Muhlenbergia capillaris

Vista de la Muhlenbergia capillaris

Hay plantas que son una auténtica maravilla, y la Muhlenbergia capillaris es una de ellas. Es la vaporosidad convertida en planta. Se trata de una especie que va a terminar de darle volumen y movimiento a tu jardín, pero que además te permitirá disfrutarla en maceta si no tienes tierra donde ponerla.

Si hablamos de su mantenimiento, no te va a dar ningún problema. Como -casi- todas las hierbas, su ritmo de crecimiento es muy rápido y su adaptabilidad bastante interesante, de modo que no dudes en conocerla 🙂 .

Origen y características de la Muhlenbergia capillaris

La Muhlenbergia capillaris es una hierba perenne

Imagen – Flickr/PlantRight1

A simple vista, esta es una planta que podría pasar por común, pero lo cierto es que cuando florece es todo un espectáculo. En inglés la llaman hairawn muhly, y en castellano el nombre común que he encontrado es hierba del cabello rosado. Un nombre que, sin duda, le representa.

Es una hierba perenne originaria de América del Norte, donde crece en los bosques arenosos o rocosos y en los claros, normalmente en grupos. Alcanza una altura de 30 a 90 centímetros por 60 a 90cm de ancho. Las hojas, que brotan en otoño (desde septiembre hasta octubre, por lo general, en el hemisferio norte) son lineares, planas, de color verde. Las flores se agrupan en inflorescencias en forma de panículas o espiguillas de color rosado.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Si quieres tener un ejemplar bien cuidado, no te preocupes porque con un mínimo mantenimiento vas a poder disfrutarlo mucho:

Ubicación

Es una planta que tiene que estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra. No es invasiva, pero es aconsejable que, en caso de tenerla en el jardín, no se planten plantas herbáceas ‘débiles’ ni/o pequeñas a su lado para evitar que se pierdan.

Tierra

La Muhlenbergia capillaris es una planta ornamental

Imagen – Flickr/SCCF Native Landscapes Garden Center

  • Jardín: no es exigente, pero crecerá mejor en suelos con buen drenaje que en los compactos y en los ligeramente ácidos (pH de 5.5 a 6.8).
  • Macetas: se puede rellenar con sustrato universal para plantas (en venta aquí). Otra opción es rellenar con compost, o mantillo (en venta aquí).
Artículo relacionado:
La importancia del drenaje para nuestras plantas

Riego

El riego ha de ser más bien moderado. La Muhlenbergia capillaris no necesita de mucha agua para estar completamente saciada 🙂 . En principio, con unos 3 riegos semanales en verano y con 1-2 semana el resto del año tendrá suficiente.

Si dudas, comprueba la humedad de la tierra antes de regar, ya sea introduciendo un palo delgado de madera, o un medidor digital de humedad (en venta aquí).

Abonado

¿Abonar una hierba? Quizás te parezca increíble -en el sentido literal de la palabra-, pero la realidad es que, aparte de agua, es muy recomendable abonarla de vez en cuando, sobretodo si está en maceta o si la tierra del jardín es poco fértil.

Para ello, podrás echarle cualquier abono: compost, mantillo, estiércol de animales herbívoros, guano… Si lo prefieres, podrás aplicarle abono universal (en venta aquí) siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

No la necesita. Lo único que sí puede ser preciso es cortar los tallos que le vayan saliendo a ambos lados si la tienes en un espacio reducido y/o ‘molesta’ un poco a otras plantas. De todos modos, tienes que saber que esto deberás de hacerlo de manera regular, ya que aunque cortes tallos, volverán a salir de nuevos.

Para no tener que estar pendiente de esto, lo ideal es buscarle desde el principio el sitio adecuado, donde pueda crecer y desarrollarse a sus anchas.

Multiplicación

La Muhlenbergia es una hierba ornamental

Imagen – Flickr/USCapitol

La manera más sencilla de multiplicar a la Muhlenbergia capillaris es por división de mata en primavera. Produce semillas, pero son muy pequeñitas y lo normal es que salgan volando en cuanto sople un poco de aire. De todas formas, como también se encuentran a la venta, puedes sembrarlas en primavera con sustrato para semilleros (en venta aquí).

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Si la tienes en maceta, pásala a otra mayor en cuanto veas que se le salen raíces por los agujeros de drenaje, o si hace mucho tiempo -más de dos años- que no la cambias.

Rusticidad

Es una hierba que resiste el frío y las heladas de hasta los -15ºC. Y también puede vivir en climas tropicales.

¿Qué usos se le da a la Muhlenbergia capillaris?

Se trata de una especie que se usa únicamente como planta ornamental. Es muy fácil de cuidar, y cuando florece es una maravilla. En el 2012 consiguió el premio a ”Planta del año” dado por el Garden Club of America (puedes saber más sobre este tema aquí).

Otro dato interesante es que atrae a los insectos beneficiosos, como las mariquitas, las cuales son los depredadores naturales de los pulgones. Asimismo, cuando crece en grupos puede servir de refugio a la fauna que nos podemos encontrar en un jardín.

¿Dónde comprar?

Puedes comprarla en viveros y tiendas de jardinería, y también aquí:

¿Qué te ha parecido?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior