excepto en la imaginación de aquellos hombres). Esto fue en el II milenio antes de nuestra era, pero fue el principio de todo.

Se creía que el primer jardín chino estaba en la cumbre de una gran montaña, en unas islas en medio del mar, y que guardaba el secreto de la inmortalidad. Estos tres elementos (montaña, islas, y mar) jugarían un papel determinante en la evolución del diseño de este particular micro cosmos.

Ahora bien, la jardinería china como tal no se desarrolló hasta el período Han (206 a. C. – 220 d. C.). Por aquel entonces se buscaba un lugar en el que poder descansar y, también, cazar. La estética del mismo no era tan importante como lo sería años más tarde, entre los años 1368 y 1644 de nuestra era, durante el gobierno de la dinastía Ming.

Primero los emperadores, luego los burgueses y finalmente los religiosos, disfrutaron de unos jardines en los que se pretendía recrear una naturaleza idealizada que pudiera servir como lugares donde meditar en paz.

El problema es que son muy pocos los jardines chinos tradicionales que se mantienen enteros hoy en día. A esto hay que sumarle que, antiguamente, los edificios chinos eran de madera, un material que, como sabemos, se echa a perder con el tiempo, y que no resiste el fuego. Pero así y todo, podemos saber cómo eran (y son) gracias a los que se mantienen en pie, y a las pinturas que dibujaron los artistas de su época.

¿Cómo ha de ser un jardín chino?

Todo aquel que quiera diseñar un jardín chino ha de tener muy claro que su jardín, su obra, se ha de hacer sin tratar de dominar a la naturaleza. Es importante evitar las podas, ya que con ellas se pretende ejercer un control sobre las plantas, algo que en la jardinería china tradicional no se ve con buenos ojos. Pero, precisamente por eso, es conveniente conocer las especies que van a formar parte del jardín, para así plantarlas en lugares donde van a poder crecer a su aire.

Además, se ha de saber cómo influye el clima en el terreno. Y no, no me refiero solo a qué áreas están iluminadas y cuáles reciben sombra todo el día, sino también cómo reaccionan las plantas a medida que van pasando las estaciones. El jardín es un elemento que tiene vida. Lo componen seres vivos, plantas, animales y microorganismos (hongos, bacterias) que le dan forma y que van adaptándose a las condiciones del lugar.

Por ello, los jardineros chinos tradicionales crean sus obras siguiendo las prácticas del Feng Shui, es decir, estudiando cada uno de los elementos del lugar donde se quiere construir para aprovechar los flujos de energía y mantener la armonía del mismo. Los occidentales también podemos usar otros métodos, por supuesto, pero sin perder de vista que el jardín chino tiene un origen místico.

Artículo relacionado:
Cómo decorar el jardín según el Feng Shui

¿Cuáles son los elementos que no pueden faltar?

La jardinería china es milenaria

Estos:

  • Agua: es el elemento principal. Pueden ser fuentes y/o estanques. El sonido del agua ayuda a relajarse, además también servirá para que algún que otro pájaro o abeja sacie su sed.
  • Piedra: dado que no todos vivimos cerca de una montaña, podemos representarla con piedras. Por ejemplo, apilándolas unas sobre otras, o instalando pilares.
  • Islas: también se pueden representar con piedras, pero estas han de estar rodeadas de agua, como en un estanque.
  • Elementos arquitectónicos: como puentes, pabellones, arcos, galerías, o pagodas.

La vivienda es la residencia principal, pero no la única. El jardín chino forma parte de aquello que se llama hogar, y como tal se ha de cuidar. Asimismo, es muy recomendable que la casa disponga de grandes ventanas desde las que poder ver el jardín.

Jardines chinos famosos

Para terminar, vamos a ver cuáles son los jardines chinos más famosos del mundo:

Residencia de Montaña Chengde

El Jardín chino de Chengde es uno de los más famosos

Imagen – Wikimedia/takwing.kwong

Situado en la provincia de Hebei, es un jardín con un diseño natural, en el que tanto el palacio del emperador, como los templos y jardines reales combinan perfectamente con el entorno. La gran variedad de plantas que le dan vida, la montaña y el lago hacen que este lugar sea considerado como el mayor ejemplo de la jardinería clásica china.

Estanque de Loto Antiguo

El Estanque de Loto Antiguo es un jardín chino tradicional

Imagen – Wikimedia/BabelStone

En la provincia de Hebei se encuentra uno de los estanques de lotos más famosos de China. Pero no, no solo hay plantas. Desde un principio se quiso construir un jardín sobre el agua, de modo que todos los edificios, como la Torre Shuidong, el Pabellón Guanlan o el Salón de la Longevidad están rodeados de este elemento.

Jardín He

El Jardín He es un jardín chino

Imagen – Wikimedia/大买家

El jardín He fue diseñado a finales de la dinastía Qing, entre los años 1644 y 1912 d. C. Y se hizo en un paisaje increíble, en el que las montañas escarpadas y las rocas son las protagonistas. Así y todo, el artista logró que se vea natural y armonioso, aprovechando los espacios disponibles para construir edificios residenciales y rocallas.

El jardín chino tradicional es único, y muy bonito, ¿no crees?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.