Uchuva (Physalis peruviana)

La Physalis peruviana es una planta fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/Plenuska

Hay plantas que, para poder disfrutarlas, debes de ponerlas sí o sí en el suelo, pero hay otras como el Physalis peruviana que crecen también perfectas en macetas. Lo más interesante de esta especie es que sirve tanto como ornamental como comestible, por lo que sin duda es una de esas que no pueden faltarte.

Los cuidados que necesita no son complicados; de hecho, no te será nada difícil mantenerla en buen estado de salud.

Origen y características

Vista de la planta del Physalis peruviana

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Se trata de una planta herbácea de porte arbustivo conocido como aguaymanto, uchuva, uvilla o ushun que pertenece a la familia botánica Solanaceae. Es originaria de América del Sur, especialmente de Perú, que es de donde le viene el apellido (peruviana); sin embargo, a día de hoy también se cultiva en África, Asia, y en cualquier zona que goce de un clima templado y/o cálido.

Alcanza una altura de hasta 1 metro, con ramas muy ramificadas de las que brotan hojas de color verde. Sus flores tienen forma de campana, son amarillas y aparecen en primavera. El fruto es una drupa de unos 1,20 a 2cm de diámetro, amarilla-anaranjada y con un sabor dulce.

¿Cuáles son sus cuidados?

La Physalis peruviana es una planta decorativa

¿Te gustaría tener un ejemplar de Physalis peruviana? Entonces te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Es una planta que tiene que estar en el exterior, ya sea a pleno sol o en semisombra. No tiene raíces invasivas, por lo que puedes plantarla cerca de otras plantas, pero si la vas a cultivar en maceta es preferible que la tengas a ella sola.

Tierra

  • Jardín: de manera natural crece en suelos con un pH entre 5,6 y 6,9; lo cual significa que vive bien tanto en los ácidos como en los que son ligeramente calizos. De todas maneras, debes saber que si el que tienes es calizo »puro», esto es, con un pH entre 7 y 8, no tendrás que preocuparte demasiado ya que regando con un litro de agua mezclada con el zumo -natural- de limón de forma regular producirá sus frutos con normalidad.
  • Maceta: por lo comentado antes, puedes rellenarla con sustrato de cultivo para plantas ácidas (en venta aquí), o bien sustrato universal (en venta aquí) mezclado con un 30% de turba rubia (en venta aquí).

Riego

Si en tu zona la precipitación anual es de entre los 1000 y los 2000, y a humedad relativa es de entre el 70 y el 80%, no tendrás que regar 🙂 . En caso contrario, es importante que sepas que requiere riegos frecuentes, y una humedad ambiental alta. Pero ojo, no hay que tratarla como si fuera una planta acuática; de hecho, si lo se hiciera así sus raíces se pudrirían rápido.

Por este motivo, y para evitar problemas, te recomiendo regarla unas 3 o 4 veces a la semana en verano, y unas dos semanales el resto del año. Usa siempre que puedas agua de lluvia, sin cal, o mezclada con el zumo de limón natural o con un poco -una cucharada sopera por 5l de agua- de vinagre.

Abonado

Durante todos los meses cálidos del año se aconseja abonar con abonos orgánicos, ya que estos no son tóxicos ni para la planta ni para los humanos (ni para nadie, en realidad). Tan solo ten presente que si usas guano, o cualquier estiércol de ave (sea marina o terrestre) es muy, muy importante seguir al pie de la letras las indicaciones, ya que está tan concentrado que puede haber riesgo de sobredosis.

Multiplicación

Vista de la planta de Physalis peruviana

Imagen – Wikimedia/Bsm15

Semillas

El Physalis peruviana se multiplica por semillas en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Lo primero que tienes que hacer es rellenar una bandeja de semillero con sustrato para plantas ácidas, y regarlo a consciencia.
  2. Después, coloca un máximo de dos semillas en cada alvéolo, y cúbrelas con una fina capa de sustrato.
  3. A continuación, vuelve a regar, esta vez con un pulverizador.
  4. Por último, coloca la bandeja de semillero dentro de otra bandeja más ancha que no tenga agujeros (como esta que venden aquí por ejemplo), y esta en el exterior.

Manteniendo el sustrato húmedo, las semillas germinarán en 1 o 2 semanas.

Esquejes

Si el clima es cálido y sin heladas, también se puede multiplicar por esquejes en primavera. Para ello, lo que se hace es cortar una rama, impregnar la base con enraizantes caseros y finalmente plantarlo en una maceta con vermiculita (en venta aquí).

Artículo relacionado:
Los mejores enraizantes caseros para tus esquejes

Manteniendo el sustrato húmedo y colocado en el exterior, en semisombra, emitirá sus propias raíces en más o menos 3 o 4 semanas.

Época de plantación o trasplante

La Physalis peruviana se planta en el jardín o se pasa a una maceta mayor en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Poda

Con unas tijeras previamente desinfectadas con alcohol, se han de quitar las ramas secas, enfermas, débiles o rotas. También se puede aprovechar para recortar las otras, con el fin de conseguir una planta más compacta.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas débiles de hasta los -2ºC siempre que sean de corta duración.

¿Qué usos tiene?

Fruto del Physalis peruviana

Ornamental

Es una planta muy decorativa, sobretodo cuando ha producido sus frutos. Es perfecta para cultivar en macetas, en jardineras, en cubos reciclados con agujeros en la base,… y por supuesto en el huerto o jardín.

Comestible

Los frutos se pueden consumir frescos, recién cogidos de la planta, pero también se emplean para hacer mermeladas, yogures, dulces, helados, conservas y hasta licores.

Medicinal

Se cree que ayuda a prevenir o aliviar los síntomas del asma, el reuma, la depresión, la menopausia, las heridas, la diabetes, o la sinusitis.

¿Qué te ha parecido la Physalis peruviana?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.