La pequeña y espectacular Frithia pulchra

La Frithia pulchra es una de esas plantas crasas que, por su tamaño, se deben de cultivar siempre en maceta para no perderla de vista, y es que alcanza una altura máxima de tan sólo 6 centímetros. Es tan pequeña, que si se plantara en el jardín lo más probable es que las hierbas no la dejasen crecer.

Pero esto no supone un problema; más bien al contrario: sus flores son espectaculares, de un color rosado precioso. Sólo por eso vale la pena cultivarla.

Características de la Frithia pulchra

Frithia pulchra

Nuestra protagonista es una planta perteneciente a la familia botánica Aizoaceae y a la subfamilia Ruschioideae, y es originaria de Sudáfrica, concretamente de Transvaal, donde la arena puede llegar a cubrirla casi completamente. Pese a ello, puede continuar respirando y realizando la fotosíntesis, que es por lo que se la considera una planta ventana.

Sus hojas son carnosas, más o menos tubulares, y muy delgadas. En verano produce flores de color rosa muy llamativas, las cuales miden unos 2cm de diámetro. No confundir con la Fenestraria ya que, aunque son prácticamente idénticas, las flores de ésta sólo pueden ser amarillas o blancas.

¿Cómo se cuida?

Frithia pulchra

Si quieres tener una Frithia pulchra, sigue nuestros consejos:

  • Ubicación: exterior a pleno sol; en interior en una habitación en la que entre mucha luz.
  • Riego: regar de dos a tres veces por semana en verano, y de una a dos por semana el resto del año.
  • Sustrato: muy poroso. Es muy recomendable usar akadama, pómice o arena de río. También se puede mezclar con un 20% de turba negra.
  • Abonado: en primavera y verano se debe abonar con abonos minerales, como el Nitrofoska o el Osmocote, echando una cucharada pequeña por la superficie del sustrato una vez cada 15 días.
  • Trasplante: será suficiente con trasplantarla una o dos veces, en primavera, pasándola a una maceta algo mayor cada vez.
  • Rusticidad: debido a su origen, es muy sensible al frío. Soporta heladas muy suaves y puntuales de hasta -1ºC.
  • Plagas: caracoles. Mucho cuidado si la tienes fuera, pues estos moluscos pueden acabar con ella en cuestión de pocos días. Para evitarlo, puedes usar molusquicidas o repelentes de caracoles.

¿Qué te ha parecido esta planta?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *