Planta del incienso: cuidados

Planta del incienso: cuidados

En Semana Santa, uno de los olores característicos de esa época es, sin duda, el incienso. Lo que quizá no sepas es que existe la planta del incienso. Sus cuidados son tan sencillos que cualquier persona, por poca mano que tenga con las plantas, puede cuidarla de manera adecuada.

¿Quieres tener una planta del incienso en casa? ¿Y qué cuidados va a necesitar? Te lo explicamos todo en esta guía que te hemos preparado.

Planta del incienso: cuidados imprescindibles

maceta con planta del incienso

Vamos a partir diciendo que la planta del incienso no es difícil de cuidar. Se adapta a todo lo que le des y no requiere que estés muy encima de ella.

De nombre científico Plectranthus coleoides, esta planta se caracteriza por tener unas hojas de tamaño mediano o pequeño, perennes y de color verde con el borde en blanco. Pero quizá lo que más te guste es que, si rozas las hojas, o las coges entre dos dedos y friccionas, notarás que empieza a emanar un olor a incienso que, por cierto, es repelente antimosquitos.

Ahora bien, ¿qué necesita exactamente esta planta? Te lo decimos a continuación.

Ubicación

La planta del incienso se suele vender como planta de interior, pero lo cierto es que el lugar más adecuado para tenerla es fuera, en el exterior. Eso sí, solo si puedes proporcionarle una temperatura mínima adecuada (a continuación te hablamos de ella).

La puedes colocar fuera en semisombra, para que reciba un poco de luz aunque no demasiada ya que quemaría sus hojas, sobre todo al principio. Si ya está adaptada sí es posible que tolere más luz.

Esto no significa que no puedas tenerla dentro de casa pero, si es así, intenta encontrarle un lugar muy luminoso, con algunas horas de sol directo que no sean en las que más incide (a primera hora de la mañana o a última de la tarde estaría bien). Y recuerda rotar la maceta de vez en cuando para que reciban todos los lados la luz.

Temperatura

En cuanto a la temperatura, la planta del incienso es originaria de India, África o Indonesia, lo que la hace ser resistente al calor. Sin embargo, no pasa lo mismo con el frío.

Cuando la temperatura cae sobre los 10 grados, es habitual que la planta se resienta y sufra, por lo que te recomendamos que la mantengas en un intervalo ideal de entre 16 y 22ºC.

¿Quiere eso decir que no soporta más de 22 grados? Ni mucho menos. Si la tienes en exterior, y llegan los veranos sofocantes, si está en sombra es posible que tolere la temperatura que haya. Al sol es mejor protegerla.

Dentro de casa es más fácil mantenerle la temperatura, aunque cuidado con las fuentes de aire caliente o del frío.

ramas de la planta plectranthus

Sustrato

Ya sea que vayas a plantarla en el suelo, o que la tengas en maceta, el sustrato ideal de esta planta consiste en una primera capa de piedras, leca o similar (que ayuden a drenar bien), y una mezcla de sustrato universal con perlita para que se aireen las raíces.

Un truco de expertos es que, de vez en cuando se le remueva la primera capa de tierra para mejorar aún la ventilación y que, por los riegos, puede haber quedado más apelmazada.

Riego y humedad

El riego es uno de los cuidados de la planta del incienso que hay que vigilar. No es lo mismo el riego que puedes hacerle en una maceta que si está plantada en el jardín. Así que vamos por partes.

Si la tienes en una maceta, asegúrate de regar pero no en demasiada cantidad. Cuando veas que el agua sale por los agujeros de abajo para y espera 5 minutos antes de quitarle el plato. Otra opción es regar por abajo, llenando el plato y esperando 5-10 minutos para retirárselo. Si se ve que se lo bebe muy rápido, puedes volver a echarle una segunda vez.

No es una planta que necesite mucho riego, así que con 1-2 veces a la semana en verano tendrá suficiente. En invierno puedes tardar hasta un mes en regarla.

Ahora bien, si la tienes en el jardín, la humedad ambiental, el viento, etc. pueden hacer que la primera capa de tierra se vea seca, pero no el interior. Así que antes de regar te recomendamos que remuevas un poco esa capa para ver si está húmeda por dentro.

A veces, es la propia planta la que te avisa de que necesita riego, porque notarás que las ramas y hojitas se muestran caídas. En cuanto riegues y pasen unas horas volverá a su normalidad.

Abonado

Durante los meses de primavera y verano conviene que le añadas al agua de riego un poco de fertilizante orgánico.

Otras opciones son compost, humus de lombriz o guano.

hojas de la planta del incienso

Plagas y enfermedades

Uno de los cuidados de la planta del incienso que tendrás que vigilar más a menudo son las plagas y enfermedades. Y es que es una planta a la que suelen afectarle bastante. Para que te hagas una idea, hablamos de caracoles, pulgones y babosas como sus principales enemigos, sobre todo si la tienes en exterior. Para remediarlo, prueba a echarle alrededor un poco de cáscara de huevo triturada.

De enfermedades, quizá la que es más habitual es el mildiu. Para ella nada como aplicar un fungicida. Aunque algunos recomiendan usarlo aun si la planta no ha desarrollado el problema, a modo preventivo.

Multiplicación

Si cuidas muy bien la planta del incienso, es posible que empiecen a crecer sus ramas, que la veas más frondosa, etc. Por eso, muchas veces tendrás que podarla y esos esquejes que salen son la mejor forma para reproducirla.

Solo tienes que cogerlos y, o bien plantarlos en una maceta con hormonas enraizantes, o bien llevarla al agua y esperar a que salgan las raíces para plantarla.

Eso sí, para que tengan un tallo algo más larguito, y además no gasten tanta energía en mantener las hojas, quítale las más bajas antes de plantarla.

Como ves, los cuidados de la planta del incienso no son complicados, y es muy agradecida. No tienes que estar muy encima de ella y además te avisa cuando necesita algo. ¿Te animas a tener una en casa y disfrutar de su aroma por toda la habitación?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.