Pelailla (Lathyrus clymenum)

planta trepadora que sus flores recuerdan a las orquideas

La planta Lathyrus clymenum, te servirá de mucho si lo que estás buscando es una planta trepadora que ornamenta algún tipo de pared de tu hogar. Su intenso color verde, en contraste con sus coloridas flores, hacen de esta planta herbácea una gran opción para los patios de casas urbanas.

Esta es una especie muy conocida y extendida por toda la península ibérica, que prende y se desarrolla en todo tipo de espacios y le otorga belleza a cualquier tipo de ambiente exterior.

Características de la Lathyrus clymenum

mariposa posada en una flor de la Lathyrus clymenum

La Lathyrus clymenum es una planta anual, que puede alcanzar desde los 30 centímetros y llegar hasta el metro de altura. Es un tipo de planta trepadora, por lo que sus tallos, que pareciera presentar alas, se encuentran de manera reptante, buscando siempre una superficie donde impregnarse.

En su parte inferior, las hojas no presentan una característica particular, sino que son más bien involucionadas. Pero en su parte media y superior, estas se transforman en hojas compuestas, que contienen folíolos lineares que pueden alcanzar entre los dos y los seis centímetros, con un ancho de entre 3 y 11 milímetros aproximadamente. Sus ramas serán los encargados de hacer a esta planta trepadora y sus estípulas serán la estructura necesaria para que estas se mantengan colgadas a cualquier tipo de superficie.

Flores

Sus flores representan un contraste con el verde de sus hojas, que le ofrecen una belleza especial a la planta Lathyrus clymenum. Estas crecen en gran número, teniendo tan solo entre 15 y 20 milímetros de largo y colores que varían entre el rojo, el carmín y el violeta.

Presenta iguales dientes del cáliz, siendo estos más cortos que el tubo y una vaina que puede llegar a alcanzar los 7 centímetros de largo y 12 milímetros de ancho, conteniendo entre 5 y 12 semillas cada uno. Sus pétalos poseen una estructura más pequeña que su cáliz así como su estandarte se muestra espatulado y con una lámina redonda. Su glabro presenta dos gibas por dentro de las láminas, que como mencionamos antes, se encuentran púrpuras y rosas durante su período de floración, para luego pasar a un tono rojo en momentos de disección.

Fruto

La característica de sus frutos es su forma obovada, pudiendo llegar hasta unos 80 milímetros de largo por 30 de ancho. Este posee un pico ventral, así como también dos quillas ventrales. En lo referente a sus semillas, estas pueden llegar a los 7,5 milímetros de largo y alcanzar un ancho de 6,5 milímetros. Su forma suele ser redondeada y trasovada y su contextura completamente lisa, presentando solamente rugosidad en algunos casos. Su florecimiento se produce entre los meses de febrero y de Julio.

Hábitat

Los ecosistemas en los que esta planta se desarrolla convencionalmente son los sotobosques, herbazales al borde de cultivos y matorrales, presentando su mayor esplendor en superficies que no superan los 1500 metros sobre el nivel del mar.

No hay un sustrato en particular en el que este tipo de planta se desarrolle mejor. Esta resiste diferentes tipos de suelos pudiendo desarrollarse por ejemplo en lugares con afloramientos de tipo rocoso. Si el suelo presenta características frescas y secas y el clima del lugar donde se puede desarrollar no es lo suficientemente frío, esta crecerá sin ningún  tipo de inconvenientes. Son muy comunes en bordes de senderos y caminos.

Distribución

Esta planta se encuentra en todo tipo de regiones circundantes al Mediterráneo, siendo la península ibérica el lugar en el que más se encuentra, por lo que en algunos lugares de alrededor del mundo se la conoce también como Vetchling Española.

En el sur de Europa también es muy frecuente esta planta, extendiéndose hasta el norte de África, Azores, Canarias y Madeira. La meseta norte y algunos lugares de la cornisa cantábrica son los únicos lugares dentro de la península que esta especie no se encuentra en grandes cantidades. No todos los tipos de Lathyrus clymenum presentan características iguales en su morfología, de hecho, muchas pueden variar en diferentes aspectos, como puede ser su longitud en general o el largo de sus pedúnculos, así como también puede variar el tamaño tanto de sus semillas como de sus frutos.

La coloración de sus alas también es muy variable. Se denomina Lathyrus clymenum a aquellas que muestran en sus alas una particular coloración que va desde el azul hasta el lila, diferenciando de esta a la Lathyrus cicera, que anteriormente se la ingresaba dentro del mismo grupo y en la actualidad se diferencia por mostrar un color rojizo en sus pétalos.

Historia del cultivo

Si bien en la actualidad y sobre todo en la Península Ibérica, esta planta crece sin ningún tipo de cultivo, teniendo en cuenta las propiedades que anteriormente te mencionamos, esta planta tiene una historia de cultivo bastante importante, sobre todo en Grecia, donde se utiliza para realizar un plato que forma parte de las exquisiteces de la zona.

Propiedades

una flor abierta de un color morado de la planta llamada Lathyrus clymenum

Mediante diversos estudios biológicos se ha llegado a la conclusión de que esta planta posee propiedades que son muy beneficiosas para nuestra salud. Al parecer, las semillas de esta planta, que se ha utilizado como alimento de posguerra, en épocas donde era imposible encontrar algún otro tipo de semilla con la cual realizar harinas, tiene características nutritivas y antioxidantes alojadas en sus polifenoles.

Cuando hablamos de polifenoles nos referimos a determinados tipos de antioxidantes que podremos encontrar en todo tipo de frutas y verduras, así como también en sus derivados, como puede ser el vino. Estos, al ingresar en nuestro organismo, se encargan de proteger a nuestra sangre, previniéndola del estrés oxidativo que tiene que ver tanto con el envejecimiento natural como con la propagación de algún tipo de enfermedad.

Increíblemente, estas y otras especies contienen mayor cantidad de polifenoles que muchas de las legumbres que solemos utilizar para consumo constante dentro de nuestra dieta. En algunos de estos casos, se llegó a detectar incluso hasta el doble de polifenoles que en legumbres como el garbanzo o la soja.

En todos estos casos, también el contenido de antioxidantes fue incluso hasta dos veces mayor que en otro tipo de legumbres, por lo que sería muy conveniente para el consumo humano, pero de manera medida, ya que el consumo muy frecuente de estas podría traer una enfermedad que afecta a la médula espinal a la cual se la conoce como Latirismo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.