Knautia macedónica: ¿conoces la flor de la viuda?

Knautia macedónica: ¿conoces la flor de la viuda?

La knautia macedónica es una planta de fácil cultivo que destaca por sus llamativas flores, que están presentes desde el verano hasta el otoño. Si la incorporas a tu jardín, o la plantas en macetas en tu balcón, le añadirás un toque de vitalidad y color a tu casa que resultará irresistible.

¿Te gustaría conocerla con más detalle? Entonces, sigue leyendo, porque te vamos a ayudar a identificarla y a detallar los cuidados que debes darle si quieres que luzca toda su belleza.

Cuáles son las características de la knautia macedónica

Cuáles son las características de la knautia macedónica

Esta es una planta herbácea perenne que forma parte de la familia Caprilofiaceae. Su origen lo encontramos en Europa del Este y Central, siendo una planta típica de los Balcanes, incluída Macedonia del Norte, de ahí su nombre.

En su hábitat natural crece en praderas, pastizales, bordes de bosques y claros. Zonas en las que puede encontrar suelos bien drenados y fértiles. No obstante, es capaz de adaptarse a diferentes condiciones de suelos, desde secos a moderadamente húmedos.

Se la conoce con el sobrenombre de “flor de la viuda” porque diferentes leyendas locales de Europa del Este la asociaban con las viudas, aunque a día de hoy no se sabe muy bien por qué.

Entre las características físicas de esta planta podemos destacar las siguientes:

  • Altura. A pesar de ser una planta herbácea no alcanza grandes alturas. Lo habitual es que mida entre 60 y 90 centímetros. Solo en condiciones muy óptimas puede llegar a crecer por encima del metro de longitud.
  • Tallo. Esta planta se distingue por tener tallos erectos, delgados y ramificados en la parte superior. La parte inferior se va volviendo leñosa con el paso del tiempo para dar soporte a las flores y los frutos.
  • Hojas. Se disponen en forma opuesta al tallo a lo largo de él. Destacan por tener una forma lanceolada u ovalada, con bordes ligeramente serrados o dentados y un color verde oscuro.
  • Flores. Las flores son el rasgo más distintivo de la knautia macedónica. Aparecen en forma de globo, son pequeñas y se agrupan entre sí. Pueden se de color ojo oscuro, púrpura, rosa o blanco, depende de la variedad que estemos observando.
  • Frutos. Tras la floración, esta knautia produce unos frutos que están llenos de semillas que podemos utilizar para reproducirla.

La knautia macedónica es una escabiosa. Por tanto, destaca por tener unos tallos finos no demasiado largos, con flores que forman una cabezuela semiesférica y que dan lugar a abundantes semillas.

Cuidados de la knautia macedónica

Cuidados de la knautia macedónica

No cabe duda de que estamos en presencia de una planta espectacular. Si quieres que luzca toda su belleza en tu jardín, estos son los cuidados que tienes que proporcionarle:

Ubicación

Aunque es una planta que se adapta bien a diferentes condiciones de suelo y ubicaciones, crece mejor cuando recibe mucha luz y está expuesta a una temperatura templada.

  • Luz. Crece mejor y florece más si está a pleno sol, recibiendo varias horas de luz solar directa cada día. También tolera algo de sombra parcial, pero en estas condiciones su floración será menos intensa.
  • Temperatura. La temperatura idónea para esta planta oscila entre º8º y 25º C. De ahí que sea en primavera y verano cuando florece. No obstante, es sensible a las temperaturas extremas, ya sean altas o bajas.

Sustrato

Esta variedad no lleva bien la humedad, y un exceso de la misma podría afectar a sus raíces. Aunque se adapta bien a diferentes tipos de suelo, el más adecuado para ella es un suelo con una buena capacidad de drenaje, capaz de evacuar el agua sobrante tras el riego.

También agradece estar en suelos ricos en materia orgánica. Si utilizas un sustrato universal, es conveniente que lo enriquezcas antes de plantar la knautia macedónica.

Ten presente que es un planta a la que le cuesta establecerse, así que necesita tener una buena cantidad de nutrientes a su disposición durante el primer año tras el trasplante.

Riego

Debe ser el justo y necesario para que la planta tenga humedad pero no lleguen a encharcarse las raíces.

Lo recomendable en estos casos es aportar agua periódicamente, a medida que la capa superior del sustrato se va secando. En invierno podría valer con regarla una vez a la semana o cada diez días (dependiendo del clima de tu zona), pero en verano habrá que hacerlo de dos a tres veces por semana.

Abonado

Aunque un poco de abono no le va a venir mal a esta planta, hay que actuar con precaución para no acabar proporcionando un abono excesivo.

Aplica el fertilizante en la época de crecimiento, escogiendo una variedad de liberación lenta, y siguiendo al pie de la letra las instrucciones del fabricante para no dañar la planta.

Propagación y multiplicación

Como decíamos antes, el fruto de esta planta contiene una gran cantidad de semillas. Si decides germinarlas, plántalas en una maceta con sustrato de calidad que esté húmedo, y pon el recipiente en un lugar resguardado donde reciba mucha luz natural.

Otra alternativa es que dividas la planta madre en varias matas. Cortando desde la raíz para crear varias secciones que luego replantarás en otras macetas. Si escoges esta opción, hazlo durante la primavera, no en otra época del año.

Rusticidad

Así luce la knautia macedonia

Un exceso de calor puede llegar a quemar esta planta, a pesar de que es bastante resistente. Por eso, si vives en una zona con veranos de temperaturas extremas, procura que reciba algo de sombra durante las horas centrales del día en la temporada estival.

Y lo mismo en invierno. Esta variedad puede aguantar una helada ligera, pero una helada extrema puede acabar con ella. Para que esto no ocurra, cambia la maceta de ubicación en invierno, o cubre la planta.

Plagas y enfermedades

Un exceso de humedad en las raíces puede provocar la aparición de diferentes variedades de hongos que afearán la planta, e incluso podrían causar su muerte. Si no quieres que esto suceda, riega con moderación y deja suficiente espacio entre las plantas para que el aire circule bien.

Por lo que se refiere a las plagas, la más común en este caso es la de pulgones. Revisa tanto las flores como las hojas por ambos lados para detectar a estos insectos. Si su presencia es excesiva, aplica tratamiento lo antes posible.

La knautia macedónica es una flor que sorprende por su belleza y por su resistencia. Si le proporcionas unos cuidados elementales, estará contigo durante mucho tiempo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.