Nenúfar, cuidados y curiosidades

Los cuidados para tu nenúfar.

Dentro del interesante mundo de las flores acuáticas, nos encontramos con el nenúfar. Una variedad que siempre ha despertado la curiosidad de los amantes de la botánica, y que es el auténtico rey de los estanques.

Si quieres añadirlo a tu colección y cuidarlo cómo se merece, continúa leyendo. Te vamos a explicar las características de esta planta y los cuidados básicos que necesita para lucir realmente bonita.

Nenúfar, ¿qué es? ¿Cuáles son sus características?

Las mejores característica de esta planta acuática.

El nenúfar o lirio de agua es una planta acuática que forma parte de la familia Nymphaeaceae. Su presencia es habitual en estanques, lagos, y otras masas de agua tranquilas.

En su estado silvestre, aunque no está plantado en tierra como tal, sus raíces se anclan en el fondo de la masa de agua en la que se encuentra, mientras que sus hojas flotan y las flores emergen hacia la superficie.

Si te estás preguntando qué significa el nenúfar, debes tener en cuenta que se trata de una planta con una gran tradición y valor simbólico en diferentes lugares del mundo. Y es habitual que se asocie con la pureza, la serenidad y el renacimiento.

Del nenúfar existen diferentes variedades. Algunas de ellas son muy populares dentro de la medicina tradicional y se emplean para tratar diferentes dolencias.

Para identificar bien un nenúfar, presta atención a estas características físicas:

  • Hojas. Son de tamaño grande y forma redondeada, con un aspecto similar al de un plato llano. Su pecíolo es largo y se conecta con la raíz, que queda sumergida en el agua. Además, estas hojas repelen el agua, lo que les permite mantenerse secas y flotar.
  • Flores. La flor de esta planta es grande y muy vistosa. Con varios pétalos que se disponen en capas concéntricas en torno a un receptáculo central. Los colores más habituales son el blanco y el rosa, pero también hay especies que dan flores en color rojo o amarillo.
  • Raíces. El nenúfar es una planta rizomatosa, de manera que sus raíces se extienden desde la base de la planta hasta el fondo del cuerpo de agua en el que se encuentra.
  • Tamaño. Aunque estamos acostumbrados a los nenúfares con hojas de un tamaño moderado, algunas especies pueden tener hojas de más de un metro de longitud.

¿Cómo se cuida el nenúfar?

Cómo cuidar tu nenúfar en casa.

Vamos a ver qué necesita el nenúfar en cuanto a condiciones de ubicación, luz y fertilización, entre otras cosas. Pero primero, es conveniente que sepas cuándo se planta.

Plantación del nenúfar

La mejor época del año para plantar un nenúfar es a principios de la primavera o en las primeras semanas del verano. Cuando las temperaturas son cálidas, pero todavía no llegan a ser demasiado calurosas. Esto permite que la planta se establezca y que esté totalmente asentada antes de que comience el invierno.

Para plantar el nenúfar escoge una maceta o contenedor que tenga unos 45 o 60 centímetros de profundidad, ya que sus raíces necesitan espacio para crecer. Llena la maceta con un sustrato específico para nenúfares o, al menos, adecuados para plantas acuáticas. Debe ser rico en nutrientes y con un pH entre 6.5 y 7.5.

Retira la planta del recipiente original y deposita el rizoma en el sustrato del nuevo contenedor. Asegurándote de que las raíces queden bien extendidas hacia abajo y las yemas de crecimiento apuntan hacia arriba.

Cubre ligeramente el rizoma, pero no las yemas. Para que el sustrato no se desplace, añade una capa delgada de gravilla en la parte superior del contenedor.

Pon la maceta en una masa de agua tranquila que tenga, como mínimo, 15 centímetros de profundidad. Sumérgela léntamente, hasta que las raíces queden cubiertas y las hojas floten.

Ubicación del nenúfar

Estas plantas necesitan mucha luz solar directa. Asegúrate de que reciben, al menos, seis horas de luz directa cada día.

Por lo que respecta al medio acuático, el agua tiene que estar limpia y bien oxigenado. No pongas un nenúfar en un agua clorada o tratada con químicos. Si lo que quieres es evitar el desarrollo de algas, utiliza sistemas de limpieza como un filtro o una bomba.

Fertilización

Para un desarrollo todavía mayor de las hojas del nenúfar y para conseguir flores todavía más espectaculares, puedes añadir un fertilizante adecuado para plantas acuáticas.

Este producto es diferente al que estás acostumbrado a utilizar para la fertilización de plantas terrestres, así que sigue al pie de la letra las instrucción del fabricante para no cometer errores.

Plagas y enfermedades

Plagas y enfermedades de los nenufares

Como cualquier otra planta, los nenúfares son susceptibles de ser atacados por insectos, y también se pueden poner enfermos. A fin de poder actuar lo antes posible en caso de que algo vaya mal, controla de forma periódica el estado de las hojas y las flores.

Si notas que las hojas están amarillentas, o que han aparecido manchas anormales, es bastante probable que tu planta esté enferma o infectada por insectos. Busca la causa del problema y aplica el tratamiento lo antes que puedas.

Poda del nenúfar

Esta planta puede llegar a extenderse bastante a través de sus rizomas. Si quieres que siempre luzca su mejor aspecto, elimina las hojas muertas o enfermas cuando las detectes.

Así mejoras la estética de la planta a la vez que estimulas un crecimiento más sano, porque aprovechará mejor los nutrientes.

Protección invernal

El nenúfar no es una planta adaptada al frío. Por eso, si vives en una zona con inviernos gélidos, es bueno que durante esta época del año le aportes un poco de protección extra.

Si puedes, traslada la planta hacia un lugar más resguardado. En caso de que esto no sea posible, puedes cubrir las hojas con algún tipo de material aislante cuando sepas que se va a producir una helada durante la noche.

Trasplante y reproducción

Si la planta crece mucho y las raíces sobrepasan el tamaño del contenedor, es hora de hacer un trasplante a una maceta más grande. También puedes dividir los rizomas para controlar el tamaño de la planta original y conseguir nuevas plantas.

El nenúfar es una planta bastante resistente y adaptable. Como has comprobado, sus cuidados son sencillos, así que merece la pena que intentes desarrollarla en tu jardín. ¿Te animas?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.