Meliloto (Melilotus officinalis)

Vista del meliloto en flor

Imagen – Wikimedia/Olivier pichard

Hay muchas hierbas con aspecto común que es muy recomendable cultivarlas en el jardín, huerto o en macetas. Una de ellas es la que se conoce como meliloto, la cual normalmente se utiliza como planta forrajera, pero como tiene propiedades medicinales y sus flores son preciosas, te invitamos a que continúes leyendo para saber todo sobre ella, inclusive, cuáles son los cuidados que requiere.

Así podrás ampliar (o empezar 😉 ) tu colección de plantas que, además de ser decorativas, pueden convertirse en grandes aliadas de tu salud.

Origen y características del meliloto

El meliloto es una hierba medicinal

Imagen – Wikimedia/Bazov

Conocida también como trébol dulce, trébol de olor amarillo o meliloto amarillo, es una hierba anual o bienal cuyo nombre científico es Melilotus officinalis originaria de Europa que pertenece a la familia Fabaceae, la de las leguminosas. Desarrolla tallos de unos 80 a 100cm, muy ramificados, de los que brotan hojas alternas compuestas por tres folíolos dentados, con forma obovada a oblonga, y con los márgenes dentados.

Las flores, que aparecen en primavera-verano, son pequeñas, amarillas, y brotan en racimos cortos similares a espigas. El fruto es una legumbre aovada, lisa y con 1 a 2 semillas.

¿Cuáles son sus cuidados?

Es una planta que suele crecer de manera espontánea en campos abiertos, por lo que sus cuidados son muy sencillos tal y como vas a poder ver:

Ubicación

Es importante que esté en una exposición soleada, ya sea acompañando a otras plantas en el jardín o huerto, o en macetas individuales. Incluso si tienes una cocina con una ventana por la que entre mucha luz, puedes ponerla en la repisa -siempre que sea un poco ancha- para tenerla más cerca.

Tierra

No es exigente:

  • Maceta: puedes utilizar sustrato universal (en venta aquí).
  • Jardín o huerto: crece en una gran variedad de suelos, aunque prefiere los de pH neutro o algo alcalino; es decir, con un pH entre 7 y 8.

Riego

Vista del meliloto en flor

Imagen – Wikimedia/Olivier pichard

La frecuencia de riego será alta en verano, puesto que la tierra se seca con mucha rapidez. El resto del año, y especialmente en otoño-invierno, habrá que regar de forma más esporádica con el fin de evitar que las raíces se pudran por el exceso de agua.

Por este motivo, si tienes dudas sobre cuándo regar, comprueba la humedad del sustrato o tierra con un medidor o con un palito. Y si la tienes en maceta, pésala una vez regada y de nuevo al cabo de unos días, de este modo tan solo haciendo esto podrás saber si necesita riego o no.

Ten en cuenta también que, al regar, la tierra ha de ser capaz de absorber el agua. Si la tienes en maceta y ves que se va hacia los lados, métela en un barreño con el preciado líquido durante unos 30 minutos; y si la tienes en el suelo, clava un palo en el mismo varias veces a los lados de la planta.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales de verano no está de más darle un poco de ”comida” extra. Uno o dos puñados de estiércol de animales herbívoros si está en el suelo, o guano en forma líquida (en venta aquí) si está en maceta, conseguirán que crezca estupendamente.

Artículo relacionado:
¿Qué tipos de estiércol hay y cuáles son sus características?

Multiplicación

El meliloto se multiplica por semillas en primavera. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Primero, has de rellenar una bandeja de semillero (en venta aquí) o maceta con sustrato universal.
  2. Luego, riega a consciencia con una regadera pequeña, como esta de 2 litros que venden aquí.
  3. Después, coloca un máximo de dos semillas en cada maceta o alvéolo. La tasa de germinación de las hierbas es muy altas (entorno al 80-90%); esto significa que de 100 semillas, lo más probable es que germinen de 80 a 90. Debido a ello, es aconsejable no poner muchas en un mismo semillero, pues de lo contrario a medida que fuesen creciendo sobrevivirían muy pocas.
  4. Por último, se cubren con una fina capa de sustrato, y se coloca el semillero en el exterior, en semisombra o a pleno sol.

Manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado, empezarás a ver tus primeros melilotos en cuestión de 5-7 días.

Época de plantación o trasplante

Se planta a finales de invierno o a comienzos de primavera, en cuanto la temperatura mínima sea de 15 grados centígrados o más. Es una hierba a la que no le gusta demasiado pasar frío y que durante el cambio de maceta o de maceta a suelo puede pasarlo mal, de ahí que sea mejor esperar a que el tiempo mejore.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -7ºC.

¿Qué usos medicinales tiene el meliloto?

Meliloto en flor

Imagen – Wikimedia/Bogdan

Es una hierba que se utiliza por sus propiedades medicinales. Se puede consumir en infusión para mejorar la circulación sanguínea, algo que repercutirá positivamente en el funcionamiento de las venas y arterias, lo que a su vez servirá para prevenir o tratar varices y hemorroides.

Puedes comprar un sobre aquí.

Y con esto terminamos. Esperamos que hayas aprendido mucho sobre el meliloto, una hierba de lo más interesante 😉 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.