La pequeña y espectacular Frithia pulchra

La Frithia pulchra es una de esas plantas crasas que, por su tamaño, se deben de cultivar siempre en maceta para no perderla de vista, y es que alcanza una altura máxima de tan sólo 6 centímetros. Es tan pequeña, que si se plantara en el jardín lo más probable es que las hierbas no la dejasen crecer.

Pero esto no supone un problema; más bien al contrario: sus flores son espectaculares, de un color rosado precioso. Sólo por eso vale la pena cultivarla.

Características de la Frithia pulchra

Nuestra protagonista es una planta perteneciente a la familia botánica Aizoaceae y a la subfamilia Ruschioideae, y es originaria de Sudáfrica, concretamente de Transvaal, donde la arena puede llegar a cubrirla casi completamente. Pese a ello, puede continuar respirando y realizando la fotosíntesis, que es por lo que se la considera una planta ventana.

Sus hojas son carnosas, más o menos tubulares, y muy delgadas. En verano produce flores de color rosa muy llamativas, las cuales miden unos 2cm de diámetro. No confundir con la Fenestraria ya que, aunque son prácticamente idénticas, las flores de ésta sólo pueden ser amarillas o blancas.

¿Cómo se cuida?

Si quieres tener una Frithia pulchra, sigue nuestros consejos:

  • Ubicación: exterior a pleno sol; en interior en una habitación en la que entre mucha luz.
  • Riego: regar de dos a tres veces por semana en verano, y de una a dos por semana el resto del año.
  • Sustrato: muy poroso. Es muy recomendable usar akadama, pómice o arena de río. También se puede mezclar con un 20% de turba negra.
  • Abonado: en primavera y verano se debe abonar con abonos minerales, como el Nitrofoska o el Osmocote, echando una cucharada pequeña por la superficie del sustrato una vez cada 15 días.
  • Trasplante: será suficiente con trasplantarla una o dos veces, en primavera, pasándola a una maceta algo mayor cada vez.
  • Rusticidad: debido a su origen, es muy sensible al frío. Soporta heladas muy suaves y puntuales de hasta -1ºC.
  • Plagas: caracoles. Mucho cuidado si la tienes fuera, pues estos moluscos pueden acabar con ella en cuestión de pocos días. Para evitarlo, puedes usar molusquicidas o repelentes de caracoles.

¿Qué te ha parecido esta planta?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas, Suculentas

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.